Ir al contenido principal

Olvido: receta contra la locura

Recuerdo que cuando mi madre falleció, hace ya casi 9 años, por ratos olvidaba que ya no estaba con nosotros.  Entonces recordaba que se había ido y volvía a sentir ese dolor lacerante en el pecho.  Sucedía que en ocasiones quería llamarla para contarle algo importante, trivial o lo que fuere, para darme cuenta al momento de que no era posible, había fallecido.  Recuerdo bien ese dolor.  Algo sorprendentemente inaguantable.  Estoy convencida que sin ese "olvido" me hubiera vuelto loca.

El cerebro, creación maravillosa de la naturaleza, es una máquina sorprendente.  Se defiende así mismo cuando no está permanentemente conciente de alguna situación dolorosa o traumática. Que conste que no hablo de distracción, sino más bien del olvido total del evento.  Este fenómeno me ocurrió durante los días posteriores a su fallecimiento y se volvió más esporádico según fui incorporando su ausencia a mi vida diaria y a mis circunstancias.  Pienso que solo entonces estuve lista para empezar a vivir las etapas del duelo.

Ciertamente, la mente humana no está preparada para vivir en constante dolor.  A eso se deben algunos trastornos siquiátricos, como trastornos de personalidad.  Siempre o casi siempre están asociados a una situación altamente traumática que la persona evade con la locura.  Obviamente, esto sucede de forma inconciente; nadie decide volverse loco, pero problamente si se está sufriendo mucho, la mente sí lo decida.

Hace un rato estuve recordando a alguien a quien amo, y que ya no está.  Mi corazón empezó a latir fuertemente, mi ojos se sintieron ligeramente húmedos, me conmoví bastante.  No podría vivir en ese estado todo el día o gran parte de el.  Será lo menos saludable ya que sin duda enfermaría.  Suerte la mia que por ratos olvido que no está y que el tiempo, con su maravillosa sabiduría, menguará los recuerdos y los hará cada vez más nobles.

Entradas más populares de este blog

Antes de amarte...

Antes de amarte, déjame contarte de mis espinas, como adornan mis esquinas y me hieren todavía; pero también tengo rosas.  Si te acercas solo un poco podrás ver que soy hermosa solo que no lo sabía.  
Antes de amarte, déjame mostrarte mis demonios,  mis motivos y mis incordios.   Quiero que veas mis sueños, mis dolores, mis anhelos. Que sepas que yo he llorado,  pero igual se de alegrías.  Que sé de la lejanía, de la distancia que empapa,  de la comezón del alma cuando sola se imagina.
Que he sorprendido las noches bañándome en un recuerdo de algo que yo pensé cierto,  pero me quedé colgada, con mi alma enamorada sin saber lo que ocurría.   La mentira se metía lentamente por mis huesos y la ilusión escupía en mi cara sus deseos.
Quiero contarte que amo,  que suspiro y que aún espero. Que mi cuerpo tiene frío y por dentro prende fuego.   Antes de amarte te cuento, porque quiero que te enteres que padezco de la ausencia de un amor que no es presencia,  y tú que ahora te asomas, pienso quizá no comprendas.
Que no …

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Sonrisa mentira

Mi sonrisa, de cuarzo y granito, era cuajada y pesada.
Se extendía de izquierda a derecha, haragana y con pocas ganas de ser. Con sus manos de renacuajo, se sostuvo de mi boca y se instaló en mis labios, pretendiendo engañar al semejante que observaba en mi esquina.

Mi sonrisa, antes de amarillo robusto, ahora era color cristal,
y al intentar ser en ella lo que en verdad no soy, se fragmentó sobre mi barbilla, y miles de trozos se esparcieron por mi regazo, distribuyendo a pares el aburrimiento de mi desdicha.

Ya no tenía por qué sonreír más. Ya la máscara había sido descubierta. No más sonrisas para mí, ni para el semejante de la esquina.


©Derechos Reservados Gnosis Rivera.-