Ir al contenido principal

Para el mal de amores: Mozart o Bethoven

Corrían los 90's, yo tendría unos 13 ó 14 años, creo.  Mi hermana mayor y yo ibamos camino a la escuela y nos trasladábamos en transporte público. En la radio sonaba un merengue de Juan Luis Guerra y a mi hermana, hiper sensible esos dias por causa del padecimiento más extendido en la población mundial, mal de amores, se le escaparon dos lagrimones (uno por cada ojo) y entre la suerte de haber llegado a destino justo a tiempo y la empatía que senti por ella en ese instante, solo pensé: mierda! cuando se tiene mal de amores hasta los merengues te pegan. Y cómo te pegan!


Dos décadas luego, la situación es exacta.  Y no es que mi hermana ande llorando por los trenes y guaguas públicas, sino que me ha tocado confirmar en carne propia como cada letra de cualquier composición, sea salsa, merengue, ritmo urbano o vallenato tendrá que ver contigo y tu recién fallida experiencia si estas en pleno duelo amoroso.  Y es que cuando estas intoxicado de pensamientos, cuando no paras de preguntarte qué rayos ha pasado, cuando sigues amando pero ya no estas con el objeto de tus afectos, hasta La Macarena te traerá recuerdos y te pondrá triste.

Yo por suerte encontré el mejor de los remedios, que no es prescindir de la música, cosa sencillamente imposible para mi, el asunto es quitarle la letra a la música.  Si amigos, el tema está en la letra!.  Las canciones estan llenas de mensajes que se vuelven peligrosos para un alma que extraña, para un corazón que gime o para unos ojos que viven lloviendo amor.  En mi caso opto por la mejor de las melodias.  Lo recomiendo, me ha dado excelentes resultados.  Pues si pones "Darnos un Tiempo" de José José en instrumental te vas muriedo ahí mismo, entonces el truco está en saber qué composición eliges.  Yo recomiendo altamente a Mozart.  Es mi favorito.  En YouTube hay videos de dos horas de duracción que son un éxito. Bolero de Ravel es otra maravillosa opción.  Lo he sabido escuchar hasta tres veces seguidas.  Bethoven no puede faltar. 

En fin, que si estas sufriendo de amor olvídate de Francisco Céspedes, Santiago Cruz, Alejandro Filio y mucho menos escuches "Pasaba por Aqui" de Pedro Guerra, porque llamaras al tipo y la vas a dañar!

Entradas más populares de este blog

Antes de amarte...

Antes de amarte, déjame contarte de mis espinas, como adornan mis esquinas y me hieren todavía; pero también tengo rosas.  Si te acercas solo un poco podrás ver que soy hermosa solo que no lo sabía.  
Antes de amarte, déjame mostrarte mis demonios,  mis motivos y mis incordios.   Quiero que veas mis sueños, mis dolores, mis anhelos. Que sepas que yo he llorado,  pero igual se de alegrías.  Que sé de la lejanía, de la distancia que empapa,  de la comezón del alma cuando sola se imagina.
Que he sorprendido las noches bañándome en un recuerdo de algo que yo pensé cierto,  pero me quedé colgada, con mi alma enamorada sin saber lo que ocurría.   La mentira se metía lentamente por mis huesos y la ilusión escupía en mi cara sus deseos.
Quiero contarte que amo,  que suspiro y que aún espero. Que mi cuerpo tiene frío y por dentro prende fuego.   Antes de amarte te cuento, porque quiero que te enteres que padezco de la ausencia de un amor que no es presencia,  y tú que ahora te asomas, pienso quizá no comprendas.
Que no …

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Sonrisa mentira

Mi sonrisa, de cuarzo y granito, era cuajada y pesada.
Se extendía de izquierda a derecha, haragana y con pocas ganas de ser. Con sus manos de renacuajo, se sostuvo de mi boca y se instaló en mis labios, pretendiendo engañar al semejante que observaba en mi esquina.

Mi sonrisa, antes de amarillo robusto, ahora era color cristal,
y al intentar ser en ella lo que en verdad no soy, se fragmentó sobre mi barbilla, y miles de trozos se esparcieron por mi regazo, distribuyendo a pares el aburrimiento de mi desdicha.

Ya no tenía por qué sonreír más. Ya la máscara había sido descubierta. No más sonrisas para mí, ni para el semejante de la esquina.


©Derechos Reservados Gnosis Rivera.-