Ir al contenido principal

Qué te has hecho mujer!

Dios nació mujer.  Asi reza el título de un libro escrito por el periodista científico español llamado Pepe Rodríguez.  El libro expone evidencias cientificas sobre la aparición de lo divino a lo largo del desarrollo de la raza humana en la tierra.  Explica que las primeras expresiones de veneración y adoración fueron a la representación de lo femenino.  La lluvia, la luna y en forma excelsa la mujer, por ser ella creadora y formadora de vida.  Por largo tiempo, la mujer dominó las incipientes culturas que apenas se constituían en número por pequeñas tribus.  Más tarde, el aumento de la población humana, aunado a condiciones de clima y otras variables como la aparición de la agricultura, terminaron por generar una lenta pero definitiva -y hasta ahora irreversible- transición de lo femenino a lo masculino.  De ahi la desaparición de las diosas.  Habían llegado los dioses y para quedarse!.  Claro, no le hago justicia para nada a este proceso de siglos al relatarlo así, tan escuetamente.  Con gusto les invitaría a pasarse por las instructivas páginas del libro que les digo.  Hago esta breve introducción para abordar algo más actual, porque me produce malestar mental ver como pasamos de ser diosas a ser cosas. Y es que no sé que te has hecho mujer???

Siendo tú, mujer, creadora y formadora de vida, siendo tú cálida cuenca donde se asegura el futuro y siendo tu vientre portador del tesoro de vida, cómo es que te has convertido en "cosa" y "objeto".  En qué momento de la historia terminaste siendo algo que se recoge y se lleva.  Algo que se cambia.  Cuando dejaste de valorarte lo suficiente?.  Cuándo empezaste a cangear tu cuerpo y tu belleza por bienestar y comodidad material.

Por qué en mi país tenemos tiendas populares que venden ropa de niñas pero con modas de mujeres adultas.  Qué hace una niña luciendo abdomen afuera, usando transparencias, lentejuelas, taconcitos?  Es que queremos mujercitas?  Por que el spot publicitario de un famoso aceite de cocina hace franca alusión a los enormes pechos de una mujer para promocionar su marca?   Cuándo pasamos de la veneración de tu condición de mujer a usar tus atributos para mercadear "mejor" un producto?  Mejor aún: por qué muchas mujeres se prestan para esto?

El tema es muy groso, no es simple.  Hay agendas que por siglos han obedecido los intereses de estamentos de poder, y ese poder ha determinado qué lugar es permitido ocupar a una mujer y cuál no.  Basta con recordar el tiempo en que la mujer no podría ejercer el derecho al voto.  Vale citar el hecho de que, por ejemplo, La Iglesia no permite mujeres en su sacerdocio. (para citar solo dos "simples detallitos").  Oh!! se me olvidaba esas tribus en las que, todavía!!, se les mutila el clítoris a la mujer cuando cuando se hacen grandecitas para que no sientan placer sexual ya que sólo deben procrear.  

Hay mucho y hay de todo, esto que escribo podría ser muy extenso.  Entre tanto, me llama mucho la atención, y con dolor, como en la actualidad muchas mujeres, -madres, hijas, tias, abuelas-, se prestan y se adhieren a un sistema que permea y vulnera la condición de la mujer, en formas tan sutiles y apenas imperceptibles.  No es de extrañarse que luego las mujeres al volverse adultas no se puedan dar a respetar ni reclamen su espacio, es que siquiera saben de qué se trata.  

Actualmente en Argentina se ha iniciado una campaña que llama la atención sobre el acoso que a diario viven las mujeres argentinas en las calles, a razón de los piropos y frases que les vociferan los hombres a su paso.  Frases ofensivas, de alto contenido sexual, frases que encierran un irrespeto franco y descarado hacia ellas y que se espera que "les guste" porque al fin y al cabo es un halago y a toda mujer "le gusta sentirse halagada"; tal y como manifestó publicamente un funcionario argentino a propósito de esta campaña.  Claro, este funcionario luego tuvo que ofrecer disculpas públicas, luego de que su propia hija le manifestara que está muy equivocado al respecto.  Ninguna mujer quiere que un desconocido le voscifere en medio de la calle:  mami, estás tan buena que te haría un hijo........!

Yo como madre de una mujer, tengo la firme decisión de formarla fuerte, sensible y segura, que sepa su lugar y lo reclame, que se de a respetar.  Sin olvidarme que yo soy su modelo, su ejemplo, su espejo, y por tal debo exhibir en mi misma todos los rasgos positivos que quiero fomentar en ella.  Así cuando me vaya le dejaré la mejor de las herencias.  Es un trabajo de ahora, de hoy, de todos los días.  Solo debo recordar -por citar un cómico pero valioso ejemplo- que puede que hoy me de gracia ver a mi Sophia bailando "la chapa que vibra"(*) (no le concedo ni las letras mayúsculas a tremendo disparate), pero no me gustará verla de adolescente llevando su trasero a la máxima expresión, para el deleite y morbo de la audiencia masculina.  Reflexionemos. Una mujer es más que trasero y tetas!.  Así pretendo tener a mi diosa!! Siendo yo su propia diosa, ya que siento y pienso que nunca dejamos de serlo, solo que luego de cientos de años se nos ha olvidado, y el sistema nos juega en contra. 

Ya luego compartiré mis reflexiones sobre las conductas que en un hombre son una cosa y el la mujer son otra muy distinta, solo porque la cultura en que vivimos nos dice que es asi.  Como les dije más adelante, el tema es largo y hay muchas variables!.


(*) chapas son sinónimo de nalgas, culo, trasero. -expresado en lenguaje urbano-

Entradas más populares de este blog

Comida y masturbación

En ocasiones, comer sin compañía es como masturbarse. Con ingenuidad les pidoque no se estacionen en la palabra masturbación y se abran, sin prejuicios, a lo que quiero significar. 

Verán, tienes todos esos ingredientes maravillosos sobre tu mesa en la cocina. En tu tabla de abedul, has dispuesto filete de pechuga de pollo y le espolvoreas pimienta y sal, un maravilloso matrimonio de cocina que hasta tiene su propio verbo: salpimentar. Te sientes creativo y te atreves con un poco de albahaca seca. La estancia huele divino, porque has puesto a hervir dos papas y agregaste dos hojas de laurel, entonces la magia se ha esparcido por todos lados. Te vas directo al frutero y sacas un tomate pequeño -total, es solo para ti-.Te encanta ver como el cuchillo se clava en la pulpa jugosa y roja del tomate que, sometido al filo de la hoja, despide todos sus jugos. Si eres amante de los cuchillos, como yo, admirarás la maravilla de un corte limpio, tantocomo el imponente sabor de la rúcula.
En fin, …

Otra cara de la depresión

Tal y como he publicado en Wall Street International Magazine

Padezco de depresión. No puedo afirmar que nací con ella, pero sí sé que desde pequeña vivo días de intensa tristeza y desesperanza. Me considero una mujer exitosa, y lo soy; hasta hoy he acumulado logros que me hacen sentir valiosa e importante. He vivido momentos de plenitud y felicidad, generalmente tengo mucha vitalidad y energía. Si me miras, verás a una persona absolutamente normal, con brillo en la mirada, sociable, que sonríe y está presta para conversar y hacer bromas. Pero siempre la depresión ha estado ahí, rondándome cerca. Apenas descansa por tiempos, para regresar vigorosa. Muchos dicen que soy hermosa, atractiva e interesante. No solía prestarle atención a mi apariencia porque la verdad es que nunca me gusté mucho. De un lustro a la fecha es que empecé a reconocerme en ese terreno; antes me concebí de lo más corriente, alguien que no llamaba mucho la atención. Hay días en que despierto y me siento lo más insípi…

Tres años Volando al ras...

Hace tres años empecé a acariciar la idea de publicar mis escritos. Propósito algo soberbio si lo veo desde la creencia de que alguien quiere leer lo que pienso. Sin embargo, me hallaba en un momento muy particular de mi vida, y una vez que empecé a escribir sencillamente no pude parar.
Son muchos los que me acompañaron en ese tiempo, que hoy no están. La mujer que yo era hace tres años hoy es muy distinta. Me empeciné en este propósito, muté, me aislé cuando fue necesario, cuando no podía hacer otra cosa. Me hice acompañar cuando el tiempo así lo demandó. He vivido humillación, rechazo, pleitesía, una suerte de adoración por demás inmerecida. También he sentido respeto, admiración y aplauso. 
Son tres años de no creerme muchas cosas. Tres años de escribir con lo que he tenido. Unas veces mucho, otras veces absolutamente nada. Hubo momentos donde me vacié por completo, otros donde me replegué, avergonzada. Pero siempre volví, porque escribir se volvió más fuerte que yo. 
De Volando al ra…