Ir al contenido principal

Qué te has hecho mujer!

Dios nació mujer.  Asi reza el título de un libro escrito por el periodista científico español llamado Pepe Rodríguez.  El libro expone evidencias cientificas sobre la aparición de lo divino a lo largo del desarrollo de la raza humana en la tierra.  Explica que las primeras expresiones de veneración y adoración fueron a la representación de lo femenino.  La lluvia, la luna y en forma excelsa la mujer, por ser ella creadora y formadora de vida.  Por largo tiempo, la mujer dominó las incipientes culturas que apenas se constituían en número por pequeñas tribus.  Más tarde, el aumento de la población humana, aunado a condiciones de clima y otras variables como la aparición de la agricultura, terminaron por generar una lenta pero definitiva -y hasta ahora irreversible- transición de lo femenino a lo masculino.  De ahi la desaparición de las diosas.  Habían llegado los dioses y para quedarse!.  Claro, no le hago justicia para nada a este proceso de siglos al relatarlo así, tan escuetamente.  Con gusto les invitaría a pasarse por las instructivas páginas del libro que les digo.  Hago esta breve introducción para abordar algo más actual, porque me produce malestar mental ver como pasamos de ser diosas a ser cosas. Y es que no sé que te has hecho mujer???

Siendo tú, mujer, creadora y formadora de vida, siendo tú cálida cuenca donde se asegura el futuro y siendo tu vientre portador del tesoro de vida, cómo es que te has convertido en "cosa" y "objeto".  En qué momento de la historia terminaste siendo algo que se recoge y se lleva.  Algo que se cambia.  Cuando dejaste de valorarte lo suficiente?.  Cuándo empezaste a cangear tu cuerpo y tu belleza por bienestar y comodidad material.

Por qué en mi país tenemos tiendas populares que venden ropa de niñas pero con modas de mujeres adultas.  Qué hace una niña luciendo abdomen afuera, usando transparencias, lentejuelas, taconcitos?  Es que queremos mujercitas?  Por que el spot publicitario de un famoso aceite de cocina hace franca alusión a los enormes pechos de una mujer para promocionar su marca?   Cuándo pasamos de la veneración de tu condición de mujer a usar tus atributos para mercadear "mejor" un producto?  Mejor aún: por qué muchas mujeres se prestan para esto?

El tema es muy groso, no es simple.  Hay agendas que por siglos han obedecido los intereses de estamentos de poder, y ese poder ha determinado qué lugar es permitido ocupar a una mujer y cuál no.  Basta con recordar el tiempo en que la mujer no podría ejercer el derecho al voto.  Vale citar el hecho de que, por ejemplo, La Iglesia no permite mujeres en su sacerdocio. (para citar solo dos "simples detallitos").  Oh!! se me olvidaba esas tribus en las que, todavía!!, se les mutila el clítoris a la mujer cuando cuando se hacen grandecitas para que no sientan placer sexual ya que sólo deben procrear.  

Hay mucho y hay de todo, esto que escribo podría ser muy extenso.  Entre tanto, me llama mucho la atención, y con dolor, como en la actualidad muchas mujeres, -madres, hijas, tias, abuelas-, se prestan y se adhieren a un sistema que permea y vulnera la condición de la mujer, en formas tan sutiles y apenas imperceptibles.  No es de extrañarse que luego las mujeres al volverse adultas no se puedan dar a respetar ni reclamen su espacio, es que siquiera saben de qué se trata.  

Actualmente en Argentina se ha iniciado una campaña que llama la atención sobre el acoso que a diario viven las mujeres argentinas en las calles, a razón de los piropos y frases que les vociferan los hombres a su paso.  Frases ofensivas, de alto contenido sexual, frases que encierran un irrespeto franco y descarado hacia ellas y que se espera que "les guste" porque al fin y al cabo es un halago y a toda mujer "le gusta sentirse halagada"; tal y como manifestó publicamente un funcionario argentino a propósito de esta campaña.  Claro, este funcionario luego tuvo que ofrecer disculpas públicas, luego de que su propia hija le manifestara que está muy equivocado al respecto.  Ninguna mujer quiere que un desconocido le voscifere en medio de la calle:  mami, estás tan buena que te haría un hijo........!

Yo como madre de una mujer, tengo la firme decisión de formarla fuerte, sensible y segura, que sepa su lugar y lo reclame, que se de a respetar.  Sin olvidarme que yo soy su modelo, su ejemplo, su espejo, y por tal debo exhibir en mi misma todos los rasgos positivos que quiero fomentar en ella.  Así cuando me vaya le dejaré la mejor de las herencias.  Es un trabajo de ahora, de hoy, de todos los días.  Solo debo recordar -por citar un cómico pero valioso ejemplo- que puede que hoy me de gracia ver a mi Sophia bailando "la chapa que vibra"(*) (no le concedo ni las letras mayúsculas a tremendo disparate), pero no me gustará verla de adolescente llevando su trasero a la máxima expresión, para el deleite y morbo de la audiencia masculina.  Reflexionemos. Una mujer es más que trasero y tetas!.  Así pretendo tener a mi diosa!! Siendo yo su propia diosa, ya que siento y pienso que nunca dejamos de serlo, solo que luego de cientos de años se nos ha olvidado, y el sistema nos juega en contra. 

Ya luego compartiré mis reflexiones sobre las conductas que en un hombre son una cosa y el la mujer son otra muy distinta, solo porque la cultura en que vivimos nos dice que es asi.  Como les dije más adelante, el tema es largo y hay muchas variables!.


(*) chapas son sinónimo de nalgas, culo, trasero. -expresado en lenguaje urbano-

Entradas más populares de este blog

Antes de amarte...

Antes de amarte, déjame contarte de mis espinas, como adornan mis esquinas y me hieren todavía; pero también tengo rosas.  Si te acercas solo un poco podrás ver que soy hermosa solo que no lo sabía.  
Antes de amarte, déjame mostrarte mis demonios,  mis motivos y mis incordios.   Quiero que veas mis sueños, mis dolores, mis anhelos. Que sepas que yo he llorado,  pero igual se de alegrías.  Que sé de la lejanía, de la distancia que empapa,  de la comezón del alma cuando sola se imagina.
Que he sorprendido las noches bañándome en un recuerdo de algo que yo pensé cierto,  pero me quedé colgada, con mi alma enamorada sin saber lo que ocurría.   La mentira se metía lentamente por mis huesos y la ilusión escupía en mi cara sus deseos.
Quiero contarte que amo,  que suspiro y que aún espero. Que mi cuerpo tiene frío y por dentro prende fuego.   Antes de amarte te cuento, porque quiero que te enteres que padezco de la ausencia de un amor que no es presencia,  y tú que ahora te asomas, pienso quizá no comprendas.
Que no …

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Sonrisa mentira

Mi sonrisa, de cuarzo y granito, era cuajada y pesada.
Se extendía de izquierda a derecha, haragana y con pocas ganas de ser. Con sus manos de renacuajo, se sostuvo de mi boca y se instaló en mis labios, pretendiendo engañar al semejante que observaba en mi esquina.

Mi sonrisa, antes de amarillo robusto, ahora era color cristal,
y al intentar ser en ella lo que en verdad no soy, se fragmentó sobre mi barbilla, y miles de trozos se esparcieron por mi regazo, distribuyendo a pares el aburrimiento de mi desdicha.

Ya no tenía por qué sonreír más. Ya la máscara había sido descubierta. No más sonrisas para mí, ni para el semejante de la esquina.


©Derechos Reservados Gnosis Rivera.-