Ir al contenido principal

Tú eres tal, eres cual... Eres todo ¡menos tú!


La televisión, mágico sistema que nos permite la mejor de las evasiones, llamada por algunos "la caja tonta" está repleta de propaganda.  Una propaganda que desde hace años nos dice lo que somos. Y en un mundo donde cada vez más pensamos menos por nosotros mismos y que sin darnos cuenta somos arrastrados a pensar lo que nos pongan a pensar (con la agravante de que nos hacen creer que lo hacemos por nosotros mismos) resulta muy fácil que nos induzcan a ciertos comportamientos de consumo.  La publicidad nos dice qué comprar, cuándo y hasta en qué lugar hacerlo. Te dice que necesitas algo que ni sabías que necesitabas.

Pero no es solo la propaganda en la TV. Vemos vallas publicitarias con modelos atractivos que te dicen: "yo soy Claro......" "tu vida cambia con Orange......".  "no seas un quizá, se Marlboro".  Hasta hay un canal local de televisión donde las principales figuras dicen: tú eres yo, yo soy tú, somos Antena.  Oh! por todos los cielos!! (como diria Tasha, de los backyardigans).  Ahora resulta que eres lo que eres en funcion de lo que tienes y dónde conseguiste lo que tienes, lo que consumes, lo que vistes, lo que comes, y hay tantos por ahi que se tragan el cuento. De ahí, que los que nunca hemos optado por un teléfono inteligente, de esos que hasta palomitas de maiz te hacen (es broma!!!) o no teníamos cuenta twiter (saqué una hace dos semanas!),  somos raros.  Ah! es que yo solo uso el teléfono para hablar!!  Conste, no estoy criticando a quienes si tienen teléfonos inteligentes.  Yo solo tengo claro que no soy el target de ese rubro, a diferencia muchos.

Recuerdo una ocasión que me preguntaron: eres Claro?, por decir: tu telefónica es Claro?.  Yo, con divino sarcasmo, solo dije: yo soy Gnosis Rivera, mucho gusto.  Me considero una rebelde del sistema, y tengo la mala costumbre de pensar.  Cada que escucho que "mi mundo cambia con Orange" arrugo la frente y me repito en silencio. No Gnosis, tu mundo lo cambias tú y solo tú!  Me niego a adherirme a este sistema de cosas que te dice hasta qué pensar, que se propone distraerte de la realidad mostrándote una que te crees, y sin darte cuenta.  Eso pienso, aunque por suerte, como dice la canción famosa alusiva a la caída del muro de Berlin, se sienten Vientos de Cambio.  Creo que viene un despertar de conciencia.  Pero será que viene en una caravana de babosas?.....bueh..


Entradas más populares de este blog

Antes de amarte...

Antes de amarte, déjame contarte de mis espinas, como adornan mis esquinas y me hieren todavía; pero también tengo rosas.  Si te acercas solo un poco podrás ver que soy hermosa solo que no lo sabía.  
Antes de amarte, déjame mostrarte mis demonios,  mis motivos y mis incordios.   Quiero que veas mis sueños, mis dolores, mis anhelos. Que sepas que yo he llorado,  pero igual se de alegrías.  Que sé de la lejanía, de la distancia que empapa,  de la comezón del alma cuando sola se imagina.
Que he sorprendido las noches bañándome en un recuerdo de algo que yo pensé cierto,  pero me quedé colgada, con mi alma enamorada sin saber lo que ocurría.   La mentira se metía lentamente por mis huesos y la ilusión escupía en mi cara sus deseos.
Quiero contarte que amo,  que suspiro y que aún espero. Que mi cuerpo tiene frío y por dentro prende fuego.   Antes de amarte te cuento, porque quiero que te enteres que padezco de la ausencia de un amor que no es presencia,  y tú que ahora te asomas, pienso quizá no comprendas.
Que no …

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Sonrisa mentira

Mi sonrisa, de cuarzo y granito, era cuajada y pesada.
Se extendía de izquierda a derecha, haragana y con pocas ganas de ser. Con sus manos de renacuajo, se sostuvo de mi boca y se instaló en mis labios, pretendiendo engañar al semejante que observaba en mi esquina.

Mi sonrisa, antes de amarillo robusto, ahora era color cristal,
y al intentar ser en ella lo que en verdad no soy, se fragmentó sobre mi barbilla, y miles de trozos se esparcieron por mi regazo, distribuyendo a pares el aburrimiento de mi desdicha.

Ya no tenía por qué sonreír más. Ya la máscara había sido descubierta. No más sonrisas para mí, ni para el semejante de la esquina.


©Derechos Reservados Gnosis Rivera.-