Ir al contenido principal

Acuarela

El se había ido.  Ella lo lloró mil noches y cincuenta días. El escozor en sus ojos ya no le sabía a sal.

Por las tardes, colocaba su cabeza sobre las rodillas y como feto enroscaba su cuerpo como si con ello retuviera sus recuerdos.  Tenía miedo de olvidarlo, que sus ojos color café se fueran volviendo de a poco transparentes. 

Una tarde tuvo la brillante idea de desnudarse.  Completita desgarró sus ropas, sus carnes quedaron colgando mudas frente al espejo.  Tocó su piel y recordó sus dedos.  Vinieron a su memoria los recuerdos.  Las promesas y los besos.  El miedo de olvidarlo volvió a recorrerle las entrañas, pero esta vez sería distinto.

Tomó pintura y brochas y pintó sobre su cuerpo todo lo vivido. Le narró a su piel una acuarela de todas las vivencias compartidas.  Sobre sus caídos pechos dibujó sus manos gruesas y fuertes. En su nuca calcó los besos.  Hasta la humedad de su saliva quedó plasmada en los contornos de su cuello.  Y así continuó por toda su piel.  Un solo poro no quedó sin ser testigo de todo lo que tuvieron juntos.

La brocha continuó al sur y en su vientre tatuó el triste recuerdo de lo que nunca llegó a ser. Un hijo de ambos. Se estremeció al evocar sus dedos y el sonido de su lengua, entonces trazó en su cueva sagrada lo que pareció ser una boca de rictus morboso y juguetón. En las piernas hizo cambalache de colores, dedos, bocas, manos, lágrimas.  Esparció pintura color malva sobre el piso, retorciéndose sobre ella de espaldas, así emuló todos sus abrazos sorpresa.

Luego salió a la calle y se quedó parada cual Cristo, con los brazos abiertos y mirando al sol, esperando que este con sus rayos le sellara los recuerdos sobre la piel.  La gente sorprendida alrededor parecían no existir, el lugar lucía un desierto. No eran nada más que ella y sus recuerdos vueltos acuarela. Y así quedó, pintada por siempre, amándolo y nunca olvidó una sola memoria.


Derechos de autor Gnosis Rivera.-

Entradas más populares de este blog

Antes de amarte...

Antes de amarte, déjame contarte de mis espinas, como adornan mis esquinas y me hieren todavía; pero también tengo rosas.  Si te acercas solo un poco podrás ver que soy hermosa solo que no lo sabía.  
Antes de amarte, déjame mostrarte mis demonios,  mis motivos y mis incordios.   Quiero que veas mis sueños, mis dolores, mis anhelos. Que sepas que yo he llorado,  pero igual se de alegrías.  Que sé de la lejanía, de la distancia que empapa,  de la comezón del alma cuando sola se imagina.
Que he sorprendido las noches bañándome en un recuerdo de algo que yo pensé cierto,  pero me quedé colgada, con mi alma enamorada sin saber lo que ocurría.   La mentira se metía lentamente por mis huesos y la ilusión escupía en mi cara sus deseos.
Quiero contarte que amo,  que suspiro y que aún espero. Que mi cuerpo tiene frío y por dentro prende fuego.   Antes de amarte te cuento, porque quiero que te enteres que padezco de la ausencia de un amor que no es presencia,  y tú que ahora te asomas, pienso quizá no comprendas.
Que no …

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Sonrisa mentira

Mi sonrisa, de cuarzo y granito, era cuajada y pesada.
Se extendía de izquierda a derecha, haragana y con pocas ganas de ser. Con sus manos de renacuajo, se sostuvo de mi boca y se instaló en mis labios, pretendiendo engañar al semejante que observaba en mi esquina.

Mi sonrisa, antes de amarillo robusto, ahora era color cristal,
y al intentar ser en ella lo que en verdad no soy, se fragmentó sobre mi barbilla, y miles de trozos se esparcieron por mi regazo, distribuyendo a pares el aburrimiento de mi desdicha.

Ya no tenía por qué sonreír más. Ya la máscara había sido descubierta. No más sonrisas para mí, ni para el semejante de la esquina.


©Derechos Reservados Gnosis Rivera.-