Ir al contenido principal

Ser mamá

Recuerdo cuando tenía mis veintes.  Siempre pensé en cómo queria vivir la maternidad.  Tenía claro cómo queria educar a mi prole, sean estos varoncitos o hembritas.  Tenia una meridiana idea de cuáles valores quería transmitir a los que fueran mis hijos.  Claro está, por más que imaginé, soñé y especulé sobre lo que significa ser madre, la realidad del evento terminó por sorprenderme sobremanera.

He escuchado decir que la mujer que entra a la sala de partos no es ni por asomo la que sale.  Y es que la transformación que se opera en la mente, espíritu y cuerpo de algunas mujeres al parir es abismal.  Y digo algunas porque no todas experimentan cambio alguno.  Pero de eso no puedo hablar porque no he andado esos caminos, entonces hablaría irresponsablemente.  De lo que sí puedo dar fe es de lo grande que significa para mi ser madre.

No conozco ocupación más retadora que la de ser mama.  Cuando la maternidad se vive plenamente, es algo grandioso, conspicuo, algo fuera de lo común.  Y cuanto exige de una!!! No importa tu condición material, puedes ser pobre o rica, puede que mantengas a tus hijos lavando ropa de casa en casa o puedes ser una alta ejecutiva de empresa, o quizá ser la esposa de un hombre que te lo de todo y tengas la oportunidad y decidas quedarte en cada con los niños.  El caso es que si eres conciente de que estas formando vida, levantando personas pequeñitas que en un futuro serán adultas, si te haces conciente de esta tremenda responsabilidad, tendrás un trabajo de 24 horas 7 días a la semana.

Por otro lado, cuando una madre está formando a su cría, también se crece ella.  En un camino de dos vías.  Mi niña me refracta muchas veces esos aspectos míos que quiero mejorar, ella es una partecita mia, pero mucho mejor.  Y se que cuando menos me lo imagine tendré una mujer grande que tomará su propio camino, tomará sus propias decisiones y sera responsable por ella misma.  Mientras, me gozo el mejor de los oficios, ser mamá!

Entradas más populares de este blog

Antes de amarte...

Antes de amarte, déjame contarte de mis espinas, como adornan mis esquinas y me hieren todavía; pero también tengo rosas.  Si te acercas solo un poco podrás ver que soy hermosa solo que no lo sabía.  
Antes de amarte, déjame mostrarte mis demonios,  mis motivos y mis incordios.   Quiero que veas mis sueños, mis dolores, mis anhelos. Que sepas que yo he llorado,  pero igual se de alegrías.  Que sé de la lejanía, de la distancia que empapa,  de la comezón del alma cuando sola se imagina.
Que he sorprendido las noches bañándome en un recuerdo de algo que yo pensé cierto,  pero me quedé colgada, con mi alma enamorada sin saber lo que ocurría.   La mentira se metía lentamente por mis huesos y la ilusión escupía en mi cara sus deseos.
Quiero contarte que amo,  que suspiro y que aún espero. Que mi cuerpo tiene frío y por dentro prende fuego.   Antes de amarte te cuento, porque quiero que te enteres que padezco de la ausencia de un amor que no es presencia,  y tú que ahora te asomas, pienso quizá no comprendas.
Que no …

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Sonrisa mentira

Mi sonrisa, de cuarzo y granito, era cuajada y pesada.
Se extendía de izquierda a derecha, haragana y con pocas ganas de ser. Con sus manos de renacuajo, se sostuvo de mi boca y se instaló en mis labios, pretendiendo engañar al semejante que observaba en mi esquina.

Mi sonrisa, antes de amarillo robusto, ahora era color cristal,
y al intentar ser en ella lo que en verdad no soy, se fragmentó sobre mi barbilla, y miles de trozos se esparcieron por mi regazo, distribuyendo a pares el aburrimiento de mi desdicha.

Ya no tenía por qué sonreír más. Ya la máscara había sido descubierta. No más sonrisas para mí, ni para el semejante de la esquina.


©Derechos Reservados Gnosis Rivera.-