Yo la amé...





¿Qué sabes tú de mi amor?
¿acaso le besaste los labios..?
¿sucumbiste al tacto de sus dedos...?
¿fuiste tú quien murió una y mil veces en ella, para luego volver a nacer?

No.. no sabes nada!
No puedes juzgar mi amor por ella
no sin haberla amado como yo la amé.

¿Acaso sabes lo que es perderse en el negro de sus ojos?
¿Te imaginas el sabor de su saliva....
el olor de su sudor o el susurro de sus promesas en mi oido?

¿Llegaste a domir sobre sus pechos....pudiste sentir su aroma de mujer?
¿Le viste sonreir... has gozado sus carcajadas
o secaste sus lágrimas?

No! nunca lo hiciste....no puedes saber nada!

¿Te volviste su rezo diario, su credo, su pecado?

Su credo fui yo, a mi me amó y solo yo la amé; 
me llenó el cuerpo de promesas.
Sembré en su vientre moreno mis ternuras y anhelos
Yo decanté su saliva, alborté sus sueños y les cambié el orden
La hice sonreir más de quinientas veces
y su sudor calmó mi sed otras quinientas.....

Yo padecí del negro de sus ojos, 
Enfermé del aroma de sus rizos azabache.

.....no puedes juzgarme por mi amor por ella
no sin haberla amado como yo la amé.


Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

A nadie

Ocho lágrimas