Ir al contenido principal

De la felicidad y del tiempo que se va......

A muchos nos ha pasado alguna vez que salimos de la oficina un viernes y llegamos el lunes con la sensación de haber acado de salir recién.  Como si el sábado y el domingo no hubiesen transcurrido. La sensación es algo agotadora.  Cuando me ha pasado a mi, me he dicho: pero bueno, yo siento como que acabo de salir por esta puerta! cómo es que ya es lunes?.

En mi opinión, cuando nos pasamos los días haciendo cosas que no nos apasionan terminamos actuando como autómatas.  No le ponemos ni alma ni corazón a lo que realizamos porque realmente solo estamos haciendo los que nos toca, y como nos nos queda de otra, pues lo hacemos. Esto comprende inclusive actividades que parecen ser grandiosas y que aparentemente disfrutamos, pero que no estan conectadas con lo que verdaderamente nos apasiona, y esto es lo que hace que los días pasen sin pena ni gloria.

Otra sensación asociada al hecho de no estar haciendo lo que nos apasiona es la de no estar viviendo, muy parecida a esa de que el tiempo está pasando rápido.  El asunto está en el contenido. Lo que le ponemos a nuestras horas y a nuestros días.  No me refiero a vivir todo el tiempo realizando nuestras pasiones.  Después de todo la propia vida en su dinámica nos envuelve en actividades y obligaciones que no necesariamente comulgan con nuestros placeres, son obligaciones de subsistencia, compromisos y demás. Pero bien cierto es que si no hacemos, al menos con relativa regularidad, algo que nos apasione realmente, puede ser que la vida nos sorprenda al término con una sensación de desperdicio.

Si al hecho de no vivir nuestras pasiones agregamos variables como que tenemos que lidiar a diario con gente que no necesariamente hemos elegido, pero que las circunstancias nos las han colocado al lado y no tenemos de otra que interactuar con ellas.  Que en ocasiones nos vemos forzados a adoptar poses y roles que no nos agradan y que esto puede operar en forma subconciente y generar mucho descontento espiritual, citando solo estos dos sencillos detalles, entonces la cosa se complica.  Y es que mucha gente es infeliz y ni siquiera lo sabe.

Una gran agravante a tomar en cuenta es la gran inversión (si es que se le puede llamar inversión) que algunos hacen en adquirir objetos, artefactos y cosas que estan diseñadas únicamente para agregar confort a nuestro diario vivir, no así felicidad. Y es que la sensación de plenitud y felicidad que proporcionan los objetos suele ser efímera y hasta hueca, según muchos casos. En cambio, invertir en experiencias gratificantes deja una huella más duradera, por no decir perpetua en las personas.  Una prueba muy simple es que si a mí me preguntan por un momento memorable de mi vida, ninguno tendrá que ver con cuando compré mi auto, o cuando compré tal o cual cosa. Se que mi mente hurgará en experiencias y momentos, no en objetos o cosas materiales.

No obstante lo anterior, muchas personas realizan esfuerzos extraordinarios para compar un auto o para tener un teléfono celular de última generación o cambiar los muebles y dedica menos tiempo y energía en lograr la mejor de las conquistas: construir su propio nicho de felicidad, haciendo lo que le gusta, teniendo cerca a a gente positiva y haciendo lo mejor que puede.  Quizá sea porque no es tan fácil para la mayoría encontrar la felicidad donde realmente está, en las cosas simples y sencillas, y resulta mas cómodo encontrar su sucedáneo en las artículos materiales.  No se, me vienen a la mente personas que compran lujosos muebles pero no se sientan en ellos...cómico, no?

Como el tema es vasto y tengo que concluirlo, pienso que lo mejor es ponerle alma a todo lo que hacemos, de la mejor manera posible y no olvidar nunca conectarnos con nuestras pasiones, que hay tantas como habitantes en el planeta.  Ya sea sembrar hortalizas, pintar, escribir, cocinar, lavar, limpiar, hablar, pelar limones.... lo que sea, con quien sea.  Húrgese.  Revise sus pasiones.  No sabe aún cuáles son? mejor.....tendrá tantas opciones! y podrá probar y probar hasta dar con ellas.  Pero hágalo.  Es el más redituable de los esfuerzos y al final deja una sensación de plenitud tremenda que ningún objeto puede proporcionar.

Nos vemos en otra entrega.....




Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

Tal y como he publicado en Wall Street International Magazine

Padezco de depresión. No puedo afirmar que nací con ella, pero sí sé que desde pequeña vivo días de intensa tristeza y desesperanza. Me considero una mujer exitosa, y lo soy; hasta hoy he acumulado logros que me hacen sentir valiosa e importante. He vivido momentos de plenitud y felicidad, generalmente tengo mucha vitalidad y energía. Si me miras, verás a una persona absolutamente normal, con brillo en la mirada, sociable, que sonríe y está presta para conversar y hacer bromas. Pero siempre la depresión ha estado ahí, rondándome cerca. Apenas descansa por tiempos, para regresar vigorosa. Muchos dicen que soy hermosa, atractiva e interesante. No solía prestarle atención a mi apariencia porque la verdad es que nunca me gusté mucho. De un lustro a la fecha es que empecé a reconocerme en ese terreno; antes me concebí de lo más corriente, alguien que no llamaba mucho la atención. Hay días en que despierto y me siento lo más insípi…

A nadie

¿Para quién van mis letras, mis poemas, mis versos?  Yo no tengo la respuesta.  Creo que soy poseída, soy apenas un canal... estas manos no son más mías. Estas letras no son tuyas, ni de él, o de aquel.  Anduve.  Anduve por todas partes, incluso por zonas nuevas, y solo era la fantasía de mujer que por momentos me habita. Hoy todo ha quedado en sueño.  Un propósito con manchas de futuro inconcluso. El cigoto de un sueño que nunca pensó ser proyecto. Y te escribo, y al mismo tiempo no lo hago.  Ni a ti ni a nadie.  Le escribo a la misma nada que rodea mi habitación.
Derechos de Autor Gnosis Rivera Derechos de Imagen Josephine Cardin https://photogrist.com/josephine-cardin/

Necedad

Abrí los labios y engullí un bocado de tu amor... mastiqué tus besos y, atragantándome con tu nombre,  juré volverme muda hasta no escuchar de nuevo tu voz de nuez y canela.  Tapo mis oidos, negando toda posibilidad de llanto y grito.  Te seguiré queriendo, mientras las orugas paran mariposas en mi espalda.

Derechos de autor Gnosis Rivera
Derechos de imagen: Josephine Cardin
Mujer de Espaldas
http://cardinphotography.com/