Ir al contenido principal

Hombre, mujer y el concepto género


"En el plano científico, el concepto género indica una de las formas de agrupación de los seres vivos, según aquellas características que pueden compartir varios de ellos entre sí. Para la biología, por ejemplo, el género es un taxón que permite agrupar a las especies. Así podemos decir que el perro es un animal que pertenece al género Canis, en el que también se pueden incluir a los lobos, los coyotes y otras especies. Mientras que en la sociología y otras ciencias sociales, el género está vinculado a la sexualidad y a los valores y conductas que se atribuyen de acuerdo al sexo."(1)

En la página virtual de la Real Academia de la Lengua Española se leen varias definiciones del término género. Les copio las que obedecen al tema que me ocupa:  1)- Taxón(2) que agrupa a especies que comparten ciertos caracteres; 2)-  Conjunto de seres que tienen uno o varios caracteres comunes. (implícitamente cita que no es igualdad total, ya que uno o varios caracteres en común refiere a una diferenciación en uno que otro aspecto).

"Por género se entiende una constitución simbólica que alude al conjunto de atributos socioculturales asignados a las personas a partir del sexo y que convierten la diferencia sexual en desigualdad social.  La diferencia de género no es un rasgo biológico, sino una construcción mental y sociocultural que se ha elaborado históricamente.  Por tanto, género no es equivalente a sexo: el primero se refiere a una categoría sociológica y el segundo a una categoría biológica." (3)

Más allá de si el concepto ha sufrido una metamorfosis desde su orígen o no, sea esta en el concepto per se o la percepción que genera en la colectividad, cuando se habla de igualdad de género, nos viene a la mente el concepto de equiparar al hombre y a la mujer en condiciones de iguales.  Se que el tema trae consigo controversia y que muchos podrían no estar de acuerdo conmigo. De igual modo, no pretendo un concenso con mi opinión, pero se que expresándola alguna que otra persona podrá al menos detenerse a pensar que quizá haya que revisar las máximas que comprenden el tema de la igualdad de género, tal y como es percibido por la mayoría, vuelvo y repito, independientemente del origen y conceptos originales.

Seamos honestos, no somos iguales y que bueno que sea así, puedo afirmar. Las mujeres tenemos tetas y caderas, las primeras se innundan de leche y las segundas alojan vida.  La naturaleza nos dotó de cualidades muy precisas para la perpetuación de la especie. Por otro lado, hace rato que la ciencia ha demostrado que los cerebros de hombres y mujeres operan distinto. Psicológicamente hablando somos diferentes. Del otro lado de la acera, tenemos al hombre con pene, testículos, fuerza y practicidad mental. (la lista de cualidades y rasgos de ambos géneros es larguísima, no me detendré ahi). Ambos, hombres y mujeres estamos diseñados para establecer una relación simbiótica donde cada uno aporte lo suyo.  Además, está más que claro que el juego de ser iguales le ha salido muy caro a la mujer, a la sociedad y a todos.

Son aspectos tan envidentes y sencillos los que sustentan esta diferencia de género (basado en la acepción que la mayoría le confiere al término) que basta con citar sencillos detalles. Cuando el hombre vive de parranda, tomando alcohol, saliendo hasta tarde en clubes y bares, el saldo en su salud no será igual en relación a lo que le ocurriría a una mujer.   El hombre tiene mayor resistencia al alcohol que las mujeres, por tanto estas se embriagan más rápido, llegando a cometer todo tipo de tonterias, como irse con el primer idiota que le guste o quitarse el sosten en la pista, solo para divertise más.  La epidermis del hombre es más gruesa que la de la mujer, los hombres padecen de celulitis, pero no se les nota (mala suerte para nosotras...). Y solo cito sencillos datos que pertenecen a las diferencias biológicas que nos definen. Que si me pongo a hablar de situaciones de otra índole, como la moral y psicológicos, ahi la cosa toma un tono más intenso.

Me da gracia cuando escucho mujeres decir que si fulano hace tal cosa no me importa, lo hago yo también, lo dicen con tal orgullo, como si fuera la gran revolución. El afan de igualarse está llevando a muchas a un camino del que es difícil devolverse, porque se olvidaron de lo que debe ser la esencia de la lucha femenina y esta se trata de igualdad de condiciones y oportunidades y no sobre igualdad de género.  Que si una mujer quiere incursionar en política disponga de las mismas herramientas para optar por ello de las que dispone un hombre.  Que se justiprecie el trabajo realizado por una mujer en su calidad y eficiencia y como tal se le remunere, sin que tenga que ver que sea mujer.  Que se rompan tantos estereotipos asociados a la condicion de ser mujer.  (esto es un tema tan largo y difícil de abordar porque la misma mujer refuerza y condiciona muchos estereotipos que juegan en su contra).

En mi pais, por ejemplo, cuando los partidos políticos realizan elecciones para elegir a sus candidatos, específicamente en las internas, presentan algunas candidatas para agotar una cuota que es exigida por ley o por los estatutos de la organización en cuestión. Independientemente de que estas tengan o no condiciones para liderar posiciones en la vida pública, se trata más bien de un número que hay que agotar.  Es algo vergonzoso, humillante y obtuso.  Yo vivo en una cultura muy machista, hace varios años tuvimos una vice-presidente y ahora tenemos otra y se que pasarán muchos años antes de tener una mujer presidente.  Es como una broma de mal gusto para la mayoria.

No quiero repetirme, yo insisto en que no somos iguales y no solo eso, sino que no debemos serlo, es cuestión de diseño, la naturaleza nos ha creado justo así para complementarnos, no para luchar, sino para juntos ir a un mismo propósito, que es la de relacionarnos, convivir y mucho, mucho más.

Hasta la próxima.....




(1) Extraído de: http://definicion.de/genero/
(2) taxón s. m. Unidad sistemática que designa un nivel jerárquico en la clasificación de los seres vivos, como la especie, el género, la familia,el orden y la clase.
Diccionario Manual de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L.
(3) Extraído de:  http://www.juntadeandalucia.es/economiayhacienda/planif_presup/genero/documentacion/ReivindicamosGenero.pdf

Entradas más populares de este blog

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Tres años Volando al ras...

Hace tres años empecé a acariciar la idea de publicar mis escritos. Propósito algo soberbio si lo veo desde la creencia de que alguien quiere leer lo que pienso. Sin embargo, me hallaba en un momento muy particular de mi vida, y una vez que empecé a escribir sencillamente no pude parar.
Son muchos los que me acompañaron en ese tiempo, que hoy no están. La mujer que yo era hace tres años hoy es muy distinta. Me empeciné en este propósito, muté, me aislé cuando fue necesario, cuando no podía hacer otra cosa. Me hice acompañar cuando el tiempo así lo demandó. He vivido humillación, rechazo, pleitesía, una suerte de adoración por demás inmerecida. También he sentido respeto, admiración y aplauso. 
Son tres años de no creerme muchas cosas. Tres años de escribir con lo que he tenido. Unas veces mucho, otras veces absolutamente nada. Hubo momentos donde me vacié por completo, otros donde me replegué, avergonzada. Pero siempre volví, porque escribir se volvió más fuerte que yo. 
De Volando al ra…

Mi bronquitis

Desde mi primera juventud – la verdad que no sé son cuántas juventudes hay, ni quien las cuenta– tuve tendencia a los resfríos. Primero fue la congestión de los senos paranasales. Bastaba que lloviera para que mi nariz tuviera su propio tsunami. No podía usar perfume, ni bañarme con el clásico Palmolive rosa, que tanto gustaba a mi madre. Los olores me mataban.

Con el tiempo, y por suerte, esa condición fue variando; ya no era un payaso andante, puesto que mi nariz vivía enrojecida.

Yo fui creciendo y me di cuenta que algunas enfermedades traen consigo un andamiaje emocional. Y eventualmente me vi repitiendo, cada cierto tiempo, una bronquitis asmatiforme, así decía el diagnóstico. Yo siempre me propuse ver más allá, me pasaba de la línea, sacaba mis propias conclusiones; tuvieran ciencia o no, ellas me satisfacían y, al menos, me ayudaban a entender mejor mi deficiencia de salud y mi cuerpo.

Hace un tiempo que vengo callando, que vengo sintiendo harto y diciendo nada. He tenido potentes…