Ir al contenido principal

Mi cumpleaños y como cambian las cosas...

Hola a todos.  Días atrás escribí sobre el natalicio de mi madre.  Recordarán que les dije que era el escrito más personal que había compartido hasta ese entonces. Pues bien, el que les presento ahora lo es mucho más.  Se trata de mí y mi fecha de cumpleaños. En unos días tendré mis maravillosos 38. Se que hay todo un tema con el hecho de que una mujer diga su edad. En mi pais se suele decir que una mujer que dice sus años es capaz de todo, imagínense ustedes si es un tema o no. Yo no hago caso a esas pendejadas. Una hará lo que quiera hacer y será por muchas otras razones.  Pero ese no es el tema de esta clase.....(risas...).

Ahi les voy...cuando era jovencita solía sentir tremenda algarabía por cumplir años. Era como si el universo entero supiera que yo nací ese día.  Semanas antes de la referida fecha, me acicalaba con especial esmero, comía más helado de la cuenta, me iba al cine, cualquier cosa era excusa perfecta para celebrar. Le decía a todo el mundo: felicítame! cumplo años.....(ahora medito y me pregunto cuántos habrán dicho para sus adentros: gran mierda....!).  A mi me resbalaba el mundo, pues mi alegría era mucha. Ya luego la vida se fue complicando. Llegaron los préstamos, el pago del alquiler, el matrimonio, los compromisos, la familia se complicó, ........  yo maduré.  Y aunque no he perdido mi alegría ni la algarabía por mi onomástico, ya no duro días enteros bajo los efectos de este.

Recuerdo que el año pasado mis planes eran irme con mi hija al parque y jugar toda la tarde, pero mi automóvil tenía otros planes para mí. De regreso de hacer ejercicios se reventó la manguera que ayuda a ventilar el motor (o eso recuerdo) y se le disparó la temperatura.....  Así que al final hubo cambio de planes.  He ido aprendiendo a ir sobre la marcha, y es que dejé de complicarme mucho. Hoy me conformo, si se puede, con una buena parrillada y un par de cervezas bien frias (que estan planeando algunas amistades), porque el calor de este lado del globo nos está matando.  Digamos que la emoción ya no me dura una quincena, pero he cambiado algunas cantidades por calidades, asi que el saldo es mejor.

Adicionalmente, en este tiempo estoy atravezando una muy buena etapa. Digo muy buena porque aún no le decido nombre, no se si es grandiosa, estupenda, de abundancia, maravillosa, plena, bla bla bla....Solo se que me siento feliz, y como hace rato que aprendi eso de fabricarme la felicidad, y a base de estrallones comprendí que no puedo encontrar afuera lo que solo habita dentro, me siento más mujer, mejor persona y por tanto tengo más material para ser mejor madre, lo cual es mi propósito superior. 

Qué caray.......les digo estas cosas porque las pienso y siento y me da con escribirlas.  Si ustedes las quieren leer pues genial.  Si alguno se indentifica con ellas, pues mejor. Cuando se rozan los cuarenta dejan de importante muchas cosas por las que antes dejabas de dormir.  Justo ahora recuerdo a alquien que conocí (o creí conocer) y que me dijo que yo no tenía ni idea de lo patética que me veia escribiendo a un público mis pareceres, ideas, poemas o pensamientos.  Sin reparo alguno, me invitó a que me calle la boca y que mejor me ponga a leer (........).  En fin, que me agrada contarle cosas a la nada y resulta que ustedes, mi preciado público, son de todo menos nada. 

Les dejo muchos abrazos, mi mejor energía a todos y nos vemos en una siguiente entrega.


ahh.....feliz cumpleaños a miiiiii!!!!


Entradas más populares de este blog

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Tres años Volando al ras...

Hace tres años empecé a acariciar la idea de publicar mis escritos. Propósito algo soberbio si lo veo desde la creencia de que alguien quiere leer lo que pienso. Sin embargo, me hallaba en un momento muy particular de mi vida, y una vez que empecé a escribir sencillamente no pude parar.
Son muchos los que me acompañaron en ese tiempo, que hoy no están. La mujer que yo era hace tres años hoy es muy distinta. Me empeciné en este propósito, muté, me aislé cuando fue necesario, cuando no podía hacer otra cosa. Me hice acompañar cuando el tiempo así lo demandó. He vivido humillación, rechazo, pleitesía, una suerte de adoración por demás inmerecida. También he sentido respeto, admiración y aplauso. 
Son tres años de no creerme muchas cosas. Tres años de escribir con lo que he tenido. Unas veces mucho, otras veces absolutamente nada. Hubo momentos donde me vacié por completo, otros donde me replegué, avergonzada. Pero siempre volví, porque escribir se volvió más fuerte que yo. 
De Volando al ra…

Mi bronquitis

Desde mi primera juventud – la verdad que no sé son cuántas juventudes hay, ni quien las cuenta– tuve tendencia a los resfríos. Primero fue la congestión de los senos paranasales. Bastaba que lloviera para que mi nariz tuviera su propio tsunami. No podía usar perfume, ni bañarme con el clásico Palmolive rosa, que tanto gustaba a mi madre. Los olores me mataban.

Con el tiempo, y por suerte, esa condición fue variando; ya no era un payaso andante, puesto que mi nariz vivía enrojecida.

Yo fui creciendo y me di cuenta que algunas enfermedades traen consigo un andamiaje emocional. Y eventualmente me vi repitiendo, cada cierto tiempo, una bronquitis asmatiforme, así decía el diagnóstico. Yo siempre me propuse ver más allá, me pasaba de la línea, sacaba mis propias conclusiones; tuvieran ciencia o no, ellas me satisfacían y, al menos, me ayudaban a entender mejor mi deficiencia de salud y mi cuerpo.

Hace un tiempo que vengo callando, que vengo sintiendo harto y diciendo nada. He tenido potentes…