Ir al contenido principal

Fábula de dos otoños


Abrió la puerta y ahí estaba.  ¿cómo entró? quién sabe.....total....él no era el único que estaba en su casa.  Desde hace un buen tiempo el otro había llegado "como pedro por su casa".  Se instaló, guardo sus ropas y sus calzoncillos en los cajones. Se hizo un café y le llenó la casa con del aroma moreno y el color que lo distinguía: Marrón.

Ella ya estaba acostumbrada. Cuando lo miró a la cara le dijo secamente: ¿qué vienes a hacer aquí? ¿acaso no sabes que uno igual que tú ya se instaló hace tiempo?  Lo dijo sin más.... con cara ausente de expresión.  El la miró y le respondió:  Con uno no te basta....sabes que necesitas dos....últimamente has demostrado que uno solo no te alcanza para el alma.  Ni para las noches que pasas con los ojos como buho.  He visto como bates las nostalgias y te la tomas como zumo.  Entonces, no pretendas ignorarme, ni te preguntes qué hago aquí.  Tanto él como yo estamos aqui para acompañarte.  Para despertar junto a ti a las tres de la mañana, como sueles hacerlo desde hace tiempo ya.......

Lo escuchó. Aunque no quisiera, su respuesta le siguió hasta la habitación y la oyó completita.  Alzo la vista solo para encontrarse con el otro. -Ah bueenno! ustedes si que se han puesto de acuerdo.... - susurró entre dientes.  Ninguno se dió por aludido.  El primer otoño habia llegado en primavera y ella no había encontrado manera de que se largara, hasta que terminó por acostumbrarse a él.  El que encontró nomás abrir la puerta era uno nuevo, pero otoño al fin. Uff!! ¿qué iba a hacer con tantos tonos de marrón, con tanta hoja seca?...Estaba harta de barrer y eso de despertar a las tres de la mañana se iba volviendo en ritual muy otoñal....

Se dejó caer sobre la cama...abrió las piernas y los brazos como quien hace figuras en la nieve espesa.  Mirando al techo, vió como el primer otoño abandonaba la habitación para encontrarse con el segundo.  Al poco rato los escuchó conversando.  ¿De qué diablos hablarían dos otoños? -se preguntó.- Pero ellos tenían mucho por charlar.  No era fortuito que el segundo llegara para confabular con el primero. No.  Ellos estaban tramando cómo traer una primavera solo para ella.  Una primavera de esas que duran un buen tiempo.

- Sabes que mi trabajo ha sido arduo.- le dijo el primer otoño al segundo. -Esta chica luce harta de mi, pero no me da razones para irme, entonces tu llegada es más que oportuna!.  Alguna forma debemos hallar para que ella haga algo para irnos.  Luce que nos desprecia, pero es mentira...a mi ha terminado amándome y a tí, pronto te estará planchando las ropas....te lo aseguro.-

Los otoños quedaron de acuerdo en urdir un plan que trajera una primavera para ella.  Había que variar la resequedad en toda la estancia, adornar las ventanas con cortinas amarillas, azules y rojas.  Ya estaba bueno de tanto marrón!...Igual, el olor a añejo empezaba a delatarse en la entrada. Era tiempo de jazmines, pachulí, bergamota, raíz de florencia o pimienta rosa......

Ella se quedó dormida. Ni la ropa se quitó, apenas se despojó de los zapatos. Por más que trató de oir de qué hablablan los otros dos, la charla no le resultó intelegible.  Cuando despertó, los dos otoños seguían conversando animadamente en la terraza....


© Derechos de Autor Gnosis Rivera.-

Entradas más populares de este blog

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Tres años Volando al ras...

Hace tres años empecé a acariciar la idea de publicar mis escritos. Propósito algo soberbio si lo veo desde la creencia de que alguien quiere leer lo que pienso. Sin embargo, me hallaba en un momento muy particular de mi vida, y una vez que empecé a escribir sencillamente no pude parar.
Son muchos los que me acompañaron en ese tiempo, que hoy no están. La mujer que yo era hace tres años hoy es muy distinta. Me empeciné en este propósito, muté, me aislé cuando fue necesario, cuando no podía hacer otra cosa. Me hice acompañar cuando el tiempo así lo demandó. He vivido humillación, rechazo, pleitesía, una suerte de adoración por demás inmerecida. También he sentido respeto, admiración y aplauso. 
Son tres años de no creerme muchas cosas. Tres años de escribir con lo que he tenido. Unas veces mucho, otras veces absolutamente nada. Hubo momentos donde me vacié por completo, otros donde me replegué, avergonzada. Pero siempre volví, porque escribir se volvió más fuerte que yo. 
De Volando al ra…

Mi bronquitis

Desde mi primera juventud – la verdad que no sé son cuántas juventudes hay, ni quien las cuenta– tuve tendencia a los resfríos. Primero fue la congestión de los senos paranasales. Bastaba que lloviera para que mi nariz tuviera su propio tsunami. No podía usar perfume, ni bañarme con el clásico Palmolive rosa, que tanto gustaba a mi madre. Los olores me mataban.

Con el tiempo, y por suerte, esa condición fue variando; ya no era un payaso andante, puesto que mi nariz vivía enrojecida.

Yo fui creciendo y me di cuenta que algunas enfermedades traen consigo un andamiaje emocional. Y eventualmente me vi repitiendo, cada cierto tiempo, una bronquitis asmatiforme, así decía el diagnóstico. Yo siempre me propuse ver más allá, me pasaba de la línea, sacaba mis propias conclusiones; tuvieran ciencia o no, ellas me satisfacían y, al menos, me ayudaban a entender mejor mi deficiencia de salud y mi cuerpo.

Hace un tiempo que vengo callando, que vengo sintiendo harto y diciendo nada. He tenido potentes…