Ir al contenido principal

Tus crónicas

Puedes decirle a tu ego valiente, ...si! a ese que se jactó tantas veces de saberme como nadie más me supo, a ese que te convenció de conocer hasta el hálito diminuto de mis suspiros a medio quebrar, a ese ego tuyo, orgulloso, voluntarioso y grosero puedes decirle que estas sí son para ti.  Estas letras si van por ti.  

Declárate propietario vulgar de este verso.  A ver si logras engordar tu raquítica razón.  Esa que siempre te rodeó y te repletó la existencia de verdades infalibles.

Te has declarado puñal abierto en mi llaga.  Y sí que lo fuiste por un tiempo.  Solo que después  me hice con la fuerza de sacarla de mi pecho y a golpes de paciencia y soledad necesarias, he podido surcir con mis propios dedos cada palmo.

Te enorgulleces de no pertenecer al público que nombras vulgar, barato, mezquino e interesado.  Ese que se zambulle en el mundo que describo, del cual te autoproclamas protagonista.  Naturalmente, el orgullo de ser la daga no deja espacio para más. Ese orgullo, más que amplio te es bastante!. Y tanto te animas a hundirla, que crees que aún queda espacio para más heridas.  En la trastienda de tu ilusión inútil, te convences a ti mismo de tu diagnosis, y aseguras a tu ignorante audiencia que me alimento a diario de las migajas que caen de la mesa del que me sigue.

Es tan dócil el ignorante de la cosa!. Fácil de convencer.  Se le expone una verdad y se muestra como cierta, solo por poseer sangre, carne y dolor, logra conmover.  Que facil que es moverle la fibra a la gente.  Cediendo a la trampa, esa de la que me acusas, terminas mostrando en tu escenario un verso nimio, una exigua parte de tu verdad, solo que viciada con el impoluto criterio de tu idea deformada.  Fondo y forma son lo mismo.

Y en el circo que fue toda esta historia, siendo mi rol protagónico o antagónico... me pregunto simplemente, ¿se puede perder lo que nunca se tuvo?  Ya me lo creo que no...Todo camino es válido, toda lucha es comprensible, siempre que la premisa sea no perderse a uno mismo.  Yo he elegido mi camino y este sin duda es uno muy lejos del tuyo.

Al final ahi tienes tu daga. Como ves, está inmaculada, como tus opiniones...ya no hay sangre. Tonto inútil, que te has proclamado testaferro de mis letras.  Te hago dueño único de estas burdas líneas.


© Derechos de Autor Gnosis Rivera.-

Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

Tal y como he publicado en Wall Street International Magazine

Padezco de depresión. No puedo afirmar que nací con ella, pero sí sé que desde pequeña vivo días de intensa tristeza y desesperanza. Me considero una mujer exitosa, y lo soy; hasta hoy he acumulado logros que me hacen sentir valiosa e importante. He vivido momentos de plenitud y felicidad, generalmente tengo mucha vitalidad y energía. Si me miras, verás a una persona absolutamente normal, con brillo en la mirada, sociable, que sonríe y está presta para conversar y hacer bromas. Pero siempre la depresión ha estado ahí, rondándome cerca. Apenas descansa por tiempos, para regresar vigorosa. Muchos dicen que soy hermosa, atractiva e interesante. No solía prestarle atención a mi apariencia porque la verdad es que nunca me gusté mucho. De un lustro a la fecha es que empecé a reconocerme en ese terreno; antes me concebí de lo más corriente, alguien que no llamaba mucho la atención. Hay días en que despierto y me siento lo más insípi…

A nadie

¿Para quién van mis letras, mis poemas, mis versos?  Yo no tengo la respuesta.  Creo que soy poseída, soy apenas un canal... estas manos no son más mías. Estas letras no son tuyas, ni de él, o de aquel.  Anduve.  Anduve por todas partes, incluso por zonas nuevas, y solo era la fantasía de mujer que por momentos me habita. Hoy todo ha quedado en sueño.  Un propósito con manchas de futuro inconcluso. El cigoto de un sueño que nunca pensó ser proyecto. Y te escribo, y al mismo tiempo no lo hago.  Ni a ti ni a nadie.  Le escribo a la misma nada que rodea mi habitación.
Derechos de Autor Gnosis Rivera Derechos de Imagen Josephine Cardin https://photogrist.com/josephine-cardin/

Necedad

Abrí los labios y engullí un bocado de tu amor... mastiqué tus besos y, atragantándome con tu nombre,  juré volverme muda hasta no escuchar de nuevo tu voz de nuez y canela.  Tapo mis oidos, negando toda posibilidad de llanto y grito.  Te seguiré queriendo, mientras las orugas paran mariposas en mi espalda.

Derechos de autor Gnosis Rivera
Derechos de imagen: Josephine Cardin
Mujer de Espaldas
http://cardinphotography.com/