Ir al contenido principal

Destinados a no ser...



Si.  Se que la frase es muy común.  Bonita.  Quien la lee se deja seducir por lo romántica y objetiva que puede ser.  De inmediato retrotraer todos esos amores que no funcionaron es lo primero que puede llegar a la mente.  Pero no.  No a todos les cabe la frase. Muchos amores han estado justo para ser momento, perecederos, instantáneos como el café en polvo, y de usar y tirar.  No soy cruel por decirlo así. Solo soy realista.

Entonces, sí que hay un amor al que la frase le queda como un guante.  Ese amor donde colocaste toda tu inversión de tiempo, ganas, energías, fuerzas y mil cosas más.  Ese amor donde, quizás, terminaste por negociar parte de tu yo más básico.  A ese si le sirve. 

Hay un amor (o dos!) que llega y estas sumamente seguro que se quedará.  Ese con el que haces planes serios. Como revisar el plano de una casa por construir. Como el decidir qué eduación ofrecer a los hijos no nacidos.  Ese con quien acuerdas "en qué ciudad nos estableceremos".  Este tipo de conversaciones tiñen una relación de muchas promesas de todos los tonos de rosado y azul oscuro. Te hacen sentir más completa.  Como si en vez de dos brazos tuvieras cuatro.  Y es que practicamente es así.  Son dos cabezas dirigiendo la vista en paralelo hacia una misma dirección.

Pero verás, he dicho en paralelo... Las líneas paralelas van juntas, pero realmente nunca se unen. Tristemente, estas relaciones pueden tener mucho de todo. Son tan ciertas y reales que puedes tocar la corteza del futuro y sentir la textura del "nosotros" en él. Nada ni nadie te podría convencer de que realmente no será. Y al convencerte de ello podrías llegar a hacer toda suerte de cosas, incluyendo algunas dañinas para tu propia autoestima.

Por eso, cuando el "no puede ser" se asoma con su narizota respingona y empiezan los reveses a hacer acto de presencia, te paras como centurión a defender, a toda costa, lo que más tarde verás como indefendible. Llegará inclusive un momento donde te acusarás de no estar haciendo todo lo necesario. Toda vez que realizas esta concepción de ideas, empieza una espiral de desgaste mental y emocional que te arrastrará a un estadío bastante complicado.

Ahora bien, ¿de donde vienen esos "no puede ser" tan amenazantes?. Pareciera que no es responsabilidad de los miembros de la relación. Cierto es que las variables externas pueden influir en el presente y futuro del vínculo, pero también es cierto que cuando los fundamentos son sólidos, cualquier amenaza externa puede dejar una relación más fortalecida que como la encuentra. Más que terminarla, la arraiga aún más.  

Si a todo lo anterior agregamos los dañinos apegos, la cosa se complica mucho más. Aferrarnos a gentes, solo por que si.  Convencernos de ideas tan dañinas como los "sin ti no puedo vivir", "eres lo mejor que me ha pasado" "no creo que pueda volver a amar como te amé", y puedo amanecer aquí citando frases.  Si te compraste todas estas ideas solo te jodiste.  A ello, un poco de terapia congnitiva viene como anillo al dedo. Entre tantos millones de personas en el mundo y juras que no puedes vivir sin una?. Sí. Se que es solo una frase, que es una simple alegoría del sufrimiento del momento. Pero resulta que el cerebro no distingue frases reales de las de mentiras. Se creerá tus pensamientos y tus decires y entonces te tomará mucho más tiempo salir de esa relación destinada a no ser si te vives repitiendo semejantes barbaridades.

Se que cuesta. Lo he vivido. Sobre todo cuando la cultura que nos rodea nos juega en contra. Pero hay que empezar a cuidar y fortalecer la relación más importante que tenemos, y es la propia.  No podremos estar sin nosotros mismos nunca, nos levantaremos y nos acostaremos a nuestro lado por siempre, hasta morir. La premisa de toda relación es la de ser felices. Si eso no lo logra, no sirve.  Por muchos planes que se hayan hecho, por muy cierto que haya parecido todo.  


Nos vemos a la siguiente....





Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

Tal y como he publicado en Wall Street International Magazine

Padezco de depresión. No puedo afirmar que nací con ella, pero sí sé que desde pequeña vivo días de intensa tristeza y desesperanza. Me considero una mujer exitosa, y lo soy; hasta hoy he acumulado logros que me hacen sentir valiosa e importante. He vivido momentos de plenitud y felicidad, generalmente tengo mucha vitalidad y energía. Si me miras, verás a una persona absolutamente normal, con brillo en la mirada, sociable, que sonríe y está presta para conversar y hacer bromas. Pero siempre la depresión ha estado ahí, rondándome cerca. Apenas descansa por tiempos, para regresar vigorosa. Muchos dicen que soy hermosa, atractiva e interesante. No solía prestarle atención a mi apariencia porque la verdad es que nunca me gusté mucho. De un lustro a la fecha es que empecé a reconocerme en ese terreno; antes me concebí de lo más corriente, alguien que no llamaba mucho la atención. Hay días en que despierto y me siento lo más insípi…

A nadie

¿Para quién van mis letras, mis poemas, mis versos?  Yo no tengo la respuesta.  Creo que soy poseída, soy apenas un canal... estas manos no son más mías. Estas letras no son tuyas, ni de él, o de aquel.  Anduve.  Anduve por todas partes, incluso por zonas nuevas, y solo era la fantasía de mujer que por momentos me habita. Hoy todo ha quedado en sueño.  Un propósito con manchas de futuro inconcluso. El cigoto de un sueño que nunca pensó ser proyecto. Y te escribo, y al mismo tiempo no lo hago.  Ni a ti ni a nadie.  Le escribo a la misma nada que rodea mi habitación.
Derechos de Autor Gnosis Rivera Derechos de Imagen Josephine Cardin https://photogrist.com/josephine-cardin/

Necedad

Abrí los labios y engullí un bocado de tu amor... mastiqué tus besos y, atragantándome con tu nombre,  juré volverme muda hasta no escuchar de nuevo tu voz de nuez y canela.  Tapo mis oidos, negando toda posibilidad de llanto y grito.  Te seguiré queriendo, mientras las orugas paran mariposas en mi espalda.

Derechos de autor Gnosis Rivera
Derechos de imagen: Josephine Cardin
Mujer de Espaldas
http://cardinphotography.com/