Ir al contenido principal

Fábula de dos otoños: novedades


Luego de que los dos otoños se dedicaron a confabular contra ella, (o a su favor!...realmente...), algunas cosas habian variado en la casa.   Habian cambiado las cortinas.  Barrieron todas las hojas secas esparcidas por el piso y tres veces por dia, se esparcía un delicioso aroma a café recién colado. Ellos dos se sentaban en la silla de la terraza trasera a conversar sobre sus avances.

Ella, que siempre llegaba de la calle a la misma hora, no siempre advertía la presencia de estos dos en su casa.  Se los tropezaba sentados en la cama, otras veces en la cocina friendo tocino con pan de linaza. Otras veces en el baño tomando un ducha fria.  Ellos estaban cómodos en su casa y ella cada día los ignoraba más. Pero no era a drede.  Ella sencillamente empezó a olvidarse de ellos y de las razones por las que se instalaron y ocuparon su morada.

Esa tarde, caminó despacio al baño. Iba desnuda.  Se había apoderado de ella un sentimiento irreverente y morboso. Tenía un tiempo sintiendose distinta.  Al parecer, los nuevos olores que reinaban en la estancia le estaban despertando trozos de piel. O quizá era el color de las cortinas, eran de un amarillo vibrante y coqueto.  Las nostalgias, esas que antes consumía mañana y noche, ahora eran recuerdo remoto y reseco. El primer otoño le miró el caminar.  Le admiró el contoneo de sus caderas, los muslos fortalecidos y unas pantorillas hermosas. Se sintió complacido y sabía que era cuestión de tiempo irse con su par del lugar.

-¿La has visto?...Sí. -Respondió un otoño al otro.
-Y me ha sorprendido, porque juraría que la he visto sonreir.  Ya no pelea tanto!. 

-Cierto!  Hace dos noches estuvo cantando y bailando sola en la sala.  Te juro que estaba sola... movia los brazos como loca estaciada y se reia.  Pensé que se había fumado algo, pero no.  Parecía genuinamente feliz, y en forma saludable.

-¿Qué nos falta?
- Muy poco.  Me doy cuenta que aveces no se percata de nosotros.  Se acostumbró, pero cada día nos dedica menos tiempo, ya no emplea horas y horas para conversarnos sobre los tonos grises.  Duerme sus noches completas. No me pide compañía.  -lo hace contigo?

-No. Creo que no nos necesita como antes.  Es cuestion de tiempo eso de irnos.  Hicimos nuestro trabajo.  Además,  aquí ya no huele a otoño, nosotros ya no combinamos.



Ella estaba muy ajena a todo cuanto charlaban los caballeros ocres en la sala.  Hacía tiempo que no les prestaba mucha atención.  Solo los dejaba ser,  Ella cantaba en la ducha, se sentía viva.  El agua fria le retozaba por el cuerpo y sus turgentes pechos le hacían franca reverencia.  Sentía algo parecido a la felicidad.

Tenía ganas de viajar.  Dejar la casa por dos o tres semanas.  Quería ir a alguna ciudad donde fuera primavera.  Si! eso haría...viajaría!.  Tenia hambre de colores, olores suaves y fuertes, mezclados. Guau!! tenía ganas! eso ya sí que era mucho...


© Derechos de Autor Gnosis Rivera.-



Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

Tal y como he publicado en Wall Street International Magazine

Padezco de depresión. No puedo afirmar que nací con ella, pero sí sé que desde pequeña vivo días de intensa tristeza y desesperanza. Me considero una mujer exitosa, y lo soy; hasta hoy he acumulado logros que me hacen sentir valiosa e importante. He vivido momentos de plenitud y felicidad, generalmente tengo mucha vitalidad y energía. Si me miras, verás a una persona absolutamente normal, con brillo en la mirada, sociable, que sonríe y está presta para conversar y hacer bromas. Pero siempre la depresión ha estado ahí, rondándome cerca. Apenas descansa por tiempos, para regresar vigorosa. Muchos dicen que soy hermosa, atractiva e interesante. No solía prestarle atención a mi apariencia porque la verdad es que nunca me gusté mucho. De un lustro a la fecha es que empecé a reconocerme en ese terreno; antes me concebí de lo más corriente, alguien que no llamaba mucho la atención. Hay días en que despierto y me siento lo más insípi…

A nadie

¿Para quién van mis letras, mis poemas, mis versos?  Yo no tengo la respuesta.  Creo que soy poseída, soy apenas un canal... estas manos no son más mías. Estas letras no son tuyas, ni de él, o de aquel.  Anduve.  Anduve por todas partes, incluso por zonas nuevas, y solo era la fantasía de mujer que por momentos me habita. Hoy todo ha quedado en sueño.  Un propósito con manchas de futuro inconcluso. El cigoto de un sueño que nunca pensó ser proyecto. Y te escribo, y al mismo tiempo no lo hago.  Ni a ti ni a nadie.  Le escribo a la misma nada que rodea mi habitación.
Derechos de Autor Gnosis Rivera Derechos de Imagen Josephine Cardin https://photogrist.com/josephine-cardin/

Necedad

Abrí los labios y engullí un bocado de tu amor... mastiqué tus besos y, atragantándome con tu nombre,  juré volverme muda hasta no escuchar de nuevo tu voz de nuez y canela.  Tapo mis oidos, negando toda posibilidad de llanto y grito.  Te seguiré queriendo, mientras las orugas paran mariposas en mi espalda.

Derechos de autor Gnosis Rivera
Derechos de imagen: Josephine Cardin
Mujer de Espaldas
http://cardinphotography.com/