Ir al contenido principal

Fábula de dos otoños: novedades


Luego de que los dos otoños se dedicaron a confabular contra ella, (o a su favor!...realmente...), algunas cosas habian variado en la casa.   Habian cambiado las cortinas.  Barrieron todas las hojas secas esparcidas por el piso y tres veces por dia, se esparcía un delicioso aroma a café recién colado. Ellos dos se sentaban en la silla de la terraza trasera a conversar sobre sus avances.

Ella, que siempre llegaba de la calle a la misma hora, no siempre advertía la presencia de estos dos en su casa.  Se los tropezaba sentados en la cama, otras veces en la cocina friendo tocino con pan de linaza. Otras veces en el baño tomando un ducha fria.  Ellos estaban cómodos en su casa y ella cada día los ignoraba más. Pero no era a drede.  Ella sencillamente empezó a olvidarse de ellos y de las razones por las que se instalaron y ocuparon su morada.

Esa tarde, caminó despacio al baño. Iba desnuda.  Se había apoderado de ella un sentimiento irreverente y morboso. Tenía un tiempo sintiendose distinta.  Al parecer, los nuevos olores que reinaban en la estancia le estaban despertando trozos de piel. O quizá era el color de las cortinas, eran de un amarillo vibrante y coqueto.  Las nostalgias, esas que antes consumía mañana y noche, ahora eran recuerdo remoto y reseco. El primer otoño le miró el caminar.  Le admiró el contoneo de sus caderas, los muslos fortalecidos y unas pantorillas hermosas. Se sintió complacido y sabía que era cuestión de tiempo irse con su par del lugar.

-¿La has visto?...Sí. -Respondió un otoño al otro.
-Y me ha sorprendido, porque juraría que la he visto sonreir.  Ya no pelea tanto!. 

-Cierto!  Hace dos noches estuvo cantando y bailando sola en la sala.  Te juro que estaba sola... movia los brazos como loca estaciada y se reia.  Pensé que se había fumado algo, pero no.  Parecía genuinamente feliz, y en forma saludable.

-¿Qué nos falta?
- Muy poco.  Me doy cuenta que aveces no se percata de nosotros.  Se acostumbró, pero cada día nos dedica menos tiempo, ya no emplea horas y horas para conversarnos sobre los tonos grises.  Duerme sus noches completas. No me pide compañía.  -lo hace contigo?

-No. Creo que no nos necesita como antes.  Es cuestion de tiempo eso de irnos.  Hicimos nuestro trabajo.  Además,  aquí ya no huele a otoño, nosotros ya no combinamos.



Ella estaba muy ajena a todo cuanto charlaban los caballeros ocres en la sala.  Hacía tiempo que no les prestaba mucha atención.  Solo los dejaba ser,  Ella cantaba en la ducha, se sentía viva.  El agua fria le retozaba por el cuerpo y sus turgentes pechos le hacían franca reverencia.  Sentía algo parecido a la felicidad.

Tenía ganas de viajar.  Dejar la casa por dos o tres semanas.  Quería ir a alguna ciudad donde fuera primavera.  Si! eso haría...viajaría!.  Tenia hambre de colores, olores suaves y fuertes, mezclados. Guau!! tenía ganas! eso ya sí que era mucho...


© Derechos de Autor Gnosis Rivera.-



Entradas más populares de este blog

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Tres años Volando al ras...

Hace tres años empecé a acariciar la idea de publicar mis escritos. Propósito algo soberbio si lo veo desde la creencia de que alguien quiere leer lo que pienso. Sin embargo, me hallaba en un momento muy particular de mi vida, y una vez que empecé a escribir sencillamente no pude parar.
Son muchos los que me acompañaron en ese tiempo, que hoy no están. La mujer que yo era hace tres años hoy es muy distinta. Me empeciné en este propósito, muté, me aislé cuando fue necesario, cuando no podía hacer otra cosa. Me hice acompañar cuando el tiempo así lo demandó. He vivido humillación, rechazo, pleitesía, una suerte de adoración por demás inmerecida. También he sentido respeto, admiración y aplauso. 
Son tres años de no creerme muchas cosas. Tres años de escribir con lo que he tenido. Unas veces mucho, otras veces absolutamente nada. Hubo momentos donde me vacié por completo, otros donde me replegué, avergonzada. Pero siempre volví, porque escribir se volvió más fuerte que yo. 
De Volando al ra…

Mi bronquitis

Desde mi primera juventud – la verdad que no sé son cuántas juventudes hay, ni quien las cuenta– tuve tendencia a los resfríos. Primero fue la congestión de los senos paranasales. Bastaba que lloviera para que mi nariz tuviera su propio tsunami. No podía usar perfume, ni bañarme con el clásico Palmolive rosa, que tanto gustaba a mi madre. Los olores me mataban.

Con el tiempo, y por suerte, esa condición fue variando; ya no era un payaso andante, puesto que mi nariz vivía enrojecida.

Yo fui creciendo y me di cuenta que algunas enfermedades traen consigo un andamiaje emocional. Y eventualmente me vi repitiendo, cada cierto tiempo, una bronquitis asmatiforme, así decía el diagnóstico. Yo siempre me propuse ver más allá, me pasaba de la línea, sacaba mis propias conclusiones; tuvieran ciencia o no, ellas me satisfacían y, al menos, me ayudaban a entender mejor mi deficiencia de salud y mi cuerpo.

Hace un tiempo que vengo callando, que vengo sintiendo harto y diciendo nada. He tenido potentes…