Ir al contenido principal

Noche Buena y Navidad

Ya es 24 de diciembre, víspera de Navidad y es para muchos la fecha más emblemática del año. La cena de Noche Buena es una excelente oportunidad para compartir en familia, sobre todo porque durante el año no siempre es posible reunirlos a todos, entonces esta cena es la excusa perfecta y hasta los más reacios ceden al encuentro.

En mi caso, estaré con mi hermana y sobrinos.  Haré un maravilloso Arroz Navideño, con la receta que encontraré en Revestida.  Es una receta tan fácil de hacer y por demás deliciosa, que ya me animo a repetirla en la cena de Año Nuevo.


Este año ha sido uno repleto de aprendizajes. Un año cargado de retos, algunos totalmente superados, otros a medio camino.  Como sabrán, ya estoy publicando en Revestida Portal Femenino, esto me permite llegar a más público, lo cual deseo, sobre todo porque quisiera más dominicanos entre mis lectores. Mi meta mayor es poder publicar en algún medio que no sea virtual.  Como mujer nacida en la generación X, mi amor por el papel no muere y siempre adoro escribir a lápiz sobre la hoja, manipular un libro, leerlo, y salirme un poco de lo virtual.


Ya empecé a escribir lo que sería mi primer libro. Soy novata en esto, pero imagino que nadie llega al dos sin primero pasar por el uno, así que lo principal, que es empezar, ya arrcancó.  Que tome el tiempo que tome para que sea bueno es lo que deseo.


Deseo a todos que pasen una bella noche, no se tomen todo el ron, que hay más dias y siempre podremos comprar más. En fin, hagan lo que gusten, pero por sobre todo, sean felices y si con ello hacen feliz al de al lado, pues mejor.


Yo no puedo decirles que esta sería mi última entrega del año. La musa se gobierna sola y si se me aparece en medio de la noche, pues a componer.  Espero verlos pronto y que pasen una felicísima noche!  


Feliz Navidad!


Entradas más populares de este blog

Antes de amarte...

Antes de amarte, déjame contarte de mis espinas, como adornan mis esquinas y me hieren todavía; pero también tengo rosas.  Si te acercas solo un poco podrás ver que soy hermosa solo que no lo sabía.  
Antes de amarte, déjame mostrarte mis demonios,  mis motivos y mis incordios.   Quiero que veas mis sueños, mis dolores, mis anhelos. Que sepas que yo he llorado,  pero igual se de alegrías.  Que sé de la lejanía, de la distancia que empapa,  de la comezón del alma cuando sola se imagina.
Que he sorprendido las noches bañándome en un recuerdo de algo que yo pensé cierto,  pero me quedé colgada, con mi alma enamorada sin saber lo que ocurría.   La mentira se metía lentamente por mis huesos y la ilusión escupía en mi cara sus deseos.
Quiero contarte que amo,  que suspiro y que aún espero. Que mi cuerpo tiene frío y por dentro prende fuego.   Antes de amarte te cuento, porque quiero que te enteres que padezco de la ausencia de un amor que no es presencia,  y tú que ahora te asomas, pienso quizá no comprendas.
Que no …

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Sonrisa mentira

Mi sonrisa, de cuarzo y granito, era cuajada y pesada.
Se extendía de izquierda a derecha, haragana y con pocas ganas de ser. Con sus manos de renacuajo, se sostuvo de mi boca y se instaló en mis labios, pretendiendo engañar al semejante que observaba en mi esquina.

Mi sonrisa, antes de amarillo robusto, ahora era color cristal,
y al intentar ser en ella lo que en verdad no soy, se fragmentó sobre mi barbilla, y miles de trozos se esparcieron por mi regazo, distribuyendo a pares el aburrimiento de mi desdicha.

Ya no tenía por qué sonreír más. Ya la máscara había sido descubierta. No más sonrisas para mí, ni para el semejante de la esquina.


©Derechos Reservados Gnosis Rivera.-