Ir al contenido principal

Diciembre y yo



Llegó diciembre.  Un mes muy esperado por muchos, por razones diversas. En mi caso particular, bien podría saltar noviembre hasta llegar a enero y quedarse diciembre en la agenda de los pendientes eternos.

Será que soy una Grinch, pero diciembre para mi solo significa la bulla de la gente que se vuelve loca, porque parece que no habrá vida más allá de enero.  Tener más cuidado del que ya tengo de ser asaltada, porque luego del 10 de diciembre, con la entrega del salario 13, y en algunos casos los bonos navideños, el aire huele a dinero y la gente, que no hace esfuerzos en ser discretos, se esmera en mostrarlo. Conducir un 24 o un 31 de diciembre es, hasta cierto punto, exponerse por el manejo temerario de muchos conductores bajo los efectos del alcohol.  En fin...

Otra cosa de la Navidad que no me gusta, son los "buenos deseos" de algunas personas, que en honor a la verdad, me saben a tiza.  Gente que se pasa el año entero siendo mentirosa, mezquina, chismosa, desententida del dolor ajeno (podría amanecer en este párrafo), y de repente, del primero al último día de diciembre, entran en un "formato de bondad" tan grandioso como efímero.

Diciembre es un mes tan igual como otros, solo que con más dinero, con un comercio desbordante, un consumo sin referente de alcohol y comida y mucha propaganda empalagosa.  Eso sí! las peliculas si que me encantan!. Cuando era pequeña, diciembre era el mes más ansiado para mi. Abuela Inés y Papá Pedro, junto con los tios venian a casa a cenar en Noche Buena. Los niños del edificio quemábamos brillo fino, de esos de lustrar ollas, y lográbamos unas chispas preciosísimas de luz que practicamente cerraban la calle. Era la mejor oportunidad para comer pollo asado, uvas, manzanas y coquitos. Ahora hay pollo horneado en cada esquina y todos los días.  Las uvas y las manzanas adornas las estanterias de frutas de cualquier supermercado y yo no soy una niña, Crecí y me enteré de cómo son las cosas realmente.

Para mi la Navidad solo vale la pena cuado veo la risa honesta y sincera en la gente buena e inocente.  Los niños siguien siendo mis favoritos en Navidad.  Verles las caras cuando ven las luces y cuando destapan regalos es algo de apreciar.  Sobre todo cuando son niños que viven en calles sin aceras ni pavimento, sin parques donde ir los sábados a las 5 de la tarde.  En sus miradas es que veo la Navidad, y creanme, la puedo ver los 12 meses del año.

Por todo lo anterior son mis reincidentes preguntas para estas fechas.  ¿por qué esperar a diciembre para ser positivos, buenos, bondadosos, caritativos, compasivos, empáticos?...Será que solo luce ser así en diciembre, haciéndole creer a los "otros" que llevan el espíritu de un Jesús al que solo toman de ejemplo por unos días?

Por mi parte, esas fechas son para estar con quien o quienes se ama y en la tranquilidad.  Una de dos: o me estoy poniendo vieja o soy una aburrida...

¿Qué opinan ustedes?

Nos vemos a la siguiente.

-Tengo varios versos entre costilla y pecho (siempre se parquean de ese lado, aveces por los hombros!)...se los entrego prontito-

Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

Tal y como he publicado en Wall Street International Magazine

Padezco de depresión. No puedo afirmar que nací con ella, pero sí sé que desde pequeña vivo días de intensa tristeza y desesperanza. Me considero una mujer exitosa, y lo soy; hasta hoy he acumulado logros que me hacen sentir valiosa e importante. He vivido momentos de plenitud y felicidad, generalmente tengo mucha vitalidad y energía. Si me miras, verás a una persona absolutamente normal, con brillo en la mirada, sociable, que sonríe y está presta para conversar y hacer bromas. Pero siempre la depresión ha estado ahí, rondándome cerca. Apenas descansa por tiempos, para regresar vigorosa. Muchos dicen que soy hermosa, atractiva e interesante. No solía prestarle atención a mi apariencia porque la verdad es que nunca me gusté mucho. De un lustro a la fecha es que empecé a reconocerme en ese terreno; antes me concebí de lo más corriente, alguien que no llamaba mucho la atención. Hay días en que despierto y me siento lo más insípi…

A nadie

¿Para quién van mis letras, mis poemas, mis versos?  Yo no tengo la respuesta.  Creo que soy poseída, soy apenas un canal... estas manos no son más mías. Estas letras no son tuyas, ni de él, o de aquel.  Anduve.  Anduve por todas partes, incluso por zonas nuevas, y solo era la fantasía de mujer que por momentos me habita. Hoy todo ha quedado en sueño.  Un propósito con manchas de futuro inconcluso. El cigoto de un sueño que nunca pensó ser proyecto. Y te escribo, y al mismo tiempo no lo hago.  Ni a ti ni a nadie.  Le escribo a la misma nada que rodea mi habitación.
Derechos de Autor Gnosis Rivera Derechos de Imagen Josephine Cardin https://photogrist.com/josephine-cardin/

Necedad

Abrí los labios y engullí un bocado de tu amor... mastiqué tus besos y, atragantándome con tu nombre,  juré volverme muda hasta no escuchar de nuevo tu voz de nuez y canela.  Tapo mis oidos, negando toda posibilidad de llanto y grito.  Te seguiré queriendo, mientras las orugas paran mariposas en mi espalda.

Derechos de autor Gnosis Rivera
Derechos de imagen: Josephine Cardin
Mujer de Espaldas
http://cardinphotography.com/