Ir al contenido principal

Diciembre y yo



Llegó diciembre.  Un mes muy esperado por muchos, por razones diversas. En mi caso particular, bien podría saltar noviembre hasta llegar a enero y quedarse diciembre en la agenda de los pendientes eternos.

Será que soy una Grinch, pero diciembre para mi solo significa la bulla de la gente que se vuelve loca, porque parece que no habrá vida más allá de enero.  Tener más cuidado del que ya tengo de ser asaltada, porque luego del 10 de diciembre, con la entrega del salario 13, y en algunos casos los bonos navideños, el aire huele a dinero y la gente, que no hace esfuerzos en ser discretos, se esmera en mostrarlo. Conducir un 24 o un 31 de diciembre es, hasta cierto punto, exponerse por el manejo temerario de muchos conductores bajo los efectos del alcohol.  En fin...

Otra cosa de la Navidad que no me gusta, son los "buenos deseos" de algunas personas, que en honor a la verdad, me saben a tiza.  Gente que se pasa el año entero siendo mentirosa, mezquina, chismosa, desententida del dolor ajeno (podría amanecer en este párrafo), y de repente, del primero al último día de diciembre, entran en un "formato de bondad" tan grandioso como efímero.

Diciembre es un mes tan igual como otros, solo que con más dinero, con un comercio desbordante, un consumo sin referente de alcohol y comida y mucha propaganda empalagosa.  Eso sí! las peliculas si que me encantan!. Cuando era pequeña, diciembre era el mes más ansiado para mi. Abuela Inés y Papá Pedro, junto con los tios venian a casa a cenar en Noche Buena. Los niños del edificio quemábamos brillo fino, de esos de lustrar ollas, y lográbamos unas chispas preciosísimas de luz que practicamente cerraban la calle. Era la mejor oportunidad para comer pollo asado, uvas, manzanas y coquitos. Ahora hay pollo horneado en cada esquina y todos los días.  Las uvas y las manzanas adornas las estanterias de frutas de cualquier supermercado y yo no soy una niña, Crecí y me enteré de cómo son las cosas realmente.

Para mi la Navidad solo vale la pena cuado veo la risa honesta y sincera en la gente buena e inocente.  Los niños siguien siendo mis favoritos en Navidad.  Verles las caras cuando ven las luces y cuando destapan regalos es algo de apreciar.  Sobre todo cuando son niños que viven en calles sin aceras ni pavimento, sin parques donde ir los sábados a las 5 de la tarde.  En sus miradas es que veo la Navidad, y creanme, la puedo ver los 12 meses del año.

Por todo lo anterior son mis reincidentes preguntas para estas fechas.  ¿por qué esperar a diciembre para ser positivos, buenos, bondadosos, caritativos, compasivos, empáticos?...Será que solo luce ser así en diciembre, haciéndole creer a los "otros" que llevan el espíritu de un Jesús al que solo toman de ejemplo por unos días?

Por mi parte, esas fechas son para estar con quien o quienes se ama y en la tranquilidad.  Una de dos: o me estoy poniendo vieja o soy una aburrida...

¿Qué opinan ustedes?

Nos vemos a la siguiente.

-Tengo varios versos entre costilla y pecho (siempre se parquean de ese lado, aveces por los hombros!)...se los entrego prontito-

Entradas más populares de este blog

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones...
Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo.
El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible.
Eso es escribir....
Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Comida y masturbación

En ocasiones, comer sin compañía es como masturbarse. Con ingenuidad les pidoque no se estacionen en la palabra masturbación y se abran, sin prejuicios, a lo que quiero significar. 

Verán, tienes todos esos ingredientes maravillosos sobre tu mesa en la cocina. En tu tabla de abedul, has dispuesto filete de pechuga de pollo y le espolvoreas pimienta y sal, un maravilloso matrimonio de cocina que hasta tiene su propio verbo: salpimentar. Te sientes creativo y te atreves con un poco de albahaca seca. La estancia huele divino, porque has puesto a hervir dos papas y agregaste dos hojas de laurel, entonces la magia se ha esparcido por todos lados. Te vas directo al frutero y sacas un tomate pequeño -total, es solo para ti-.Te encanta ver como el cuchillo se clava en la pulpa jugosa y roja del tomate que, sometido al filo de la hoja, despide todos sus jugos. Si eres amante de los cuchillos, como yo, admirarás la maravilla de un corte limpio, tantocomo el imponente sabor de la rúcula.
En fin, …

Tres años Volando al ras...

Hace tres años empecé a acariciar la idea de publicar mis escritos. Propósito algo soberbio si lo veo desde la creencia de que alguien quiere leer lo que pienso. Sin embargo, me hallaba en un momento muy particular de mi vida, y una vez que empecé a escribir sencillamente no pude parar.
Son muchos los que me acompañaron en ese tiempo, que hoy no están. La mujer que yo era hace tres años hoy es muy distinta. Me empeciné en este propósito, muté, me aislé cuando fue necesario, cuando no podía hacer otra cosa. Me hice acompañar cuando el tiempo así lo demandó. He vivido humillación, rechazo, pleitesía, una suerte de adoración por demás inmerecida. También he sentido respeto, admiración y aplauso. 
Son tres años de no creerme muchas cosas. Tres años de escribir con lo que he tenido. Unas veces mucho, otras veces absolutamente nada. Hubo momentos donde me vacié por completo, otros donde me replegué, avergonzada. Pero siempre volví, porque escribir se volvió más fuerte que yo. 
De Volando al ra…