Llegada


Deja de toser tu pena al viento,
no arañes más la desdicha!
no grites tu tristeza, sorda, al estéril,
yo estoy aquí!...
Desenrosca tus piernas,
desentiende ya, tu postura de feto abandonado,
tus ardentías y clamores han llegado al
precipicio de su fin.

Estoy aquí!
Vine con el viento al norte,
a quemar tus viejas historias.
Con fuego rojo he llegado,
para reverdecer tus cimientos,
quebrantaré tus andamios
y nos haré un nuevo techo.

Deja ya ese cuento triste,
esa leyenda... mito imposible!
estoy aqui, y las odres viejas se rompen,
mi vino es de otro viñedo!
cual Cristo, con brazos abiertos te renuevo,
de tu sueño te despierto...

Estoy aquí.  Llegué!
di un salto desde la torre en tu cabeza
y aterricé en la cima de tus pezones,
me hice con tus cosquillas, anochecidas de espera...
estoy aquí! entérate!
porque tus más lúgubres temores
han de irse... para siempre.

He llegado a ti un enero,
...no hay para un diciembre viejo.
Giraré tus primaveras, y de cabeza parirán tus flores,
ya nada será igual, todo será nuevo!
deja ya el susurro de tu pena muerta,
el pasado ya no hiede,
ya se ha ido!
te he traído margaritas y jazmines
ven a oleras...
huelen a amor, bienvenido!


© Derechos de Autor Gnosis Rivera.-


Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

A nadie

Necedad