VIENTO

Fotografía de Oleg Oprisco

El viento tiene tu aroma...
abro la boca, y en mis papilas te salivas,
me sabes a miel y sal mezclados.
Hueles a lluvia de tres de la tarde,
sobre mi asfaltado vientre
de hojas tupido.

Del viento tu voz recibo,
portentosa y ronca,
la escucho susurrar entre mis piernas
y me calienta la vida...
Ella me transporta al Eden
donde Eva desnudó sus costillas.

Yo, que antes me creí sorda,
me descubro caminando por inviernos de granizo!
los oigo rebuznar bajo mis plantas,
y me cortan, más no sangro...
Salen de ellas mariposas púrpuras,
cada una con una oruga en la mano!

En el viento, tus risas escondidas,
se han fugado por el aire.
Y de él me bebo tus besos,
que pendulan presurosos
y se sostienen de nubes.
Por sobre ellas me sujeto y me resbalo
y sobre tu espalda caigo, de bruces...

Levito como pluma...
Del viento tu caricia y tu beso,
esos que me bebí, hace párrafo y medio
Sobre tu viento me meso y fallezco
y en tu mismo viento,
ese que me despeina,
despierto.


© Derechos de Autor Gnosis Rivera.-

Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

A nadie

Necedad