Obsesión

Imagen de Mujer, de Teixo López
Me llamas obsesa...
solo porque te pienso innúmeras veces.
Porque te creo mío,
y porque soy fuego si otra te mira.

Me llamas obsesa...
porque no paro de meditar en tus besos,
porque tejo cada caricia con otra, y el manto ya es largo!
como largas son mis noches, en tu ausencia.

Me llamas obsesa...
porque respiro tu aire,
y me alimento de la promesa de sentirte!
porque recojo las migajas que caen de tu mesa,
y gota a gota, mojo mi lengua,
para no morir en tu sed...

Me llamas obsesa...
porque a falta de no tenerte, te invento,
e improviso caricias locas...
Obsesa!, porque mis dedos son el ingenioso tutor de tus manos,
y voluntariosos, me recorren bajo el hechizo de tu recuerdo!

Me llamas obsesa...
porque imagino mi vientre ardido en tu incandescencia,
porque prendo, solo por verte...
porque tiemblo, solo de oirte.
Porque muero en tí, tantas veces como vivo!

Una obsesa!...y no quiero conocer de la cordura,
que aburre de ti, pues no te sabe...
que bosteza tonta y con las piernas cruzadas en la silla.
Y sí, amor mio!
la verdad endulza tu lengua!
¡soy una obsesa de ti...!
...he perdido la cordura desde un siete!
divino día en que te instalaste en mi traspatio,
 y en mi entrada colocaste tu trono! 
y desde ahí, me reinas y gobiernas!


© Derechos de Autor Gnosis Rivera.-



Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

A nadie

Ocho lágrimas