Dispendio de besos


No te ahorres los besos. Sabes? Ellos pueden morir de todas formas en cualquier otra piel.... Colócalos, mejor, en mi seno. Que hagan hogar en mis pechos. Suicídalos todos en mis labios. Entiérralos en mi carne, y de ellos nacerán mariposas azules, con puntitos verdes de deseo y franjas rojas de esperanza. 

No. No te ahorres los besos. Ni las caricias.  Veras... tienen fecha de caducidad.  Mejor, viértelos sobre mi vientre.  Hazte un viñedo con ellos, apriétalos labio contra labio y de beso en beso, bebamos nuestro vino.  No te guardes nada, bésame y quédate a mi lado. 
Solo, no te ahorres los besos.

© Derechos de Autor Gnosis Rivera.-


Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

A nadie

Ocho lágrimas