Ir al contenido principal

¡Sigo aquí…!

No amigos, no me he ido a ninguna parte. Les cuento, me han pasado muchas cosas, de esas que te dejan mejor que como te encuentran, porque te enseñan mucho.  Te muestran la verdadera naturaleza del ser humano, o al menos, te la recuerdan.   Digamos que mi cielo ha estado variopinto; he tenido tronadas y tornados, aguaceros fuertes y chubascos.  He tenido soles maravillosos y, por días, cambalache de nubes grises. Pero estoy aquí, no me he ido a ningún lado, ni pretendo hacerlo.  

En estos momentos mi "máquina" está en el taller, y sin posibilidades de retornar bien. Con lo que representa un computador para alguien que escribe. Por momentos tengo arcadas de letras, y me paso días vomitando poesía, pero solo en mi mente. Me aseguro de dejar rastros en papel, con la esperanza de hilvanar ideas concretas más adelante. Envidio a los escritores que pueden darse el lujo de encerrarse en su espacio y recrean sus rituales para escribir y escribir sin interrupciones.  O a quien puede escaparse a un café y tejer historias por horas. Entre mi trabajo de oficina y mi rol de madre, prácticamente debo fabricar  tiempo para escribir.  Y es así como he logrado mantener este espacio por poco más de un año.

Pero, ¿es que soy escritora, poeta o algo que se le asemeje?. Nunca me dió por tildarme de ser algo.  Tengo mi filosofía sobre eso de "ser" y "hacer".  Hubo días en mi vida donde alguien, a quien le reconozco méritos en materia de poesía, me animó a autoproclamarme poeta.  El nombre siempre me pareció mi grueso para mi piel, pero con el tiempo el ego ganó y me compré la historia de llamarme "poeta", para luego recibir un ramplimazo* en mis oídos escuchando que sí lo era, pero de poca monta, algo falso o que aparenta ser, como decir "poeta de pacotilla". Lo cual significó mi cable a tierra.  Es bueno no creerse mucho la gran mierda, como decimos en mi isla.  Lo cierto es que escribir es mi terapia, es lo que amo.  No voy tras vítores ni títulos. Además, si permito que las opiniones me definan, ahí sí que la fastidié.

Les cuento que recientemente tuve un interesante encuentro con mis otoños, esos que me han estado acompañando desde diciembre de 2011.  Nuestra relación ha tenido su metamorfosis y, hoy por hoy, es muy diferente a como era en el principio. Digamos que ya no dependo mucho de ellos, pero les he aceptado como parte importante de mi casa.  De eso les contaré más adelante.  También tengo pendiente decirles qué ocurrió con Lucía y Andrés.  Además, hay una Fiesta Blanca pujando por salir.  ¡Y saldrá!

Aunque mi computadora haya sido vulnerada, o mi celular haya muerto "misteriosamente" por casi 24 horas, para luego despertar así, sin más, estoy aquí.  Estoy hecha de una madera que ignita, pero no se hace cenizas. Eso de claudicar no está en mi horizonte.

Les dejo un abrazo a todos y nos vemos pronto. 

Cariños, 
Gnosis


*Expresión muy popular del dominicano, que alude a un golpe recibido que te deja tonto y sin sentido.

Entradas más populares de este blog

Antes de amarte...

Antes de amarte, déjame contarte de mis espinas, como adornan mis esquinas y me hieren todavía; pero también tengo rosas.  Si te acercas solo un poco podrás ver que soy hermosa solo que no lo sabía.  
Antes de amarte, déjame mostrarte mis demonios,  mis motivos y mis incordios.   Quiero que veas mis sueños, mis dolores, mis anhelos. Que sepas que yo he llorado,  pero igual se de alegrías.  Que sé de la lejanía, de la distancia que empapa,  de la comezón del alma cuando sola se imagina.
Que he sorprendido las noches bañándome en un recuerdo de algo que yo pensé cierto,  pero me quedé colgada, con mi alma enamorada sin saber lo que ocurría.   La mentira se metía lentamente por mis huesos y la ilusión escupía en mi cara sus deseos.
Quiero contarte que amo,  que suspiro y que aún espero. Que mi cuerpo tiene frío y por dentro prende fuego.   Antes de amarte te cuento, porque quiero que te enteres que padezco de la ausencia de un amor que no es presencia,  y tú que ahora te asomas, pienso quizá no comprendas.
Que no …

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Sonrisa mentira

Mi sonrisa, de cuarzo y granito, era cuajada y pesada.
Se extendía de izquierda a derecha, haragana y con pocas ganas de ser. Con sus manos de renacuajo, se sostuvo de mi boca y se instaló en mis labios, pretendiendo engañar al semejante que observaba en mi esquina.

Mi sonrisa, antes de amarillo robusto, ahora era color cristal,
y al intentar ser en ella lo que en verdad no soy, se fragmentó sobre mi barbilla, y miles de trozos se esparcieron por mi regazo, distribuyendo a pares el aburrimiento de mi desdicha.

Ya no tenía por qué sonreír más. Ya la máscara había sido descubierta. No más sonrisas para mí, ni para el semejante de la esquina.


©Derechos Reservados Gnosis Rivera.-