Días


Esos días en los que el cuerpo me queda pequeño, donde lo que siento es más grande que yo, y toma forma de esquizofrenia, y me domina, y mis ojos se convierten en adultos autónomos. Le hacen muecas al corazón y ambos empiezan a latir a lo loco. Esos días donde el lunes continúa el martes y el miércoles, siendo ese lunes el más espeso y extenso de todos mis lunes anteriores. Esos días en que me pregunto, en qué siglo nació mi alma. Quizá, en una era donde los vientos murmuraban poesía y lloraban melodías de pianos y violines. Esos días donde soy más rara que nunca, tan rara, que me miro al espejo y no me reconozco. Y entonces apelo a mi cédula de identidad y ella me recuerda que vivo en este cuerpo mulato, de rizos rebeldes y mente púrpura. Esos días en que todo a mi alrededor se vuelve fatuo, menos las miradas de los niños, el rostro de algún hermano y la plantita verde fé que tengo tras mi silla. Estoy estacionada en esos días desde ti. Un día más que otro, un día menos que otro. Resulta que me sucediste, me ocurriste, y cuando algo como tú le ocurre a alquien como yo, no pueden evitarse estas cosas.

© Derechos de autor Gnosis Rivera.-

Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

Ocho lágrimas

A nadie