Ir al contenido principal

El amor lo puede todo... ¿?

Siempre que leo eso de que “el amor lo puedo todo”, me digo que sí, que es cierto, que el amor lo puede todo. El amor es un combustible muy poderoso, que, toda vez que habita en la trastienda de nuestras motivaciones, nos hará realizar las proezas más extraordinarias e increíbles. Dos ejemplos equivalentes y extremos que llegan a mi mente son, la madre que amanece con los ojos como platos, vigilando la temperatura de su hijo, o el revolucionario que decide emprender la lucha por la libertad de su pueblo, o de varios, en el más extraordinario de los casos. Sí. Para la idealista que habita en mí, estos ejemplos son bastante válidos. No obstante las líneas anteriores, no puedo evitar discernir algunas ideas que se desprenden de la frase título, y advertir la necesidad de aclarar algunos puntos. Naturalmente, son mis puntos, pero ellos provienen de lo que yo entiendo es sentido común, así que bien puede usted, lector, evaluar estos puntos y hacerlos propios, si lo desea. Con gusto se los cedo. Además, quiero validar la idea del título al amor erótico, o de pareja.

Sepa usted algo, el amor no todo lo puede, por una razón muy simple: el amor como tal, no es necesariamente lo que subyace a muchas motivaciones, por más nobles que estas luzcan. En nuestra cultura sesgada por completo por el yo, con la correspondiente desproporcionada manifestación de los egos, es muy normal que creamos como nuestras cosas que realmente no son llamadas a ser serlo. Dentro de esas “cosas” que creemos nuestras, están las personas y sus sentimientos. Y ahí viene el asunto de que “todo lo podré en nombre del amor”. Las canciones nos hacen un flaco favor, pues si estamos toda nuestra vida escuchando letras que nos dicen, una y otra vez, que “no puedo vivir sin ti, que nadie podrá amarte como yo, que haré todo lo posible para que me ames, que yo te amaré por los dos...” (y una largo bla, bla , bla, bla), no digo yo tengamos una errónea y enferma idea de lo que es el verdadero amor de pareja. Pero, por qué se dan estos eventos, por qué nuestro escenario está plagado de desengaños, amores frustrados, inversión de energía inútiles en alguien, en nombre del “amor”, pues se trata de dos cosas simples, al menos así lo veo yo: 1)-falta de amor propio, o un amor propio debilitado; 2)- una distorsionada idea del amor.   

Amar a alguien no nos da derecho de poseerla, y mucho menos es garantía de que ese alguien nos amará de vuelta. Ni siquiera significa, en caso de que nos ame, que lo hará como nosotros quisiéramos que lo haga. Y en este punto, la pelea con el ego se puede volver recia. El amor de pareja es un acto de voluntad.
Créame, no soy una abanderada del usar y desechar al primer problema, no me mal entienda. Solo hablo de esas personas que insisten en un contexto donde no solo no se es feliz, sino que, todavía, se sufre más, se frustra toda posibilidad de construir un porvenir positivo y sano. Si usted va a luchar por alguien, al menos ámese lo suficiente como para hacerlo junto a alguien que haría lo propio por usted y junto a usted. Una relación sana con el propio yo, te permite darte cuenta cuando se está dando un abuso, entonces, te permite tomar las medidas necesarias, sea esta agotar las posibilidades que haya de arreglar las cosas, o abandonar el escenario. Y en este sentido es que afirmo que el amor sí lo puede todo, pues, por amor a usted, decidirá que merece algo mejor que mendigar, o lastimarse, o luchar por una causa perdida. El amor propio es lo que permite ver las cosas en su dimensión más justa posible, evitando así los autoengaños y autosabotajes que tanto ocurren en los apegos. No digo que será sencillo, claro que sufrirá, pero, ¿no es peor sufrir por “requiem eternus” en una relación que va hacia ningún lado, o que pendula constantemente entre el efímero bienestar y el hondo penar…?

Es una realidad que no nos educan para el amor propio, ni para el amor en pareja (en realidad no nos educan para lidiar con ningún sentimiento). El amor, en todas sus facetas, es el sentimiento más poderoso, pero, al mismo tiempo, el menos abordado en su forma más integral. En un estado ideal de cosas, (¡vuelvo con mi idealismo!), el amor debería ser una materia estudiada en colegios y universidades. Otro fuera el cuento si así fuera. 

La siguiente vez que se sorprenda luchando por un amor, pregúntese si esa lucha tiene que ver con un apego inútil, con una resistencia de su ego, o si, en la mejor de las suertes, es una lucha de dos. Se ahorrará mucho sufrimiento. Si ya está sufriendo, o si decidió que ya sufrió lo suficiente, tenga una franca charla con usted mismo, empodérese, tome decisiones y empiece a ser feliz. Si no sabe por dónde rayos comenzar, busque ayuda profesional, ya hizo la mitad del trabajo.
 
Cariños,
Gnosis Rivera

Entradas más populares de este blog

Antes de amarte...

Antes de amarte, déjame contarte de mis espinas, como adornan mis esquinas y me hieren todavía; pero también tengo rosas.  Si te acercas solo un poco podrás ver que soy hermosa solo que no lo sabía.  
Antes de amarte, déjame mostrarte mis demonios,  mis motivos y mis incordios.   Quiero que veas mis sueños, mis dolores, mis anhelos. Que sepas que yo he llorado,  pero igual se de alegrías.  Que sé de la lejanía, de la distancia que empapa,  de la comezón del alma cuando sola se imagina.
Que he sorprendido las noches bañándome en un recuerdo de algo que yo pensé cierto,  pero me quedé colgada, con mi alma enamorada sin saber lo que ocurría.   La mentira se metía lentamente por mis huesos y la ilusión escupía en mi cara sus deseos.
Quiero contarte que amo,  que suspiro y que aún espero. Que mi cuerpo tiene frío y por dentro prende fuego.   Antes de amarte te cuento, porque quiero que te enteres que padezco de la ausencia de un amor que no es presencia,  y tú que ahora te asomas, pienso quizá no comprendas.
Que no …

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Sonrisa mentira

Mi sonrisa, de cuarzo y granito, era cuajada y pesada.
Se extendía de izquierda a derecha, haragana y con pocas ganas de ser. Con sus manos de renacuajo, se sostuvo de mi boca y se instaló en mis labios, pretendiendo engañar al semejante que observaba en mi esquina.

Mi sonrisa, antes de amarillo robusto, ahora era color cristal,
y al intentar ser en ella lo que en verdad no soy, se fragmentó sobre mi barbilla, y miles de trozos se esparcieron por mi regazo, distribuyendo a pares el aburrimiento de mi desdicha.

Ya no tenía por qué sonreír más. Ya la máscara había sido descubierta. No más sonrisas para mí, ni para el semejante de la esquina.


©Derechos Reservados Gnosis Rivera.-