Ir al contenido principal

El amor lo puede todo... ¿?

Siempre que leo eso de que “el amor lo puedo todo”, me digo que sí, que es cierto, que el amor lo puede todo. El amor es un combustible muy poderoso, que, toda vez que habita en la trastienda de nuestras motivaciones, nos hará realizar las proezas más extraordinarias e increíbles. Dos ejemplos equivalentes y extremos que llegan a mi mente son, la madre que amanece con los ojos como platos, vigilando la temperatura de su hijo, o el revolucionario que decide emprender la lucha por la libertad de su pueblo, o de varios, en el más extraordinario de los casos. Sí. Para la idealista que habita en mí, estos ejemplos son bastante válidos. No obstante las líneas anteriores, no puedo evitar discernir algunas ideas que se desprenden de la frase título, y advertir la necesidad de aclarar algunos puntos. Naturalmente, son mis puntos, pero ellos provienen de lo que yo entiendo es sentido común, así que bien puede usted, lector, evaluar estos puntos y hacerlos propios, si lo desea. Con gusto se los cedo. Además, quiero validar la idea del título al amor erótico, o de pareja.

Sepa usted algo, el amor no todo lo puede, por una razón muy simple: el amor como tal, no es necesariamente lo que subyace a muchas motivaciones, por más nobles que estas luzcan. En nuestra cultura sesgada por completo por el yo, con la correspondiente desproporcionada manifestación de los egos, es muy normal que creamos como nuestras cosas que realmente no son llamadas a ser serlo. Dentro de esas “cosas” que creemos nuestras, están las personas y sus sentimientos. Y ahí viene el asunto de que “todo lo podré en nombre del amor”. Las canciones nos hacen un flaco favor, pues si estamos toda nuestra vida escuchando letras que nos dicen, una y otra vez, que “no puedo vivir sin ti, que nadie podrá amarte como yo, que haré todo lo posible para que me ames, que yo te amaré por los dos...” (y una largo bla, bla , bla, bla), no digo yo tengamos una errónea y enferma idea de lo que es el verdadero amor de pareja. Pero, por qué se dan estos eventos, por qué nuestro escenario está plagado de desengaños, amores frustrados, inversión de energía inútiles en alguien, en nombre del “amor”, pues se trata de dos cosas simples, al menos así lo veo yo: 1)-falta de amor propio, o un amor propio debilitado; 2)- una distorsionada idea del amor.   

Amar a alguien no nos da derecho de poseerla, y mucho menos es garantía de que ese alguien nos amará de vuelta. Ni siquiera significa, en caso de que nos ame, que lo hará como nosotros quisiéramos que lo haga. Y en este punto, la pelea con el ego se puede volver recia. El amor de pareja es un acto de voluntad.
Créame, no soy una abanderada del usar y desechar al primer problema, no me mal entienda. Solo hablo de esas personas que insisten en un contexto donde no solo no se es feliz, sino que, todavía, se sufre más, se frustra toda posibilidad de construir un porvenir positivo y sano. Si usted va a luchar por alguien, al menos ámese lo suficiente como para hacerlo junto a alguien que haría lo propio por usted y junto a usted. Una relación sana con el propio yo, te permite darte cuenta cuando se está dando un abuso, entonces, te permite tomar las medidas necesarias, sea esta agotar las posibilidades que haya de arreglar las cosas, o abandonar el escenario. Y en este sentido es que afirmo que el amor sí lo puede todo, pues, por amor a usted, decidirá que merece algo mejor que mendigar, o lastimarse, o luchar por una causa perdida. El amor propio es lo que permite ver las cosas en su dimensión más justa posible, evitando así los autoengaños y autosabotajes que tanto ocurren en los apegos. No digo que será sencillo, claro que sufrirá, pero, ¿no es peor sufrir por “requiem eternus” en una relación que va hacia ningún lado, o que pendula constantemente entre el efímero bienestar y el hondo penar…?

Es una realidad que no nos educan para el amor propio, ni para el amor en pareja (en realidad no nos educan para lidiar con ningún sentimiento). El amor, en todas sus facetas, es el sentimiento más poderoso, pero, al mismo tiempo, el menos abordado en su forma más integral. En un estado ideal de cosas, (¡vuelvo con mi idealismo!), el amor debería ser una materia estudiada en colegios y universidades. Otro fuera el cuento si así fuera. 

La siguiente vez que se sorprenda luchando por un amor, pregúntese si esa lucha tiene que ver con un apego inútil, con una resistencia de su ego, o si, en la mejor de las suertes, es una lucha de dos. Se ahorrará mucho sufrimiento. Si ya está sufriendo, o si decidió que ya sufrió lo suficiente, tenga una franca charla con usted mismo, empodérese, tome decisiones y empiece a ser feliz. Si no sabe por dónde rayos comenzar, busque ayuda profesional, ya hizo la mitad del trabajo.
 
Cariños,
Gnosis Rivera

Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

Tal y como he publicado en Wall Street International Magazine

Padezco de depresión. No puedo afirmar que nací con ella, pero sí sé que desde pequeña vivo días de intensa tristeza y desesperanza. Me considero una mujer exitosa, y lo soy; hasta hoy he acumulado logros que me hacen sentir valiosa e importante. He vivido momentos de plenitud y felicidad, generalmente tengo mucha vitalidad y energía. Si me miras, verás a una persona absolutamente normal, con brillo en la mirada, sociable, que sonríe y está presta para conversar y hacer bromas. Pero siempre la depresión ha estado ahí, rondándome cerca. Apenas descansa por tiempos, para regresar vigorosa. Muchos dicen que soy hermosa, atractiva e interesante. No solía prestarle atención a mi apariencia porque la verdad es que nunca me gusté mucho. De un lustro a la fecha es que empecé a reconocerme en ese terreno; antes me concebí de lo más corriente, alguien que no llamaba mucho la atención. Hay días en que despierto y me siento lo más insípi…

Comida y masturbación

En ocasiones, comer sin compañía es como masturbarse. Con ingenuidad les pidoque no se estacionen en la palabra masturbación y se abran, sin prejuicios, a lo que quiero significar. 

Verán, tienes todos esos ingredientes maravillosos sobre tu mesa en la cocina. En tu tabla de abedul, has dispuesto filete de pechuga de pollo y le espolvoreas pimienta y sal, un maravilloso matrimonio de cocina que hasta tiene su propio verbo: salpimentar. Te sientes creativo y te atreves con un poco de albahaca seca. La estancia huele divino, porque has puesto a hervir dos papas y agregaste dos hojas de laurel, entonces la magia se ha esparcido por todos lados. Te vas directo al frutero y sacas un tomate pequeño -total, es solo para ti-.Te encanta ver como el cuchillo se clava en la pulpa jugosa y roja del tomate que, sometido al filo de la hoja, despide todos sus jugos. Si eres amante de los cuchillos, como yo, admirarás la maravilla de un corte limpio, tantocomo el imponente sabor de la rúcula.
En fin, …

Tres años Volando al ras...

Hace tres años empecé a acariciar la idea de publicar mis escritos. Propósito algo soberbio si lo veo desde la creencia de que alguien quiere leer lo que pienso. Sin embargo, me hallaba en un momento muy particular de mi vida, y una vez que empecé a escribir sencillamente no pude parar.
Son muchos los que me acompañaron en ese tiempo, que hoy no están. La mujer que yo era hace tres años hoy es muy distinta. Me empeciné en este propósito, muté, me aislé cuando fue necesario, cuando no podía hacer otra cosa. Me hice acompañar cuando el tiempo así lo demandó. He vivido humillación, rechazo, pleitesía, una suerte de adoración por demás inmerecida. También he sentido respeto, admiración y aplauso. 
Son tres años de no creerme muchas cosas. Tres años de escribir con lo que he tenido. Unas veces mucho, otras veces absolutamente nada. Hubo momentos donde me vacié por completo, otros donde me replegué, avergonzada. Pero siempre volví, porque escribir se volvió más fuerte que yo. 
De Volando al ra…