Ir al contenido principal

¿Hasta cuándo violencia contra la mujer?

Gnosis Rivera's photo.Mientras la virtud de una mujer sea medida en base a cuántos hombres hay en su historia sexual, habrá violencia contra la mujer.
Mientras la mujer pose su culo frente a la lente de una cámara, como si este fuera su rostro, porque esta sociedad le dice que así se ve más sexy, habrá violencia contra la mujer.
Mientras se considere "más comercial" promocionar camiones, cervezas, martillos, préstamos bancarios, con la cara de una mujer mostrando sus pechos, habrá violencia contra la mujer.
Mientras la mujer sea objetivizada, en cualesquiera de sus formas, habrá violencia contra la mujer.
Mientras la misma mujer se preste para objetivizarse, habrá violencia contra la mujer.
Mientra solo le compremos barbies y princecitas a nuestras niñas y todo es princesitas aqui y princesitas allá...habrá violencia contra la mujer.
Mientras no le enseñenos a nuestos niños y niñas sobre inteligencia emocional, habrá violencia contra la mujer.
Mientras le digamos a un niño que juega con una niña a las muñecas, que los varones no jugan con muñecas, solo con camiones y pistolitas, habrá violencia contra la mujer.
Mientras haya madres que utilicen a la prole para coaccionar al ex esposo, habrá violencia contra la mujer.
Mientras haya padres de domingo, padres de pensión, que no se involucran en la vida de sus hijos e hijas, en forma integral y fundacional, habrá violencia contra la mujer.
Mientras haya padres que no se atrevan a bañar ni a cambiar el pañal a sus bebés hembritas, porque un papá nunca le puede ver la popolita a su niña, porque esas cosas no la hacen los hombres, habrá violencia contra la mujer.
Mientras a una mujer se le enseñe que mientras más tarde en "dárselo" al hombre, más la respetará, habrá violencia contra la mujer.
Mientras la mujer crea que si "se lo hace bien al hombre", lo amarra y será menos probable que se vaya con otra, habrá violencia contra la mujer.
Mientras la mujer no se ocupe más por amueblar su mente, en vez de adornar la cara y el pelo, habrá violencia contra la mujer,
Mientras sigamos educando a nuestros varones, inculcándoles que un verdadero macho tiene muchas noviecitas, habrá violencia contra la mujer.
Mientras haya probreza, habrá violencia contra la mujer.
Mientras el trabajo que realiza una mujer sea menospreciado, solo por ser mujer, habrá violencia contra la mujer.
Mientras el derecho al aborto sea un asunto de la Iglesia y del Estado, habrá violencia contra la mujer,
Mientras la educación sexual a los hijos sea un tema tabú en las escuelas y los hogares, habrá violencia contra la mujer.
Mientras las madres y los padres cosifiquen a sus hijos y a sus hijas, y le corrijan usando palabras como, "eres un idiota, no sirves para nada, muchacho de la mierda... " habrá violencia contra la mujer.
Mientras la mujer se lo "de" a un hombre, para que le regale un celular de última generación, habrá violencia contra la mujer.
Mientras haya madres que aúpen relaciones de sus hijas jóvenes con hombres "de edad", solo porque el señor los ayuda $$, habrá violencia contra la mujer.
Mientras no se eduque al hombre y a la mujer en valores humanos, dignidad, integridad, honestidad, trabajo, habrá violencia contra la mujer.
Mientras no empecemos a educar en IGUALDAD y RESPETO, habrá violencia contra la mujer.


(Imagen Extraída del muro de Laboridomi Latorre)
Un jueves de este noviembre, que casi se nos muere.
Gnosis Rivera

Entradas más populares de este blog

Antes de amarte...

Antes de amarte, déjame contarte de mis espinas, como adornan mis esquinas y me hieren todavía; pero también tengo rosas.  Si te acercas solo un poco podrás ver que soy hermosa solo que no lo sabía.  
Antes de amarte, déjame mostrarte mis demonios,  mis motivos y mis incordios.   Quiero que veas mis sueños, mis dolores, mis anhelos. Que sepas que yo he llorado,  pero igual se de alegrías.  Que sé de la lejanía, de la distancia que empapa,  de la comezón del alma cuando sola se imagina.
Que he sorprendido las noches bañándome en un recuerdo de algo que yo pensé cierto,  pero me quedé colgada, con mi alma enamorada sin saber lo que ocurría.   La mentira se metía lentamente por mis huesos y la ilusión escupía en mi cara sus deseos.
Quiero contarte que amo,  que suspiro y que aún espero. Que mi cuerpo tiene frío y por dentro prende fuego.   Antes de amarte te cuento, porque quiero que te enteres que padezco de la ausencia de un amor que no es presencia,  y tú que ahora te asomas, pienso quizá no comprendas.
Que no …

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Sonrisa mentira

Mi sonrisa, de cuarzo y granito, era cuajada y pesada.
Se extendía de izquierda a derecha, haragana y con pocas ganas de ser. Con sus manos de renacuajo, se sostuvo de mi boca y se instaló en mis labios, pretendiendo engañar al semejante que observaba en mi esquina.

Mi sonrisa, antes de amarillo robusto, ahora era color cristal,
y al intentar ser en ella lo que en verdad no soy, se fragmentó sobre mi barbilla, y miles de trozos se esparcieron por mi regazo, distribuyendo a pares el aburrimiento de mi desdicha.

Ya no tenía por qué sonreír más. Ya la máscara había sido descubierta. No más sonrisas para mí, ni para el semejante de la esquina.


©Derechos Reservados Gnosis Rivera.-