Ir al contenido principal

El hombre y la sensibilidad. Lo masculino y lo femenino


Ella quiere un gran amante, un compañero y un cómplice. Un tipo que se ría con ella, que la abrace si le da por llorar. Uno se ponga a fregar los trastos con ella y que la acompañe tanto a hacer el mercado como al cine.  Un tipo para presumir de orgullo frente a los amigos, porque lo admira tanto, que quiere exhibirse frente a los suyos, junto él.  Un hombre a quien mirar hacia al lado. Uno a quien admirar y amar. Con quien discutir de ciencia y política y de cosas tontas, como si las papas van mejor con salsa catchup o si el café lleva mucha azúcar. En fin, que sería genial que todo ello aparezca en un solo hombre, pero parece que no. Que uno tendrá aquello, pero carecerá de lo otro.  Al menos, lo más esencial de un hombre, para muchas mujeres, sobre todo para aquellas que ya maduraron lo suficiente como para saber qué quieren y qué no, es compañía y complicidad.

Hay muchos caballeros por ahí con muchas de estas cualidades, aparecen algunos que  tienen todo lo anterior, y ¡hasta  más!. El tema es que, alguno de ellos, ni se enteran. Están desconectados de su esencia masculina sensible, porque sencillamente nuestros hombres no fueron educados ni desde ni para la sensibilidad. No se trata solo de un asunto biológico. Tengo claro lo de la progesterona y la testosterona.  La biología no nos engaña, pero igual hay factores de cultura y educación que determinan el accionar de muchos hombres a la hora de emparejarse.  Hay tanto hombre sensible por ahí, repletos de sentimientos, con los mismos temores a la soledad que albergan muchas mujeres. Con miedo al rechazo, a ser criticados, a no satisfacer expectativas. En fin, que muchos hombres olvidan conectar con el ser femenino que llevan dentro, porque, entre la educación y la cultura, no aprendieron a hacerlo. Quizá esto explique que muchos de ellos busquen, inconscientemente, a sus madres en sus parejas, pues buscan retornar a la parcela de ternura y amor que les fue arrebatada en la infancia, cuando dejaron de ser bebés y se volvieron hombrecitos.

A algunas mujeres les pasa eso también, aunque el proceso y las razones son distintos. Muchas mujeres, por pura soledad, se han visto obligadas a ser su propio soporte, y en muchos casos, el de la prole. Se han vuelto expertas en resolver y proveer. No se permiten el lujo de la sensibilidad y la feminidad, pues viven en una sociedad que las juzga, donde ser mujer es aparte de complicado, un reto. Esto ocurre con muchas mujeres divorciadas y madres que son tutoras únicas de sus hijos.  Estas mujeres viven más en contacto con su lado masculino y a veces les resulta muy complicado el ritual del cortejo, pues en el camino perdieron la práctica.  Esto las vuelve defensivas y suspicaces.

De un autor leí que el amor es femenino, porque despierta en el ser que lo siente, aspectos netamente femeninos, como la dulzura, la sensibilidad, la ternura, la empatía,  y más.  No se trata de que las mujeres amen  mejor o más que el hombre. No. El tema pasa por otro lado.  Tanto hombre como mujer lleva en su ser lo masculino y lo femenino, y ambos roles son igual de vitales para la convivencia y la existencia.  Los problemas vienen derivados por la educación y la cultura. Y muchas veces, el hombre se sorprende de sí mismo cuando se descubre amoroso, delicado, sensible, femenino.  No siempre sabe qué hacer con ese lado, porque no fue educado para ello.  Es menester de la mujer, ayudar a su compañero en su reconocimiento, en su renacer. Es una tarea de dos, de ahí que la complicidad en el amor de pareja sea tan vital.

Del mismo modo, la mujer debe aprender a no asustarse de un hombres sensible, de uno que llora, que tiene miedo. La mujer también ha sido víctima, junto al hombre, del falso estereotipo de lo masculino, y así como la mujer es convertida en objeto se sexual, el hombre está catapultado a un rol de poderío y fortaleza que más que ayudarle, lo puede poner en aprietos.

Va siendo hora de un serio replanteamiento educativo en el hogar, uno que ayude a cada uno, hombre y mujer, desde la infancia, a abrazar y explorar las maravillosas diferencias y similitudes que nos distinguen y nos agrupan. La universalidad que supone el nuevo tiempo que se viene, así lo demanda. Y el reto está en quienes estamos educando. Y nuevamente, con insistencia digo, el amor es el gran reto de nuestro tiempo, lo que nos permitirá abordar de la mejor manera posible, el que viene.

Les quiero, Gnosis Rivera

Entradas más populares de este blog

Antes de amarte...

Antes de amarte, déjame contarte de mis espinas, como adornan mis esquinas y me hieren todavía; pero también tengo rosas.  Si te acercas solo un poco podrás ver que soy hermosa solo que no lo sabía.  
Antes de amarte, déjame mostrarte mis demonios,  mis motivos y mis incordios.   Quiero que veas mis sueños, mis dolores, mis anhelos. Que sepas que yo he llorado,  pero igual se de alegrías.  Que sé de la lejanía, de la distancia que empapa,  de la comezón del alma cuando sola se imagina.
Que he sorprendido las noches bañándome en un recuerdo de algo que yo pensé cierto,  pero me quedé colgada, con mi alma enamorada sin saber lo que ocurría.   La mentira se metía lentamente por mis huesos y la ilusión escupía en mi cara sus deseos.
Quiero contarte que amo,  que suspiro y que aún espero. Que mi cuerpo tiene frío y por dentro prende fuego.   Antes de amarte te cuento, porque quiero que te enteres que padezco de la ausencia de un amor que no es presencia,  y tú que ahora te asomas, pienso quizá no comprendas.
Que no …

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Sonrisa mentira

Mi sonrisa, de cuarzo y granito, era cuajada y pesada.
Se extendía de izquierda a derecha, haragana y con pocas ganas de ser. Con sus manos de renacuajo, se sostuvo de mi boca y se instaló en mis labios, pretendiendo engañar al semejante que observaba en mi esquina.

Mi sonrisa, antes de amarillo robusto, ahora era color cristal,
y al intentar ser en ella lo que en verdad no soy, se fragmentó sobre mi barbilla, y miles de trozos se esparcieron por mi regazo, distribuyendo a pares el aburrimiento de mi desdicha.

Ya no tenía por qué sonreír más. Ya la máscara había sido descubierta. No más sonrisas para mí, ni para el semejante de la esquina.


©Derechos Reservados Gnosis Rivera.-