Ir al contenido principal

El mismo árbol. Otra mirada...


Hoy, como todos los días, te vi. Miro al cielo y ahí te encuentro, en la misma esquina. A fuerza de observarte diariamente, he aprendido más cosas sobre ti. Hay una pared que prácticamente te sostiene, o es lo que parece. Todo el esplendor que adivino en ti, sobresale por sobre el muro como si fuera una corona.  Ahí están todos los nidos de la otra vez. Todos, sin excepción.

Ahora que lo pienso mejor, no creo que haya sido yo quien te descubriera. Aquella primera vez el rumor de tu espíritu hizo elevar mi mirada hacia ti. Tú me llamaste. Ahora sé por qué nos entendimos tan fácilmente, solo que tú eras árbol y yo persona.  Algo puro y bueno surgió de tu tronco viejo y me recordó de dónde vengo. De la misma tierra donde están enterradas tus raíces. Esas necias, fuertes y obstinadas raíces que no se cansan de sostenerte del suelo, de mantenerte de pie, como esperando que la vida vuelva a lucirse en tus ramas.

Por eso nos reconocimos. Ambos somos necios, obstinados y fuertes. Solo que mis raíces, tan gruesas y largas como presumo las tuyas, han crecido hacia dentro. Tengo todo dentro: el árbol, las raíces y los nidos; ¡todo! entre costillas, estómago e intestinos. ¿Será por eso que a veces sonrío para mí? Han de ser pajaritos volando o cotejando ramitas; hormiguitas trabajando o simplemente la brisa.

Todo eso lo tenía en la retina cuando te vi. Entonces la vida que imaginé sobre tus ramas, esos once nidos vacíos que conté, no eran más que reflejo del propio árbol que tengo atrapado dentro.

Sentí tristeza al reconocer, por fin, que tus nidos están vacíos. He insistido por días en divisar alguna avecilla que te ronde, pero no ha pasado. Me toca verte con otros ojos. Quizá eres un reflejo de la vida que debo hallar en mi misma. O la memoria de mi árbol. Puede que algo esté muriendo, dando lugar a lo nuevo. Pueden ser muchas cosas.

Puede ser tiempo de convencer a mis raíces de buscar destino más allá de las costillas. Va siendo, si, un tiempo de romper el suelo, mi suelo, y expandir las raíces.

Derechos de Autor: Gnosis Rivera

Imagen: Gnosis Rivera

Entradas más populares de este blog

Antes de amarte...

Antes de amarte, déjame contarte de mis espinas, como adornan mis esquinas y me hieren todavía; pero también tengo rosas.  Si te acercas solo un poco podrás ver que soy hermosa solo que no lo sabía.  
Antes de amarte, déjame mostrarte mis demonios,  mis motivos y mis incordios.   Quiero que veas mis sueños, mis dolores, mis anhelos. Que sepas que yo he llorado,  pero igual se de alegrías.  Que sé de la lejanía, de la distancia que empapa,  de la comezón del alma cuando sola se imagina.
Que he sorprendido las noches bañándome en un recuerdo de algo que yo pensé cierto,  pero me quedé colgada, con mi alma enamorada sin saber lo que ocurría.   La mentira se metía lentamente por mis huesos y la ilusión escupía en mi cara sus deseos.
Quiero contarte que amo,  que suspiro y que aún espero. Que mi cuerpo tiene frío y por dentro prende fuego.   Antes de amarte te cuento, porque quiero que te enteres que padezco de la ausencia de un amor que no es presencia,  y tú que ahora te asomas, pienso quizá no comprendas.
Que no …

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Sonrisa mentira

Mi sonrisa, de cuarzo y granito, era cuajada y pesada.
Se extendía de izquierda a derecha, haragana y con pocas ganas de ser. Con sus manos de renacuajo, se sostuvo de mi boca y se instaló en mis labios, pretendiendo engañar al semejante que observaba en mi esquina.

Mi sonrisa, antes de amarillo robusto, ahora era color cristal,
y al intentar ser en ella lo que en verdad no soy, se fragmentó sobre mi barbilla, y miles de trozos se esparcieron por mi regazo, distribuyendo a pares el aburrimiento de mi desdicha.

Ya no tenía por qué sonreír más. Ya la máscara había sido descubierta. No más sonrisas para mí, ni para el semejante de la esquina.


©Derechos Reservados Gnosis Rivera.-