Ir al contenido principal

¿Dónde está Pupi?

Imagen: Plantas en el balcón.- Obtenida de la red.-

La jornada laboral finalizaba para mí y llegamos a la casa tipo seis quince de la tarde. Ella tenía, como siempre, las provisiones de energía intactas. Yo estaba entre “quiero dormir” y “búsquenme una cerveza bien fría”, pero cuando se es mamá no siempre te puedes echar una pavita (1) a plena siete de la noche; lo de la cerveza era más factible, pero no tuve oportunidad, y ahora les cuento la razón.

La niña empezó a jugar con sus bloques, y lo que más le divertía era que, por ser viernes, podía acostarse a las dos de la mañana, como decía tan alegremente –aunque a las diez de la noche goteara como una guanábana madura-. No supe cómo pasó, pero vino llorando desde la parte del jardín, preguntando dónde estaba Pupi, la planta que había sembrado dos noches antes. Había colocado  ramitas de alguna maleza, de las que crecen en el patio delantero del edificio, en una lata de cereal vacía, le echó arena y la adoptó como su planta. En una hoja de cuaderno viejo escribió: Pupi. Se supone que ella vería crecer a Pupi.

-Mami, ¿dónde está Pupi?- me dijo llorando. Eran lágrimas de verdad. Muchas en verdad. Lloró por un buen rato. Improvisó un bosquejo de plantita y en él escribió el nombre de su planta, lo colocó en la entrada de la casa y me dijo: -si alguien ve a Pupi quizá me diga dónde está-. Le preguntó a Marcos, el señor que se encarga del área común del edificio, si había visto su plantita. Lloró más. Otro buen rato más. Hizo otro dibujo y habló con dos vecinas sobre el paradero de su plantita. Cuando entendió que su matita definitivamente no estaba más, nuevamente lloró .

Yo le ayudé en la jornada de búsqueda, y aunque sabía muy bien qué había ocurrido, no me animé más que a consolarla y abrazarla. Al final le propuse sembrar otra planta. Ella insistía: -¡Quiero a Pupi!-. Poco más de una hora después, la noche recuperó su ritmo habitual, con uno que otro momento de tristeza cada vez que recordaba todo. 

Amaneció y lo primero que hizo fue ir a la jardinera creyendo que Pupi estaría allí, pero tal cosa no ocurrió. Era el momento de asumir las cosas. Conversamos y ella estuvo de acuerdo en sembrar otra planta. Buscamos un recipiente, tierra –no arena-, y semillas de limón. No me dejó tomar parte de nada, ella quería hacerlo todo. -¡Esta planta es solamente mía! – Insistió. Será porque yo tengo albahaca, ajo, batatas y orégano. Y he tenido romero, cilantro, verdura.

Sembró su plantita y le escribió el mismo nombre: Pupi. -Debes hacerte cargo, es tu responsabilidad ahora. Tienes que regarla, hablarle bonito y cuidarla mucho.- Le dije. Ella convino que sí. Lo segundo que hizo fue ir a conversar con Marcos para asegurarse que, esta vez, nada le pase a su planta.

Creo que vamos bien con el sentimiento de pérdida, la esperanza y eso de hacerse cargo de las cosas. Lo que implica el esfuerzo, la obtención de buenos resultados, la dedicación, la vida, el amor y el cuido. Me siento orgullosa.

Cariños, Gnosis.


(1) Pavita: Pequeña siesta. Descanso breve.

Entradas más populares de este blog

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones...
Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo.
El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible.
Eso es escribir....
Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Comida y masturbación

En ocasiones, comer sin compañía es como masturbarse. Con ingenuidad les pidoque no se estacionen en la palabra masturbación y se abran, sin prejuicios, a lo que quiero significar. 

Verán, tienes todos esos ingredientes maravillosos sobre tu mesa en la cocina. En tu tabla de abedul, has dispuesto filete de pechuga de pollo y le espolvoreas pimienta y sal, un maravilloso matrimonio de cocina que hasta tiene su propio verbo: salpimentar. Te sientes creativo y te atreves con un poco de albahaca seca. La estancia huele divino, porque has puesto a hervir dos papas y agregaste dos hojas de laurel, entonces la magia se ha esparcido por todos lados. Te vas directo al frutero y sacas un tomate pequeño -total, es solo para ti-.Te encanta ver como el cuchillo se clava en la pulpa jugosa y roja del tomate que, sometido al filo de la hoja, despide todos sus jugos. Si eres amante de los cuchillos, como yo, admirarás la maravilla de un corte limpio, tantocomo el imponente sabor de la rúcula.
En fin, …

Tres años Volando al ras...

Hace tres años empecé a acariciar la idea de publicar mis escritos. Propósito algo soberbio si lo veo desde la creencia de que alguien quiere leer lo que pienso. Sin embargo, me hallaba en un momento muy particular de mi vida, y una vez que empecé a escribir sencillamente no pude parar.
Son muchos los que me acompañaron en ese tiempo, que hoy no están. La mujer que yo era hace tres años hoy es muy distinta. Me empeciné en este propósito, muté, me aislé cuando fue necesario, cuando no podía hacer otra cosa. Me hice acompañar cuando el tiempo así lo demandó. He vivido humillación, rechazo, pleitesía, una suerte de adoración por demás inmerecida. También he sentido respeto, admiración y aplauso. 
Son tres años de no creerme muchas cosas. Tres años de escribir con lo que he tenido. Unas veces mucho, otras veces absolutamente nada. Hubo momentos donde me vacié por completo, otros donde me replegué, avergonzada. Pero siempre volví, porque escribir se volvió más fuerte que yo. 
De Volando al ra…