Ir al contenido principal

¿Dónde está Pupi?

Imagen: Plantas en el balcón.- Obtenida de la red.-

La jornada laboral finalizaba para mí y llegamos a la casa tipo seis quince de la tarde. Ella tenía, como siempre, las provisiones de energía intactas. Yo estaba entre “quiero dormir” y “búsquenme una cerveza bien fría”, pero cuando se es mamá no siempre te puedes echar una pavita (1) a plena siete de la noche; lo de la cerveza era más factible, pero no tuve oportunidad, y ahora les cuento la razón.

La niña empezó a jugar con sus bloques, y lo que más le divertía era que, por ser viernes, podía acostarse a las dos de la mañana, como decía tan alegremente –aunque a las diez de la noche goteara como una guanábana madura-. No supe cómo pasó, pero vino llorando desde la parte del jardín, preguntando dónde estaba Pupi, la planta que había sembrado dos noches antes. Había colocado  ramitas de alguna maleza, de las que crecen en el patio delantero del edificio, en una lata de cereal vacía, le echó arena y la adoptó como su planta. En una hoja de cuaderno viejo escribió: Pupi. Se supone que ella vería crecer a Pupi.

-Mami, ¿dónde está Pupi?- me dijo llorando. Eran lágrimas de verdad. Muchas en verdad. Lloró por un buen rato. Improvisó un bosquejo de plantita y en él escribió el nombre de su planta, lo colocó en la entrada de la casa y me dijo: -si alguien ve a Pupi quizá me diga dónde está-. Le preguntó a Marcos, el señor que se encarga del área común del edificio, si había visto su plantita. Lloró más. Otro buen rato más. Hizo otro dibujo y habló con dos vecinas sobre el paradero de su plantita. Cuando entendió que su matita definitivamente no estaba más, nuevamente lloró .

Yo le ayudé en la jornada de búsqueda, y aunque sabía muy bien qué había ocurrido, no me animé más que a consolarla y abrazarla. Al final le propuse sembrar otra planta. Ella insistía: -¡Quiero a Pupi!-. Poco más de una hora después, la noche recuperó su ritmo habitual, con uno que otro momento de tristeza cada vez que recordaba todo. 

Amaneció y lo primero que hizo fue ir a la jardinera creyendo que Pupi estaría allí, pero tal cosa no ocurrió. Era el momento de asumir las cosas. Conversamos y ella estuvo de acuerdo en sembrar otra planta. Buscamos un recipiente, tierra –no arena-, y semillas de limón. No me dejó tomar parte de nada, ella quería hacerlo todo. -¡Esta planta es solamente mía! – Insistió. Será porque yo tengo albahaca, ajo, batatas y orégano. Y he tenido romero, cilantro, verdura.

Sembró su plantita y le escribió el mismo nombre: Pupi. -Debes hacerte cargo, es tu responsabilidad ahora. Tienes que regarla, hablarle bonito y cuidarla mucho.- Le dije. Ella convino que sí. Lo segundo que hizo fue ir a conversar con Marcos para asegurarse que, esta vez, nada le pase a su planta.

Creo que vamos bien con el sentimiento de pérdida, la esperanza y eso de hacerse cargo de las cosas. Lo que implica el esfuerzo, la obtención de buenos resultados, la dedicación, la vida, el amor y el cuido. Me siento orgullosa.

Cariños, Gnosis.


(1) Pavita: Pequeña siesta. Descanso breve.

Entradas más populares de este blog

Antes de amarte...

Antes de amarte, déjame contarte de mis espinas, como adornan mis esquinas y me hieren todavía; pero también tengo rosas.  Si te acercas solo un poco podrás ver que soy hermosa solo que no lo sabía.  
Antes de amarte, déjame mostrarte mis demonios,  mis motivos y mis incordios.   Quiero que veas mis sueños, mis dolores, mis anhelos. Que sepas que yo he llorado,  pero igual se de alegrías.  Que sé de la lejanía, de la distancia que empapa,  de la comezón del alma cuando sola se imagina.
Que he sorprendido las noches bañándome en un recuerdo de algo que yo pensé cierto,  pero me quedé colgada, con mi alma enamorada sin saber lo que ocurría.   La mentira se metía lentamente por mis huesos y la ilusión escupía en mi cara sus deseos.
Quiero contarte que amo,  que suspiro y que aún espero. Que mi cuerpo tiene frío y por dentro prende fuego.   Antes de amarte te cuento, porque quiero que te enteres que padezco de la ausencia de un amor que no es presencia,  y tú que ahora te asomas, pienso quizá no comprendas.
Que no …

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Sonrisa mentira

Mi sonrisa, de cuarzo y granito, era cuajada y pesada.
Se extendía de izquierda a derecha, haragana y con pocas ganas de ser. Con sus manos de renacuajo, se sostuvo de mi boca y se instaló en mis labios, pretendiendo engañar al semejante que observaba en mi esquina.

Mi sonrisa, antes de amarillo robusto, ahora era color cristal,
y al intentar ser en ella lo que en verdad no soy, se fragmentó sobre mi barbilla, y miles de trozos se esparcieron por mi regazo, distribuyendo a pares el aburrimiento de mi desdicha.

Ya no tenía por qué sonreír más. Ya la máscara había sido descubierta. No más sonrisas para mí, ni para el semejante de la esquina.


©Derechos Reservados Gnosis Rivera.-