Ir al contenido principal

Los tiempos del amor


Tal y como publiqué en Wall Street International Magazine.

Cuando puso sus labios sobre los míos, el beso viajó derecho al meñique de mi pié izquierdo. Solo pude decir: – ¡wau!, ¿qué pasó aquí…?-. 

Era una mañana muy soleada y caliente, víspera de fin de año. En mi Caribe, el calor es el clima obligado de todas las casas, calles y corazones que le habiten, así que, todavía siendo inicio de invierno, el calorcito de la mañana era lo usual.

Estaba parada sobre el respaldo de la puerta en la habitación donde había pasado la noche. Invitada como era, el pueblo resultaba novedoso para mí, así como los rincones de la casa. Le observé servirme café, mientras en el fondo de la cocina se veía el patio repleto de árboles frutales: guayabas, guanábanas, plátano, naranjas, limones... ¡muchos! Yo a él lo estaba viendo como si fuera la primera vez. 

Fuimos amigos desde inicios de la universidad y al conocernos, pocos meses transcurrieron para que me hablara de mariposas, del amor, la pareja, esto y lo otro. Yo entré en pánico, porque desde lo más profundo de mi corazón, él no era más que un muchacho alto, tan blanco como una salamanquesa, y cuando se reía, sus ojos se ponían chiquitos como un tontín bonachón. Le tenía mucho cariño, pero no me calentaba el alma y para mí el amor y el calor eran algo así como primos hermanos.

Volviendo al beso y al dedo meñique. Esa mañana, luego de disfrutar el pozuelo de café, estuvimos charlando todos, en una de las habitaciones principales de la casa. Yo solo lo miraba y me decía: – ¿dónde rayos estuvo este hombre toda mi vida? ¿Qué fue del estudiante bobo que me ayudó con Biología y Matemática Superior? Horas más tarde fuimos a un río muy cercano al pueblo. Ahí fue el beso: los cielos se abrieron y ya les conté del destino que tomó. Para mí fue suficiente y tuve la certeza para pronunciar las dos palabras más simples y complicadas del castellano: te amo.

Entre mi te amo y su “debo partir a tierras lejanas”, transcurrieron cinco extraordinarios meses – ¡qué extraordinarios, fueron exquisitos!- Posterior a ello, una inoportuna cadena de eventos hicieron trizas lo que terminé llamando mi cuento de hadas de mentiras. Todo pareció ser una agria broma del destino. Lo cierto es que cuatro años después, al encontrarnos uno frente al otro, sentados en el lujoso restaurante de un todavía más lujoso hotel de la metrópolis, nos sorprendimos conversando sobre clima, lo crocante de la lechuga de mi Caesar y el complicado tránsito del Gran Santo Domingo.

Las horas transcurridas entre las hojas de mi ensalada y el sol del otro día, no me dejaron más que claro que yo había desaparecido y que mi otrora amada salamanquesa había adquirido algo de colorcito. Aquel país donde hubo de partir había cambiado su corazón y, de paso, su amor por mí. De igual forma se esfumaron los planos con la casa por construir, los viajes cada ocho meses y aquel posible futuro. En esa distante región donde, según él, las oportunidades tienen un verde más vivo, se extravió mi todo de ese entonces.

Mientras estas líneas se independizan de mis dedos, ambos juramos no reconocer nuestros rostros. Él asegura no hallar mi cara; de hecho, no conoce un solo de mis rizos. Yo apenas recuerdo sus seis pies y tres pulgadas de alto. Lo sé feliz, según rumores de buena fe, y por ahora, parece que eso basta.

Imagen:
Pareja besándose en el pasto.- Obtenida en la red.-
 

Entradas más populares de este blog

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Tres años Volando al ras...

Hace tres años empecé a acariciar la idea de publicar mis escritos. Propósito algo soberbio si lo veo desde la creencia de que alguien quiere leer lo que pienso. Sin embargo, me hallaba en un momento muy particular de mi vida, y una vez que empecé a escribir sencillamente no pude parar.
Son muchos los que me acompañaron en ese tiempo, que hoy no están. La mujer que yo era hace tres años hoy es muy distinta. Me empeciné en este propósito, muté, me aislé cuando fue necesario, cuando no podía hacer otra cosa. Me hice acompañar cuando el tiempo así lo demandó. He vivido humillación, rechazo, pleitesía, una suerte de adoración por demás inmerecida. También he sentido respeto, admiración y aplauso. 
Son tres años de no creerme muchas cosas. Tres años de escribir con lo que he tenido. Unas veces mucho, otras veces absolutamente nada. Hubo momentos donde me vacié por completo, otros donde me replegué, avergonzada. Pero siempre volví, porque escribir se volvió más fuerte que yo. 
De Volando al ra…

Comida y masturbación

En ocasiones, comer sin compañía es como masturbarse. Con ingenuidad les pidoque no se estacionen en la palabra masturbación y se abran, sin prejuicios, a lo que quiero significar. 

Verán, tienes todos esos ingredientes maravillosos sobre tu mesa en la cocina. En tu tabla de abedul, has dispuesto filete de pechuga de pollo y le espolvoreas pimienta y sal, un maravilloso matrimonio de cocina que hasta tiene su propio verbo: salpimentar. Te sientes creativo y te atreves con un poco de albahaca seca. La estancia huele divino, porque has puesto a hervir dos papas y agregaste dos hojas de laurel, entonces la magia se ha esparcido por todos lados. Te vas directo al frutero y sacas un tomate pequeño -total, es solo para ti-.Te encanta ver como el cuchillo se clava en la pulpa jugosa y roja del tomate que, sometido al filo de la hoja, despide todos sus jugos. Si eres amante de los cuchillos, como yo, admirarás la maravilla de un corte limpio, tantocomo el imponente sabor de la rúcula.
En fin, …