Fuga


Si pudiera escapar de mi misma, juro por los cielos que lo haría.  Así me evitaría el dilema de verme en el espejo cada mañana para hallar siempre el mismo abismo. 
Para no ver mi aburrida mirada con tanto vacío dentro, que ya ni caben mis pestañas.
Habitarme, nunca fue tan difícil.
Si pudiera, delegaría al viento mi respiración. Escaparía de las noches y los soles, del despertar y el anochecer. Estoy tan harta de mi misma, que solo me conformo en el tiempo de los sueños.
En ellos dejo de ser.
En mis sueños habito una luna color ocre, me mezo en sus curvas por largo rato. En su suelo no hay calendarios ni horas. Es una sola con el sol y siempre es la tarde...
En mis sueños ni siento ni pienso. 
Mi mente no existe más. 
Mi cuerpo gravita desnudo, pequeño, y cuando despierto, solo me calma el hecho de saber que pronto volveré a soñar.

©Derechos de autor
Gnosis Rivera

©Derechos de Imagen:
Mujer de espalda con flor
Josephine Cardine
http://cardinphotography.com/

Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

Ocho lágrimas

A nadie