Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2018

Cargo mi cuerpo, pero no me pertenece...

Imagen
...O cuando el castigo a la afrenta es la muerte.
En algún momento de la historia, imagino que un poco más allá de cuando los dioses eran mujeres, y se adoraba a la luna, y todas las figuras mitológicas se distinguían por sus prominentes mamas llenas de leche para alimentar y esa cueva llamada útero, era la cuna que albergaba la vida. En algún momento se ¿torció? el camino –bueno, no sé si ese deba ser el término-, pero poco o mucho, luego de que todo varón pagara la dote a una familia, a cambio de llevarse del círculo familiar a una mujer, garantizando de esa forma el valor de su ausencia, mucho luego de eso, parece que las mujeres dejamos de ser dueñas de nosotras y pasamos a ser una gran adenda en cualquier escenario que no sea la casa, la cocina y los niños. Y aunque acabo de resumir siglos en un párrafo, las cosas se dieron en forma compleja, pero de que ocurrió, ocurrió. Sin embargo, ¿qué pasó exactamente?
Mucho tiempo después, luego de lograr mejores horarios laboral…