Ir al contenido principal

Entradas

Cuatro años Volando...

Un 14 de abril de 2014 decidí crear mi blog personal y publiqué mi primer escrito. Era más que nada un saludo a aquellos que, desde ese día, decidieran seguirme. Invéstigue reglas, métodos y esas cosas, de manera que supe que una gran mayoría de blogs merman en publicación al término de los seis primeros meses y ya han desaparecido al llegar al año. Yo estoy publicando sin interrupciones desde que inicié. 
En su momento, una editorial española me contactó vía email. En su mensaje me dejaron saber que dan seguimiento a mis publicaciones y que estaban seguros que el público español gustaría de mis escritos. Yo me sorprendí bastante y me sentí muy halagada. Paso hace mucho, nunca lo conté, solo a algunos íntimos. Finalmente ellos me explicaron la necesidad de residir en España, algo que no descarto del todo en el futuro que el Universo disponga para este ser que soy.  
Me felicito y les felicito a todos ustedes, porque es algo que he hecho sola y con vuestro apoyo, algo que construí y de l…
Entradas recientes

Mutis

¿Tienes idea de cuántos párrafos inicio para luego borrarlos?  Me parece que no, ni lo sospechas.  Estas mismas líneas estuvieron a punto de perecer en mis dedos.  Les he dado un chance por pura pereza.  Hay letras que no merecen salir de mi mente, entonces las mastico  y las engullo rápidamente antes de que se animen a ser palabra.  Hacen tanto ruido en mi garganta, que oigo sus gritos cuando, iracundas,  van llegando al estómago.  Me arañan las tripas, me producen gases de desánimo  y cuando se vuelven materia, excreto melancolías. 


Derechos de Autor: ©Gnosis Rivera
Prohibida la reproducción total o parcial
para fines comerciales sin autorización

Derechos de Imagen:
©Josephine Cardin 
©El Drama de Aly
Imagen no utilizada para fines comerciales
Se prohibe su reproducción para fines comerciales

La hoja muerta

Si apenas soy una hoja que hace lo posible por permanecer en el árbol. Si solo voy de tránsito, y por muy poco le sobreviví al invierno.
Si caigo, ¿quién notará el vacío que dejo donde antes ocupé un espacio?
¿Seré acaso el recuerdo de algo de brillante color verde?
Nadie recuerda una hoja.... Si acaso doy para un verso...
¿Sabrá alguien que tuve sueños, que ardía de vida,  que me gozaba cada vez que el viento me llevaba y me traía?
¿Que él disponía de mi a su antojo?
Yo tenía un propósito. Atada al pequeño tallo que me unía a mi rama hogar, soñaba con recorrer nubes, conversar con otras como yo, hacer amistades verdes o marrones, según fuera la estación.  Ahora que ya no soy, que pronto haré entrada al mundo de la inexistencia y de lo que no se extraña, me fundiré con la tierra, me fusionaré con los nutrientes que alimentan la maleza. Si pudiera ser, por mucho, parte de una composta, diría que vine a la naturaleza para algo. Pero mientras voy cayendo, me reconozco insignificante, pequeña, d…

A la memoria de Marielle Franco

Las mujeres poderosas, las que rompen moldes, las que saltan topes altos y siguen al otro lado, las que gritan, las inconformes, las que reúnen y agrupan, las que lideran y contagian empoderamiento a sus pares, esas mujeres asustan al sistema, por eso matan a tres Mirabal, a una Bertha Cáceres... a muchas más, por puro miedo, por cobardía disfrazada de poder.
Hoy nos toca ver como asesinan en Brasil a Marielle Franco, activista por los derechos humanos, feminista y concejala del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) en ese país. Marielle se oponía a la intervención militar en Río de Janeiro, autorizada por el corrupto de derecha Michel Temer, y había sido nombrada hace apenas semanas como relatora de la Comisión de la Cámara de Concejales de Río, para vigilar las acciones de la intervención militar decretada por el presidente.
Justo hace poco había escrito sobre la mujer y la violencia de género y de las cifras que investigué, las de Brasil me ensombrecieron el espíritu: 13 mujeres asesi…

Aretes pequeños -Cuando los motivos son más grandes que un zarcillo.-

Cada mañana, cuando me preparo para dejar a la niña en el colegio, generalmente ya estoy vestida. En ocasiones es cuestión de calzar los zapatos, agarrar la cartera, el manojo de llaves y partir. Hago algo, siempre lo hago, es una manera de hacer la última revisión de mi misma, así no haya hecho nada distinto en mi atuendo: mirarme al espejo en la brevedad que puedan ofrecerme uno o dos segundos.
Es de esta forma que, un día tal, caigo en cuenta que llevo meses usando los mismos aretes. Sepan que lo primero que hago al llegar a casa al final de la jornada es quitarme los aretes, algún anillo de fantasía barata -uno de los que compré para aquella cita y que venían en juego de tres-, alejo los rizos de mi frente con una banda elástica y me visto con ropas de estar de esas anchas y suaves. Luego, miles de cosas, hacer la cena, ver tareas del colegio, revisar mochilas y cambiar mudas de ropa, jugar (lo que equivale a tirarme al piso y volverme niña, aunque una bien cansada), escribir, si m…

Cargo mi cuerpo, pero no me pertenece...

...O cuando el castigo a la afrenta es la muerte.
En algún momento de la historia, imagino que un poco más allá de cuando los dioses eran mujeres, y se adoraba a la luna, y todas las figuras mitológicas se distinguían por sus prominentes mamas llenas de leche para alimentar y esa cueva llamada útero, era la cuna que albergaba la vida. En algún momento se ¿torció? el camino –bueno, no sé si ese deba ser el término-, pero poco o mucho, luego de que todo varón pagara la dote a una familia, a cambio de llevarse del círculo familiar a una mujer, garantizando de esa forma el valor de su ausencia, mucho luego de eso, parece que las mujeres dejamos de ser dueñas de nosotras y pasamos a ser una gran adenda en cualquier escenario que no sea la casa, la cocina y los niños. Y aunque acabo de resumir siglos en un párrafo, las cosas se dieron en forma compleja, pero de que ocurrió, ocurrió. Sin embargo, ¿qué pasó exactamente?
Mucho tiempo después, luego de lograr mejores horarios laboral…

Poder

La mayor conquista de un ser humano está en conquistarse a sí mismo. Ello implica ser leal a sus ideales y valores, pero por sobre todo: SER LEAL A SÍ MISMO. Más aún, saber cuándo el ideal y el valor pierde vigencia y no reditúa en felicidad y bienestar mental y espiritual. Si te obstinas en una idea, comportamiento, actitud, vale preguntarse: ¿ESTOY SIENDO LEAL A MI O A LO QUE CREO? ¿Vale la pena esta obstinación? ¿Soy feliz en ella? Mirarte al espejo y tener el coraje de decirte: Esta idea, esta forma de pensar, esta actuación, este (aquí iría lo que sea que decidas) estuvo mucho tiempo en mi, lo acepté, crecí y me serví de él, actué de acuerdo a él y hasta he cambiado, pero ahora soy distinto, distinta, y decido renovar(me). Los ideales y valores son para el hombre y no al revés.. La mayor conquista de todas: ROMPER EL PROPIO PARADIGMA y convertise en un SER NUEVO. No hay que temer, la esencia nunca cambia. La esencia, es eso, ESENCIA.


Gnosis Rivera.-
En la imagen: Pintura de GuyDennyn…