Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2017

Ansiedad

Vino a mi; toda la tarde estuvo presente. Me tomó por el pecho y luego por el cuello, hizo intentos de llegar a los ojos pero no lo logró sino hasta la noche. Me miró bien de frente. La vi de frente. No era fea, tampoco bonita, pero era. Su mirada era de un gris vidrioso. Nos miramos largo rato, yo asumiendola y ella con una pregunta tan obvia, que casi podía verle los bordes en el aire -¿Entiendes lo que te digo.... entiendes...?- Me pasé el reverso de la mano derecha por los ojos y aclaré la mirada para verla más claro. Finas cortinas de agua me impedían observarle bien el rostro. Ella estaba flexionada para lograr mi altura; yo, sentada. Volvió a indagar, esta vez con voz empática: -¿Dime, entiendes lo que intento decirte?....porque esto nos está costanto mucho a ambas...-.  La miré, con actitud resoluta, ella sabía que tal resolución no era cierta, pero me reconoció el valor de intentarla; además ella conoce bien mi obstinación. Me miró por última vez, tomó mi barbilla como todo ge…

Miedo

La niña aprieta su osito; está sola, asustada, en medio de un parque lleno de gente. Muchos se acercan y le sonríen; mujeres, hombres, ¡todos! Pero la niña no se fía, tiene mucho miedo. Sigue inmóvil, ahí, parada, muerta de susto; ¿hacia dónde iría?, tiene frío, hambre, le aprietan los zapatos y se rasca la cabeza.
La niña tiene pánico y solo tomará la mano de aquel que se acerque a ella, se coloque en cuclillas para igualar su altura, y su corazón le susurre: Ahora sí, este sí. Ese día, su corazón lo entenderá, lo sabrá. Ella tomará la mano de esa persona y se irá caminando, confiada, con calma. Varias esquinas luego, la niña se irá transformando en la tremenda mujer que ha sido todo este tiempo, solo que la niña sola, asustada, con su osito, atrapada, casi catatónica, en medio de un parque atestado de gente en la que no se puede fiar, ya no tendrá más miedos.
Derechos de Autor: Gnosis Rivera
No reproducir parcial ni totalmente
sin anuencia de su autor.- Derechos de imagen: Niña tristes.- …

La orquídea de mi hermana

La miré mientras iba con las manos repletas de ropa sucia. Me dirigía al lavadero a hacer la colada. Tenía menudas florecitas agrupadas como en reunión, venían de un mismo tallo, y salía por entre las rejas tal y como las vi hace tres años atrás. Ellas son así. Tienes que amarlas como son. En lo que a mi concierne, ha sabido fragmentar mi paciencia en varios trozos, entre “pare cuando te dé la gana” y  “quizá este año se dé el milagro"; me he desentendido de ella muchas veces. Y cuando me refiero a "ella" es a una planta que protagoniza, con pocos méritos, claro, el centro de mi comedor redondo de cristal.
Mi hermana dejó tras su espalda este pedazo de tierra de brazo de su esposo y con mucho gusto renunció a estos tres cuartos de isla. El día que levantó la mano y juro por el trozo de tela con rayas y estrellas, me llamó llena de una emoción que todavía está tratando de hallar sentido dentro de mi mente. El asunto es que ha dejado bajo mi tutela una de las plantas que m…

Mitos sobre la mujer negra

Este chico era de piel trigueña, su piel no tenía un solo accidente, es como si usara base M.A.C. todo el día. Barba abundante y de hebra gruesa, a veces prolija, otras, no tanto. Sus rasgos puede que pasen por exóticos, pero, si lo pienso bien, todos somos exóticos en algún lugar. La primera vez que lo vi llamó mi atención, y desde que supe que pronto portaría el anillo aquel en su anular izquierdo, viré la página, que de hecho no tenía nada escrito y me olvidé del asunto. Para mi sorpresa, tiempo después, me vi siendo abordada por este sujeto. Al principio era sutil, delicado, se valía del humor y de cualquier cantidad de holas y buenos días. Yo, que soy de naturaleza expansiva, sonreía y saludaba, pero ya sabía que el huevo quería sal. Poco tiempo faltó para que la gentileza y la sutileza dieran paso a una declaración llana: me gustaría acostarme contigo. Coqueteo por aquí, sonrisitas por allá… No entraré en los detalles que transcurrieron entre esa declaración y el día de hoy. Para …