Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2015

¿Hasta cuándo violencia contra la mujer?

Mientras la virtud de una mujer sea medida en base a cuántos hombres hay en su historia sexual, habrá violencia contra la mujer.
Mientras la mujer pose su culo frente a la lente de una cámara, como si este fuera su rostro, porque esta sociedad le dice que así se ve más sexy, habrá violencia contra la mujer.
Mientras se considere "más comercial" promocionar camiones, cervezas, martillos, préstamos bancarios, con la cara de una mujer mostrando sus pechos, habrá violencia contra la mujer.
Mientras la mujer sea objetivizada, en cualesquiera de sus formas, habrá violencia contra la mujer.
Mientras la misma mujer se preste para objetivizarse, habrá violencia contra la mujer.
Mientra solo le compremos barbies y princecitas a nuestras niñas y todo es princesitas aqui y princesitas allá...habrá violencia contra la mujer.
Mientras no le enseñenos a nuestos niños y niñas sobre inteligencia emocional, habrá violencia contra la mujer.
Mientras le digamos a un niño que juega co…

TE AMO

...esa palabra...¡esa!, que antes se quedaba atorada en la garganta, ahora se cree grande y sale sola de la boca;
sin pedir permiso, se ha vuelto una andariega.
Gusta rodar de mis labios a tu oído. 
Pretende ser, por ti, entendida. 
Juega a ser cierta y se aprovecha del latido de mi pecho, para salirse con la suya y convencerte.
Esa palabra es una loca sentencia.
Atrevido axioma que dirige mi destino y me obliga a enderezar las sendas...
TE AMO...y ya no me pesan los hombros. Ahora me pesa el deseo... me pesan el vientre y los pechos...
Lava caliente que no quema...
Ardentía que refresca...
TE AMO... y es una maldita locura...
¡esta!, la de hacer posible los imposibles más ciertos...
Te amo..¡y a la mierda todo!
...ya es muy tarde para que algo importe.
TE AMO

© Derechos de autor Gnosis Rivera​

Transición...

...había agrupado sus lágrimas y con ella se hizo una falda. Cubriendo parte de su cuerpo desnudo, no le bastó para calmarse el frio, ese que proviene del incierto.  Abriendo y cerrando los puños, le gritó al invierno su suerte. El rumor de una lágrima transitó por su mejilla,  y al tocarla, una punzada de dolor hecho sangre  arropó la yema de su índice.   Le dolía, ¡sí!, mucho le dolía.   Pero también sabía que no había otra forma  de poder retornar a una primavera...
©Derechos de autor Gnosis Rivera

De género, sexualidad y amor

Dentro de todas las trampas culturales, las vinculadas al género, la sexualidad y el amor, son de las más controvertidas y pesadas que hay. Desarrollo mi parecer al respecto, a continuación. La genitalidad, que implica la exitación sexual en hombres y mujeres, la respuesta orgánica a un estímulo sexual equis, es una parte de la sexualidad, más no toda. Nunca toda. De hecho, una de las cosas que más daño le ha hecho al enfoque de la sexualidad hoy en día es genitalizarla, circunscribiendo el escenario sexual al coito o cualquer actividad donde se involucren el pene y la vagina. Es una gran limitante, sobre todo porque la sexualidad se manifiesta de muchas, muchas formas, más allá de los genitales, -pero ese es otro tema-. Ahora bien, imaginemos que abodarmos la sexualidad en toda su dimensión, pues bien, esta es parte del amor, más no toda, nunca toda. Y aquí va el otro daño, circunscribir el amor a la sexualidad, cuando el primero puede contener al segundo, pero no necesariamente el s…

Nuestros hombres

Era la mañana de un día normal, como suelen ser los días, normales.  Pero la normalidad es algo tan relativo, como muchas otras cosas en este mundo de calamidades.  Yo estaba en mi página, y revisaba las novedades.  Una imagen aquí, un enunciado acá, leo, leo y leo, hasta que el dibujo de un hombre llegó a mi vista.  Mis ojos se posaron en la imagen y la palabra que habitó mi mente fue HOMBRE ROTO.  Y ya fue tarde. No podía dejar de pensar. Y puedo jurar que en la brevedad del segundo en que las dos palabras llegaron a mi mente, en ese segundo se compilaron ante mi todas las ideas que ahora quiero expresarles.  Porque como les dije antes, no me puedo quedar con estos pensamientos atascados, podrían salir de dentro mío en forma de llanto, angustia o insomnio. O quizá una carcajada neurótica o gotas de compasión en el rostro del hombre que se siente a mi lado, un día cualquiera. Nuestros hombres. Hoy quiero escribirle a nuestros hombres. Sí, el tuyo, el mío, el de ella, el de la amiga t…

Dominios

Me regalaste un beso que viajó directo a mis entrañas.  Te hiciste ciudadano permanente de mi vientre  y reclamaste con gallardía cada uno de mis deseos.  Hoy, te humedeces en mis ojos, y en forma de lágrima te deslizas por mis pestañas.  El aroma de tu piel ya es tradición de mi olfato.  Y en la aldea que es mi corazón, tu reinado se instaura, proclamano obediencia y sumisión.  Mis brazos se revelan y se resisten, pero tus dedos son más fuertes y toman por suyo cada hebra de mi pelo.  He de quedarme quieta, sin ofrecer resistencia.  Hace rato que he claudicado a tus antojos.

© Derechos de autor Gnosis Rivera.-

Tú y mi café

Mi sabor moreno y tu beso blanco.
Mi motivación matutina, mi pulsión y empuje.
Tú, mi despertar favorito.
El milagro en la mitad derecha de mi cama.
El peso de tu cabeza sobre mi otra almohada.
Tu cuerpo. Toda tu geografía, completa, vasta y absoluta.
Mi tazón de café y tu presencia.
El tema, el verbo y la palabra.
El milagro de saberte cada día en la mañana.
Mi amanecer preferido.
Tú y mi café. Mutual eterna de la felicidad cómplice y traviesa.

© Derechos Reservados Gnosis Rivera.-