Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2014

Su ojo izquierdo

Ella lo vio y lo supo de inmediato.  Supo de su dolor y de su pena.  Solo tuvo que ver su ojo izquiero.  Tenía ese rictus habitual que solo ella conocía.  A pesar de sus años y los mil amores recorridos, solo ella había logrado adivinar las historias que se escondían en su pecho, solo con ver su ojo izquierdo.

La luz y el brillo cansino que se advertían en su mirada le hablaron de horas enteras de pensares inútiles. Pudo ver nueve te extraños y quince te amos ocultos tras ese ojo.  Advirtió todas las preguntas que no pudo responder, todos los reclamos, las excusas y los dolores.  Ella sufrió y lloró dos penas. La propia y la de él. 


Olvido: receta contra la locura

Recuerdo que cuando mi madre falleció, hace ya casi 9 años, por ratos olvidaba que ya no estaba con nosotros.  Entonces recordaba que se había ido y volvía a sentir ese dolor lacerante en el pecho.  Sucedía que en ocasiones quería llamarla para contarle algo importante, trivial o lo que fuere, para darme cuenta al momento de que no era posible, había fallecido.  Recuerdo bien ese dolor.  Algo sorprendentemente inaguantable.  Estoy convencida que sin ese "olvido" me hubiera vuelto loca.

El cerebro, creación maravillosa de la naturaleza, es una máquina sorprendente.  Se defiende así mismo cuando no está permanentemente conciente de alguna situación dolorosa o traumática. Que conste que no hablo de distracción, sino más bien del olvido total del evento.  Este fenómeno me ocurrió durante los días posteriores a su fallecimiento y se volvió más esporádico según fui incorporando su ausencia a mi vida diaria y a mis circunstancias.  Pienso que solo entonces estuve lista para empezar …

Placeres simples.....

La vida se hace siempre de momentos, de cosas que no sueles valorar.  Así dice la canción de Julio Iglesias. En ocasiones me detengo a pensar sobre el placer sencillo que me producen algunas cosas, siendo estas tan vulgares y sencillas que muchas veces pasan desapercibidas por demás.  Pero yo, que me acuso a mi misma de pensar demasiado, me he detenido en ocasiones a saborear ciertos placeres y hoy me animo a decirles un poco sobre estos.

Planchar.  Yo no disfruto para nada plachar, pero no puedo negar la satisfacción que me invade cuando veo toda mi ropa y la de mi nena colgada en el closet.  No se qué ocurre, pero ver la ropa ordenada por colores y categorias, toda alisadita, ausente de arrugas, me hace sentir super bien.  Así nomás...

Colgar la ropa en el tendedero -luego de lavar-.  Que gusto me da cuando ya terminé de colocar el ultimo pantalón!  En ocasiones me sorprendo seleccionando los ganchitos según el color de la prenda a tender.  Tremendo , no?

Caminar descalza luego de habe…

Nuevo Comienzo

Todo día es un nuevo chance y hoy, harta ya de lo mismo, cansada de obtener el mismo resultado, resuelvo emperzar nuevamente, haciendo algo distinto.  Agotando primero el luto que corresponda, haciendo auditoría de pensamientos y revisando sentimientos que vencieron.  Hacer arqueo del alma nunca está de más si con ello terminamos fortalecidos y renovados. 

Bienvenidos los auto-jalones de orejas, los llamados de atención y las sabias censuras. Bienvenido el crecimiento que sucede al dolor, porque mejor decidir no morir de pena, más sabio tomar el dolor y estrujármelo en la piel.  La pena es un exfoliante genial para el corazón si se sabe usar adecuadamente.

Grc.-


Hola!

He creado este blog con el propósito de vaciar mis ideas y pensamientos.  Esos que a veces me atosigan, esos que en ocasiones se me atragantan y, si no salen, amenzan con ahogarme. Es por ello que pretendo valerme de la palabra y entre consonantes y vocales transmitir algo de dentro mío. No pretendo consensuar con aquel que con su lectura me privilegie, menos contraponer puntos, solo expresar mi punto de vista. Sin embargo, sea bienvenido el crecimiento que le sigue al justo debate, cuando ello sucediese. Sean bienvenidas las opiniones iguales o contrarias, todo dentro del marco del respeto y la decencia.  

Reciban mis saludos!