Ir al contenido principal

Mi pelo


Cuando cumplí quince años mi madre me hizo el regalo que toda jovencita de mi generación anhelaba: me alisó el pelo.

Recuerdo que ella insistía en que solo estaba texturizándolo y yo misma terminé defendiendo el término con mis amiguitas del colegio, como si texturizar y alizar el pelo no terminaran en el mismo resultado. Lo cierto es que sea con el Revlon color azul o negro, con TBC, o el más cruel de todos, BPT, todas las cremas alizadoras hacían lo mismo, eliminar la onda del pelo rizo hasta convertirla en una gran mata de pelo lacio.

Cuando llovía el pelo se me engrifaba de una forma que parecía, lo que llamo, una gallina matada a escobazos. El proceso de alisado incluía vinagre, como neutralizante, y ya se imaginarán ustedes lo que es una crema quemante, aplicada a casi nada de distancia del cuero cabelludo que posteriormente sería bañado con vinagre. ¡Horrible! Pero claro, esa “mala cata” había que matarla sea como sea.

Ya de adulta, un predicamento casi similar se replicaba semana tras semana con la visita al salón de belleza, con ese calor infernal que mantenía “a raya” una naturaleza brava que insistía, a toda costa, en hacerse notar. Recuerdo con especial desprecio al cepillito chiquito que se usaba –y se usa– para aplacar la orilla de cabello en la frente.

Por suerte, entre asuntos de presupuesto y otras bellezas de la vida, me harté de todo eso y empecé un camino que hasta ahora no deja de darme sorpresas. El reto de asumir mi pelo, aunque parezca sencillo, ha significado mucho más que dejar de ir al salón de belleza semanalmente o de alisarme cada seis meses. Primero, tuve que durar semanas soltando esa madeja salvaje de vida rizada y castaña oscura solamente en la casa. ¡No me reconocía! Había estado agazapada bajo un pelo lacio y toda mi obviedad como mujer y persona, terminó siendo la nada misma mientras tuve el pelo “bueno”. Necesité mirarme muchas veces, ¡varias veces!, al espejo para hallarme y gustarme.

Yo era, obviamente, una mujer alegre, relajada, fuerte, obstinada, necia, como mis rizos. Hablaba sin parar, como mis rizos. Sin darme cuenta, terminé reconciliándome con mis herencias negras, y resultó ser un proceso que abordé con orgullo, pero sobre todo con placer. Y esa parece ser una de las tantas razones de que una hermosa cabellera rizada moleste tanto, a tantos. Toda forma de placer honesto y orgulloso es censurada a las mujeres, en forma tan sutiles como castrantes. Podría dar muchos ejemplos de ello, pero sería otro artículo.

Cuando camino por la calle y me encuentro con una mujer que lleva su pelo natural, nos miramos y sonreimos. Hay una complicidad implícita entre las mujeres que han decidido llevar el pelo crespo, ensortijado, rizado, al natural; y es que, sin haberlo planeado, nos volvimos un colectivo. Terminamos unidas sin habernos propuesto formar frente alguno, pues muchas de nosotras pasamos el mismo predicamento y, en escenarios distintos, en circunstancias diversas, vivimos algún tipo de resistencia por parte del entorno.

Ha habido insultos, rechazo, menosprecio; hemos sido etiquetadas. Pero también recibimos miradas de aprobación, halagos y aprecio.

No ha sido fácil. Cuando una mujer decide salirse de cualquier forma de norma, suele ser mucho para sociedades como la nuestra. He hallado mucha resistencia en gente que amo y quiero, igual en gente cuya opinión me importa un pepino. Para unos, mi pelo es desordenado, caótico, anárquico, amorfo, poco profesional, luce falto de higiene. Otros opinan que se trata de una etapa y esperan, con ansias, que salga de ella pronto. Algunos se atreven, incluso, a sugerir que soy una acomplejada que vende la imagen de revolucionaria rancia bajo la excusa de una melena alborotada.

En definitiva hay opiniones muy diversas y algunas de ellas están basadas en la idea equivocada de que lo negro es feo y que por tanto hay que disimularlo tanto como sea posible.

Hoy por hoy, directores de colegios sugieren a las madres “que peinen” y “domen” el pelo de sus niñas; tildan de “moda de tígueras y locas” la tendencia de llevar el pelo natural, o “invitan” a sus estudiantes mujeres a salir de clases y a no regresar hasta tanto “no se peinen”. Conozco chicas que trabajan en instituciones bancarias y me dicen: –Me encanta tu pelo; a mi se me pone así, pero no nos permiten venir al banco con el pelo rizo suelto–. Todo porque fuimos conquistados por una cultura en la que el negro era un ser sub-humano, algo entre los animales y los seres humanos. ¿Se imagina semejante pensamiento como cierto?  

Pues es justo así, porque la España que nos descubrió ese 1492 provenía de una Europa que concebía a los negros de esta forma. Imagine todo el daño que puede hacer un pensamiento tan equivocado instalado por siglos en la psique colectiva de miles de generaciones.

Sea que se planeó o no, una lucha social ha dado inicio y, aunque el cambio de paradigma es complicado, difícil y toma tiempo, pienso que el proceso es muy positivo y que mejores tiempos están a la vuelta.
 

Entradas más populares de este blog

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Tres años Volando al ras...

Hace tres años empecé a acariciar la idea de publicar mis escritos. Propósito algo soberbio si lo veo desde la creencia de que alguien quiere leer lo que pienso. Sin embargo, me hallaba en un momento muy particular de mi vida, y una vez que empecé a escribir sencillamente no pude parar.
Son muchos los que me acompañaron en ese tiempo, que hoy no están. La mujer que yo era hace tres años hoy es muy distinta. Me empeciné en este propósito, muté, me aislé cuando fue necesario, cuando no podía hacer otra cosa. Me hice acompañar cuando el tiempo así lo demandó. He vivido humillación, rechazo, pleitesía, una suerte de adoración por demás inmerecida. También he sentido respeto, admiración y aplauso. 
Son tres años de no creerme muchas cosas. Tres años de escribir con lo que he tenido. Unas veces mucho, otras veces absolutamente nada. Hubo momentos donde me vacié por completo, otros donde me replegué, avergonzada. Pero siempre volví, porque escribir se volvió más fuerte que yo. 
De Volando al ra…

Mi bronquitis

Desde mi primera juventud – la verdad que no sé son cuántas juventudes hay, ni quien las cuenta– tuve tendencia a los resfríos. Primero fue la congestión de los senos paranasales. Bastaba que lloviera para que mi nariz tuviera su propio tsunami. No podía usar perfume, ni bañarme con el clásico Palmolive rosa, que tanto gustaba a mi madre. Los olores me mataban.

Con el tiempo, y por suerte, esa condición fue variando; ya no era un payaso andante, puesto que mi nariz vivía enrojecida.

Yo fui creciendo y me di cuenta que algunas enfermedades traen consigo un andamiaje emocional. Y eventualmente me vi repitiendo, cada cierto tiempo, una bronquitis asmatiforme, así decía el diagnóstico. Yo siempre me propuse ver más allá, me pasaba de la línea, sacaba mis propias conclusiones; tuvieran ciencia o no, ellas me satisfacían y, al menos, me ayudaban a entender mejor mi deficiencia de salud y mi cuerpo.

Hace un tiempo que vengo callando, que vengo sintiendo harto y diciendo nada. He tenido potentes…