Ir al contenido principal

Día de domingo

Imagen obtenida en la red.-
Es domingo. Nada nuevo, puesto que muchos ya saben eso, pero me gusta empezar diciendo: Es domingo. Aunque en algunos puntos del globo ya es medio domingo.
Los domingos saben un poco a sábanas con café, a besos antes del cepillado bucal -estos son los besos más honestos que existen, pero solo para los que tuvieron la dicha de dormir acompañados; no cuenta si dormiste con tus niños.-. Los domingos de mi infancia eran de Vincho Castillo(1), cuando todavía no sabía que era la persona que es. También eran de Aeromundo(2).
Ahora los domingos son de café, negro, caliente -y enfriando lentamente-. Son de escritura, de reflexiones con la Gnosis que pocos -o nadie- conocen. Y si oso encender el televisor también son de "infomerciales", donde te venden de todo y prometen un cambio de vida en lo que haces un chasquido de dedos. Los domingo son de lectura.
A partir de las cinco de la tarde, los domingos suelen producir una suerte de depresión, y todo porque nos enseñaron a odiar los lunes. Los lunes son la misma cosa que todos los días. ¿Qué más da un lunes o un jueves, si muchas veces la semana entera está dentro de nosotros? Yo he sabido tener un mismo miércoles todo un mes. Pero ese es problema mío.
Si reflexiono al respecto, el domingo es todo lo que dije anteriormente solo porque las obligaciones impuestas por el sistema roba-vidas ya se agotaron durante los días anteriores. No tiene que ver con el domingo per se. Un beso mañanero puede darse un jueves. Mi café es igual de mágico un martes. De hecho, les cuento que me compré un nuevo pozuelo, color verde "llega pronto". y les puedo jurar que mi café era más caliente y viajó maliciosamente por mi garganta. -¡tengo un talento del caray para los nombres de colores!-.
Mi desayuno de domingo también es diferente, pero es por lo mismo: tiempo. El tiempo es un valor, menospreciado, por cierto, pero es un gran valor. Generalmente lo apreciamos solo cuando llegan desgracias.
En resumen, hoy es domingo, ya lo sabes. Mañana será lunes y depende de ti que sea uno rico, bueno, desabrido o grandioso. Los días son solo eso, días. Cuando yo llegué ya tenían nombre, solo tenía que darle forma y contenido.
Ahora me iré al mar. A saborear la sal y el sol que me regala la naturaleza, solo por que sí. De puro amor les dejo este tema, buenísimo de Gal Costa y Tim Maia, Día de Domingo.

Besos, Gnosis Rivera

(1). Político con un sistema de valores particular. Nacionalista rancio y ortodoxo.
(2) Programa de política que duraba medio siglo, todos los domingos y que veía por que era lo que tocaba.

Entradas más populares de este blog

Antes de amarte...

Antes de amarte, déjame contarte de mis espinas, como adornan mis esquinas y me hieren todavía; pero también tengo rosas.  Si te acercas solo un poco podrás ver que soy hermosa solo que no lo sabía.  
Antes de amarte, déjame mostrarte mis demonios,  mis motivos y mis incordios.   Quiero que veas mis sueños, mis dolores, mis anhelos. Que sepas que yo he llorado,  pero igual se de alegrías.  Que sé de la lejanía, de la distancia que empapa,  de la comezón del alma cuando sola se imagina.
Que he sorprendido las noches bañándome en un recuerdo de algo que yo pensé cierto,  pero me quedé colgada, con mi alma enamorada sin saber lo que ocurría.   La mentira se metía lentamente por mis huesos y la ilusión escupía en mi cara sus deseos.
Quiero contarte que amo,  que suspiro y que aún espero. Que mi cuerpo tiene frío y por dentro prende fuego.   Antes de amarte te cuento, porque quiero que te enteres que padezco de la ausencia de un amor que no es presencia,  y tú que ahora te asomas, pienso quizá no comprendas.
Que no …

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Sonrisa mentira

Mi sonrisa, de cuarzo y granito, era cuajada y pesada.
Se extendía de izquierda a derecha, haragana y con pocas ganas de ser. Con sus manos de renacuajo, se sostuvo de mi boca y se instaló en mis labios, pretendiendo engañar al semejante que observaba en mi esquina.

Mi sonrisa, antes de amarillo robusto, ahora era color cristal,
y al intentar ser en ella lo que en verdad no soy, se fragmentó sobre mi barbilla, y miles de trozos se esparcieron por mi regazo, distribuyendo a pares el aburrimiento de mi desdicha.

Ya no tenía por qué sonreír más. Ya la máscara había sido descubierta. No más sonrisas para mí, ni para el semejante de la esquina.


©Derechos Reservados Gnosis Rivera.-