Ir al contenido principal

De género, sexualidad y amor

Dentro de todas las trampas culturales, las vinculadas al género, la sexualidad y el amor, son de las más controvertidas y pesadas que hay. Desarrollo mi parecer al respecto, a continuación.
La genitalidad, que implica la exitación sexual en hombres y mujeres, la respuesta orgánica a un estímulo sexual equis, es una parte de la sexualidad, más no toda. Nunca toda. De hecho, una de las cosas que más daño le ha hecho al enfoque de la sexualidad hoy en día es genitalizarla, circunscribiendo el escenario sexual al coito o cualquer actividad donde se involucren el pene y la vagina. Es una gran limitante, sobre todo porque la sexualidad se manifiesta de muchas, muchas formas, más allá de los genitales, -pero ese es otro tema-. Ahora bien, imaginemos que abodarmos la sexualidad en toda su dimensión, pues bien, esta es parte del amor, más no toda, nunca toda. Y aquí va el otro daño, circunscribir el amor a la sexualidad, cuando el primero puede contener al segundo, pero no necesariamente el segundo contiene al primero. Desde que hacemos esto limitamos el amor y nos empezamos a meter en etiquetas. El amor, si se da cuenta, es el concepto macro que contiene a la sexualidad, pero que no se limita a ella. Se puede amar y no manifestar exualidad, aquí tenemos al amor filia y el agape, un amor ausente de eros. No es menos amor, es amor y punto. Otro cariz, pero amor al fin.

Un sentimiento muy poderoso que se manifiesta dentro del amor es la admiración. Y cuando se admira algo de forma muy intensa, podemos casi afirmar que amamos el objeto de nuestra admiración. Aunque claro, el amor es algo mucho más complejo que la admiración. Yo suelo decir que el amor y la admiración son primos-hermanos. Habiendo dicho lo anterior, puedo explicar mucho mejor el argumento central de lo que quiero expresar. Yo amo a algunas mujeres. Me pasa y me ha pasado que las veo y todo mi espíritu se reboza, se alegra. Le veo sus formas, sus maneras, y siento inmensa felicidad y cariño, dentro de la cultura que vivimos, alguien podría decir que soy una lesbiana en potencia. Lo cierto es que a mi me parece de lo más normal ver y amar a aquello que me despierta amor, y esa manifestación me viene depojada de todo rasgo sexual. Yo no me caliento cuando he visto a estas damas, es mi espíritu el que se reboza. Mi estadío sexual no tiene nada que ver con esta manifestación que es solo amor, admiración, como yo lo veo. No confronta mi sexualidad ni mi preferencia, en ningun momento. Ni siquiera lo pienso. Muchos patrones culturales nos dicen lo contrario. Y todo esto también le ocurre a los hombres. He visto danzas ralacionales realmente profundas y estrechas entre hombres heterosexuales. Relaciones en la que la preferencia sexual de cada uno no tiene absolutamente nada que ver, so pena de las bromas y chanzas que puedan surgir por ello.

Entre mujeres la cosa es distina, pues culturalmente genera menos controversia verlas abrazadas, que duerman en una misma cama, porque no se pudo de otra, cambiarse de ropa juntas. En fin, una seria de actividades que pueden pasar por normales, serían seriamente cuestionadas en el mundo de los hombres. Y todo esto está seriamente determinado por la cultura. Recuerdo un filme polaco que vi hace unos meses, donde un hombre se vió obligado a pernoctar en más de una ocasión en casa de un conocido. El hombre durmió, casi todas las noches, en la misma cama del conocido, y las escenas que se generaron versaban sobre el hábito del primero de roncar. En ningún momento en el filme se vislumbra el tema sexual o se deja entrever alguna tendencia homosexual o temor a ella, por parte del conocido. Yo reflexiono al respecto y puedo afirmar que los patrones tan conservadores de los que hablo más arriba son más marcados en nuestros países latinos, donde el hombre es llamado a nunca, nunca poner en duda su condición de macho.

Muchos hombres son víctimas de bromas y burlas solo por mostrarse abiertamente afectuosos con otros hombres. Parece ser que el afecto está reservado a las féminas, y que el hombre solo puede ser afectuoso dentro del marco de lo erótico. Es un paradigma dañino, limitante y errado por demás, por no decir de injusto. Los hombres terminan etiquetados de afeminados, homosexuales en potencia, y mucho más. Sinceramente pienso que ni el amor, ni el placer, ni la belleza, ni la admiración, ni la alegría tienen género. ¿Por que insistir y polarizar la manifestación de estos valores?. El origen de tal desvirtuación podría ser todo un tema de investigación. Para mi está más que claro. La persona es persona, el amor es amor, y punto. Yo lo veo desde un punto de vista holistico. Unicidad es la palabra que me viene a la mente. En la mañana de hoy me he encontrado con esta mujer hermosa, que tiene una luz tremenda que sale de ella, no se qué rayos es, pero siempre que la veo mi espíritu se alegra, sonrío y le digo que la quiero. No me genera conflicto alguno, ni mental ni espiritual, ni material. Solo se que soy feliz cuando la veo y ella lo sabe, por que yo no me callo estas cosas. Que la cultura me haya dicho que eso tiene implicaciones sobre mi preferencia sexual, pues qué va, no las tiene. Yo y mi espírutu les decimos que no las tiene. Y que conste, que si fuera lesbiana no tuviera ningun problema. Aqui el tema es que las personas tengan estas etiquetas en la mente y den por sentado cosas que no son. Eso es alienación, manipulación cultural. Me gustaría que comentaras y me dijeras qué piensas sobre el tema.

Les dejo por ahora, cariños.

Gnosis Rivera

Entradas más populares de este blog

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones...
Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo.
El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible.
Eso es escribir....
Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Comida y masturbación

En ocasiones, comer sin compañía es como masturbarse. Con ingenuidad les pidoque no se estacionen en la palabra masturbación y se abran, sin prejuicios, a lo que quiero significar. 

Verán, tienes todos esos ingredientes maravillosos sobre tu mesa en la cocina. En tu tabla de abedul, has dispuesto filete de pechuga de pollo y le espolvoreas pimienta y sal, un maravilloso matrimonio de cocina que hasta tiene su propio verbo: salpimentar. Te sientes creativo y te atreves con un poco de albahaca seca. La estancia huele divino, porque has puesto a hervir dos papas y agregaste dos hojas de laurel, entonces la magia se ha esparcido por todos lados. Te vas directo al frutero y sacas un tomate pequeño -total, es solo para ti-.Te encanta ver como el cuchillo se clava en la pulpa jugosa y roja del tomate que, sometido al filo de la hoja, despide todos sus jugos. Si eres amante de los cuchillos, como yo, admirarás la maravilla de un corte limpio, tantocomo el imponente sabor de la rúcula.
En fin, …

Tres años Volando al ras...

Hace tres años empecé a acariciar la idea de publicar mis escritos. Propósito algo soberbio si lo veo desde la creencia de que alguien quiere leer lo que pienso. Sin embargo, me hallaba en un momento muy particular de mi vida, y una vez que empecé a escribir sencillamente no pude parar.
Son muchos los que me acompañaron en ese tiempo, que hoy no están. La mujer que yo era hace tres años hoy es muy distinta. Me empeciné en este propósito, muté, me aislé cuando fue necesario, cuando no podía hacer otra cosa. Me hice acompañar cuando el tiempo así lo demandó. He vivido humillación, rechazo, pleitesía, una suerte de adoración por demás inmerecida. También he sentido respeto, admiración y aplauso. 
Son tres años de no creerme muchas cosas. Tres años de escribir con lo que he tenido. Unas veces mucho, otras veces absolutamente nada. Hubo momentos donde me vacié por completo, otros donde me replegué, avergonzada. Pero siempre volví, porque escribir se volvió más fuerte que yo. 
De Volando al ra…