Mi tiempo


Ayer fue mi tiempo. Mi tiempo único, al que podía contarle las horas. Fuera de ese espacio todo es memoria vacía. No hay hilo que sigua la secuencia de esta historia. Ya no hay argumento, ni líneas, ni guion. Las palabras salen de mi boca, pero no me pertenecen. Resisto en mi historia, pero ya nada ocurre, nada sucede. Parece que sí, más cada hecho repetido no es más que la proyección quimérica de mi propio anhelo pendiente. Hoy duele la piel, el ansia está erosionada y la ilusión se humedece con un pasado que ni recordándose ingenuamente llega a ser presente. 

Sigues escondido justo detrás de tus pestañas… tu espalda sigue frente a mi rostro y tu mirada se niega. Mis uñas hieren la carne de mis palmas…solo yo siento mi sangre, solo yo saboreo la sal rosa de mi mirada. 

Ayer fue mi tiempo y ya no me creo dueña de nada. Me declaro propietaria inoportuna de este tiempo sin expectativa, sin sospecha, sin ansia, mi ansia erosionada, mi húmeda ilusión, mi pasado, ese que ni repitiendo con locura, volverá a ser presente.

Todos los Derechos Reservados
Gnosis Rivera.-

Imagen: Mujer de espaldas./
Obtenida en la red.-

Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

A nadie

Necedad