Consolación

  • Nadie sabe exactamente por qué ocurre. No se de información que  explique o evidencie las razones. No las he escuchado de labios de nadie. Funciona por igual en niños, niñas y adultos. 
  • Puede significar que no estás solo, que hay esperanza; puede incluso traerte un poco de hogar.
  • Es calma, cese del dolor. 
  • Hablo de ese sonido que no es palabra ni oración; es apenas el resultado de la unión de los dientes, el escape calculado del aire y los labios casi juntos, y se produce la magia: shhhh…shhhh… 
  • El efecto de esta suerte de mantra, que siempre incluye un abrazo, triplica su efecto analgésico si se acompaña de la frase: “todo está bien”. Si el abrazo se prolonga, la paz es segura. Y si se agrega  una mano en la espalda y otra en el pelo, ya no existe nada más. 

  • Gnosis Rivera.-
  • Derechos de imagen:
  • ©Josephine Cardin 

Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

A nadie

Ocho lágrimas