Ir al contenido principal

La muerte nos duele

Nunca he estado cerca de la muerte, pero la muerte ha estado cerca mio.  He perdido familiares.  Y quiero que presten atención a la parte de "he perdido" ya que ella encierra la esencia de lo que les quiero comentar. Fíjese que no dije: algunos de mis familiares han muerto, o familiares mios han muerto.

Imagine el siguiente escenario. Usted tiene un hermano que vive en alguna ciudad muy lejana. Digamos tan lejos que tenga que viajar por horas en avión para verlo. Imagine que ese hermano y usted tienen años sin hablarse, no porque haya problemas entre ustedes, sino que cada uno está envuelto en su propia rutina, algo de descuido y distancia.  Pues bien, usted no está sufriendo porque ese hermano está tan lejos, no llora porque no puede abrazarlo o tocarlo, no llora porque tiene meses o años sin verlo.  Sabe que si desea hacerlo es cuestión de tomar un vuelo y si se conformara con solo escucharlo estará a la distancia de una llamada telefónica.  Con la muerte pasa lo mismo, pero hay una diferencia fatal: hay dolor porque esa persona no está NI LO ESTARÁ MÁS, sin posiblidad alguna.

Aún los que creen que hay un más allá donde todos nos reuniremos como una gran familia, sufren y mucho. Y es en parte por el apego que tenemos a todo lo terrenal, incluyendo las personas. Cuando alguien cercano fallece, solemos decir: se me murió fulano...  Esa concepción de que fue a usted que "se le" murió esa persona es parte de lo que lo mantiene atado a un dolor que será proporcional en duración e intensidad al apego que tenga con el fallecido.  A partir de ese apego y del hecho de que usted está sufriendo porque es usted quien no podrá verlo más, es usted quien no podrá tocarlo o conversarle cuando guste o pueda, puedo colegir que gran parte del dolor asociado a la perdida de alguien que se ama es una cuestión de ego.

Y todos en alguna forma nos hemos vestido de este tipo de dolor alguna vez. En mayor o menor medida. En los días previos a la muerte de mi madre, yo estaba plenamente conciente de que era muy difícil que sobreviviera.  Ella había tenido varios AVCs y su condición no prometía. Cuando falleció, grité como loca pero entendí que el hecho de que ella muriera era lo natural. Me dolió que ella muriera, por supuesto!.  Era apenas una mujer de 52 años, llena de vitalidad y energía.  El dolor por mi egoismo vino más tarde y me duró más de un año. Yo estaba llena de ira, yo la extrañaba, yo tenía asuntos muy importantes que aclarar con ella, yo quería compartir muchas cosas de mi vida con ella. En todo mi dolor por su muerte el prefijo obligatorio era un YO.  Mi yo. Entonces, me tomó mucho tiempo superar ese dolor asociado a MI necesidad de ella.  

Es totalmente humano y natural sentir este tipo de dolores, solo que es mucho más saludable identificar qué se esconde detrás de un duelo que está costando sobrellevar, hay que trabajarlo, lidiar con el e incorporar el evento de la partida de ese ser amado a nuestra vida de forma adecuada. Empoderarnos con las situaciones que pudieron haber quedado pendientes y sumir la responsabilidad por ellos, hacernos cargo.  Total, es indefectible el hecho de que esa persona ya no está.

Adicionalmente y para finalizar, en occidente estamos muy contaminados con lo terrenal. Es como si nos creyéramos amos de esta tierra y que no nos moriremos nunca y cuando ocurre cerca nuestro nos revelamos.  El dolor es un tipo de resistencia.  La muerte, al igual que la vida, es como una puerta que a todos nos toca atravezar, unos alante y otros más luego, pero sin duda a todos nos toca, ya que para morir solo hay que estar vivos.

Nos vemos en una siguiente entrega. Bendiciones!

Entradas más populares de este blog

Antes de amarte...

Antes de amarte, déjame contarte de mis espinas, como adornan mis esquinas y me hieren todavía; pero también tengo rosas.  Si te acercas solo un poco podrás ver que soy hermosa solo que no lo sabía.  
Antes de amarte, déjame mostrarte mis demonios,  mis motivos y mis incordios.   Quiero que veas mis sueños, mis dolores, mis anhelos. Que sepas que yo he llorado,  pero igual se de alegrías.  Que sé de la lejanía, de la distancia que empapa,  de la comezón del alma cuando sola se imagina.
Que he sorprendido las noches bañándome en un recuerdo de algo que yo pensé cierto,  pero me quedé colgada, con mi alma enamorada sin saber lo que ocurría.   La mentira se metía lentamente por mis huesos y la ilusión escupía en mi cara sus deseos.
Quiero contarte que amo,  que suspiro y que aún espero. Que mi cuerpo tiene frío y por dentro prende fuego.   Antes de amarte te cuento, porque quiero que te enteres que padezco de la ausencia de un amor que no es presencia,  y tú que ahora te asomas, pienso quizá no comprendas.
Que no …

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Sonrisa mentira

Mi sonrisa, de cuarzo y granito, era cuajada y pesada.
Se extendía de izquierda a derecha, haragana y con pocas ganas de ser. Con sus manos de renacuajo, se sostuvo de mi boca y se instaló en mis labios, pretendiendo engañar al semejante que observaba en mi esquina.

Mi sonrisa, antes de amarillo robusto, ahora era color cristal,
y al intentar ser en ella lo que en verdad no soy, se fragmentó sobre mi barbilla, y miles de trozos se esparcieron por mi regazo, distribuyendo a pares el aburrimiento de mi desdicha.

Ya no tenía por qué sonreír más. Ya la máscara había sido descubierta. No más sonrisas para mí, ni para el semejante de la esquina.


©Derechos Reservados Gnosis Rivera.-