Ir al contenido principal

Todas te miran

Acuarela de Andrew Salgado.
Todas te miran!
Se emboban con la gallardía
de tu presencia.
Con la fuerza de tu mirada se intimidan
y con la presteza de tu 
caminar se encandilan.

Observan tus labios

y se imaginan siendo besadas
con semejante pieza de arte.
Entre esos portentozos brazos tuyos
sueñan tropezar
para frenar en la torre de tu pecho.

Pero ignoran!...
mucho ignoran que tienes dueña
que cada hebra de tu pelo
pertenece a la más afortunada!
a una que ya despierta tus silencios dormidos.

Ignoran que ya otra te alimenta!
que hay quien te prodiga los afectos más honestos,
que tu saliva destila con su palabra
y que le debes todo el amor
que cuelga de tu pecho.

Todas te miran...!
y te alaban y te adoran...
pero ignoran, mucho ignoran!
que tu alma ama a otra!
que no puedes otra cosa...

Saben acaso que eres sólo para una!
Se agrupan a tu alrededor
y aletean como locas...
desprovistas de cordura,
se reparten la atención de tu mirada.

Todas te miran e imaginan
que serían afortunadas...
y lo son! cierto es que ya lo son
sólo el hecho de mirarte trae fortuna
privilegio el saborear de tu cuerpo
su envoltura.

Todas te miran!
no podrían hacer otra cosa
con esa visión al frente!
comprensible es la tortura
de mirarte y no tenerte...

Suerte de esa!
esa que
no sólo te mira,
sino que también te tiene!


© Derechos de Autor Gnosis Rivera.-

Entradas más populares de este blog

Antes de amarte...

Antes de amarte, déjame contarte de mis espinas, como adornan mis esquinas y me hieren todavía; pero también tengo rosas.  Si te acercas solo un poco podrás ver que soy hermosa solo que no lo sabía.  
Antes de amarte, déjame mostrarte mis demonios,  mis motivos y mis incordios.   Quiero que veas mis sueños, mis dolores, mis anhelos. Que sepas que yo he llorado,  pero igual se de alegrías.  Que sé de la lejanía, de la distancia que empapa,  de la comezón del alma cuando sola se imagina.
Que he sorprendido las noches bañándome en un recuerdo de algo que yo pensé cierto,  pero me quedé colgada, con mi alma enamorada sin saber lo que ocurría.   La mentira se metía lentamente por mis huesos y la ilusión escupía en mi cara sus deseos.
Quiero contarte que amo,  que suspiro y que aún espero. Que mi cuerpo tiene frío y por dentro prende fuego.   Antes de amarte te cuento, porque quiero que te enteres que padezco de la ausencia de un amor que no es presencia,  y tú que ahora te asomas, pienso quizá no comprendas.
Que no …

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Sonrisa mentira

Mi sonrisa, de cuarzo y granito, era cuajada y pesada.
Se extendía de izquierda a derecha, haragana y con pocas ganas de ser. Con sus manos de renacuajo, se sostuvo de mi boca y se instaló en mis labios, pretendiendo engañar al semejante que observaba en mi esquina.

Mi sonrisa, antes de amarillo robusto, ahora era color cristal,
y al intentar ser en ella lo que en verdad no soy, se fragmentó sobre mi barbilla, y miles de trozos se esparcieron por mi regazo, distribuyendo a pares el aburrimiento de mi desdicha.

Ya no tenía por qué sonreír más. Ya la máscara había sido descubierta. No más sonrisas para mí, ni para el semejante de la esquina.


©Derechos Reservados Gnosis Rivera.-