Sed

Asaltar mi piel y sustraer de ella todo el deseo disponible.
Hacerte a gusto con mis jugos, para calmar la sed de tu quicio.

Tomar de mis pechos el alimento que prolongue la vida de tus deseos,
y que mueran en mi, tus más caros anhelos.

¡No!, saciarme de ti sería morir en la gula de los gritos.
Que tu sexo sea el Gólgota de mi espera,
maldita y eterna espera,
donde fallecer en el delirio de que hagas conmigo como quieras.

No importando cuánta carne hayan devorado mis manos,
moriré virgen hasta que tu lengua descanse en el suelo de mis besos.


© Derechos de Autor Gnosis Rivera.-

Imagen extraída de la red.  


Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

A nadie

Necedad