Ir al contenido principal

¿Cómo ama una mujer que escribe poesía?


Acuarela de Keinyo White
Una mujer que escribe poesía ama desde los huesos, desde la tripa.  Ama con locura, con cada hebra de su pelo, sea rizo o lacio.  Una mujer que escribe poesía ama porque ama y punto.  Si le preguntas por qué ama, ella levantará la cabeza, la ladeará un poco, elevando la mirada; suspirará y
 se llenará de argumentos, solo para darse cuenta de que para amar no le hacen falta razones.
Una mujer que escribe poesía sabe muy bien que el amor se basta solo.

Una mujer que escribe poesía se despierta en la madrugada, con la cama llena de verbos, sustantivos y adjetivos.  Todos o su mayoría con la letra del nombre de su amado.  Ella despertará con una sonrisa de idiota en la cara y se tocará los cachetes para tratar de creérselo.  Una mujer que escribe poesía tomará todo el dolor que siente y se hará un vestido con él.  Hará de las lágrimas su compañía, mientras le duren las penas.  Luego las tomará y hará con ellas los más sentidos escritos, las mejores entregas. 
Escribirá mientras las lágrimas se vierten sobre el alfabeto.

Una mujer que escribe poesía se llevará un gran susto si llega a sentir que no ama.  Llevará su mano al pecho y urgará en su seno.  Se preguntará si entró al reino de los fantasmas sin saberlo ella.  No podrá entender nunca eso de no sentir... de no amar. Preferirá la pena del desamor, al vació de no sentirlo.

Una mujer que escribe poesía suele ver amor donde los demás solo ven cosas.  Entonces verá un árbol y le hará una prosa.  Verá una nube y construirá dos párrafos con ella.  No comprende lo que es una noche sin luna y un invierno sin lluvia ni abrazos.  Ella ama los abrazos, los besos que solo incluyen labios, esos que son suaves y modestos.  
También ama la furia de la entrega, los silencios que gritan y los ojos que, emudecidos, responden todas las cuestiones.

Una mujer que escribe poesía le hará el amor a su taza de café, en la intimidad de su cuarto.  Adorará mientras su olfato orgasma con su delicado aroma y pensará en su amor. Lo pensará por la mañana y a la tarde también.

Todo esto y mucho más hace una mujer que escribe poesía.  Pero lo que mejor sabe hacer, es volver inmortal al hombre que ama.  Porque dona su propia sangre en cada letra y por lustros, décadas y siglos,
 las generaciones verán el retrato de su amor en cada verso, 
convirtiéndolo en eterno.

Así ama una mujer que escribe poesía...



© Derechos de Autor Gnosis Rivera

Entradas más populares de este blog

Antes de amarte...

Antes de amarte, déjame contarte de mis espinas, como adornan mis esquinas y me hieren todavía; pero también tengo rosas.  Si te acercas solo un poco podrás ver que soy hermosa solo que no lo sabía.  
Antes de amarte, déjame mostrarte mis demonios,  mis motivos y mis incordios.   Quiero que veas mis sueños, mis dolores, mis anhelos. Que sepas que yo he llorado,  pero igual se de alegrías.  Que sé de la lejanía, de la distancia que empapa,  de la comezón del alma cuando sola se imagina.
Que he sorprendido las noches bañándome en un recuerdo de algo que yo pensé cierto,  pero me quedé colgada, con mi alma enamorada sin saber lo que ocurría.   La mentira se metía lentamente por mis huesos y la ilusión escupía en mi cara sus deseos.
Quiero contarte que amo,  que suspiro y que aún espero. Que mi cuerpo tiene frío y por dentro prende fuego.   Antes de amarte te cuento, porque quiero que te enteres que padezco de la ausencia de un amor que no es presencia,  y tú que ahora te asomas, pienso quizá no comprendas.
Que no …

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Sonrisa mentira

Mi sonrisa, de cuarzo y granito, era cuajada y pesada.
Se extendía de izquierda a derecha, haragana y con pocas ganas de ser. Con sus manos de renacuajo, se sostuvo de mi boca y se instaló en mis labios, pretendiendo engañar al semejante que observaba en mi esquina.

Mi sonrisa, antes de amarillo robusto, ahora era color cristal,
y al intentar ser en ella lo que en verdad no soy, se fragmentó sobre mi barbilla, y miles de trozos se esparcieron por mi regazo, distribuyendo a pares el aburrimiento de mi desdicha.

Ya no tenía por qué sonreír más. Ya la máscara había sido descubierta. No más sonrisas para mí, ni para el semejante de la esquina.


©Derechos Reservados Gnosis Rivera.-