Ir al contenido principal

¿Cómo ama una mujer que escribe poesía?


Acuarela de Keinyo White
Una mujer que escribe poesía ama desde los huesos, desde la tripa.  Ama con locura, con cada hebra de su pelo, sea rizo o lacio.  Una mujer que escribe poesía ama porque ama y punto.  Si le preguntas por qué ama, ella levantará la cabeza, la ladeará un poco, elevando la mirada; suspirará y
 se llenará de argumentos, solo para darse cuenta de que para amar no le hacen falta razones.
Una mujer que escribe poesía sabe muy bien que el amor se basta solo.

Una mujer que escribe poesía se despierta en la madrugada, con la cama llena de verbos, sustantivos y adjetivos.  Todos o su mayoría con la letra del nombre de su amado.  Ella despertará con una sonrisa de idiota en la cara y se tocará los cachetes para tratar de creérselo.  Una mujer que escribe poesía tomará todo el dolor que siente y se hará un vestido con él.  Hará de las lágrimas su compañía, mientras le duren las penas.  Luego las tomará y hará con ellas los más sentidos escritos, las mejores entregas. 
Escribirá mientras las lágrimas se vierten sobre el alfabeto.

Una mujer que escribe poesía se llevará un gran susto si llega a sentir que no ama.  Llevará su mano al pecho y urgará en su seno.  Se preguntará si entró al reino de los fantasmas sin saberlo ella.  No podrá entender nunca eso de no sentir... de no amar. Preferirá la pena del desamor, al vació de no sentirlo.

Una mujer que escribe poesía suele ver amor donde los demás solo ven cosas.  Entonces verá un árbol y le hará una prosa.  Verá una nube y construirá dos párrafos con ella.  No comprende lo que es una noche sin luna y un invierno sin lluvia ni abrazos.  Ella ama los abrazos, los besos que solo incluyen labios, esos que son suaves y modestos.  
También ama la furia de la entrega, los silencios que gritan y los ojos que, emudecidos, responden todas las cuestiones.

Una mujer que escribe poesía le hará el amor a su taza de café, en la intimidad de su cuarto.  Adorará mientras su olfato orgasma con su delicado aroma y pensará en su amor. Lo pensará por la mañana y a la tarde también.

Todo esto y mucho más hace una mujer que escribe poesía.  Pero lo que mejor sabe hacer, es volver inmortal al hombre que ama.  Porque dona su propia sangre en cada letra y por lustros, décadas y siglos,
 las generaciones verán el retrato de su amor en cada verso, 
convirtiéndolo en eterno.

Así ama una mujer que escribe poesía...



© Derechos de Autor Gnosis Rivera

Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

Tal y como he publicado en Wall Street International Magazine

Padezco de depresión. No puedo afirmar que nací con ella, pero sí sé que desde pequeña vivo días de intensa tristeza y desesperanza. Me considero una mujer exitosa, y lo soy; hasta hoy he acumulado logros que me hacen sentir valiosa e importante. He vivido momentos de plenitud y felicidad, generalmente tengo mucha vitalidad y energía. Si me miras, verás a una persona absolutamente normal, con brillo en la mirada, sociable, que sonríe y está presta para conversar y hacer bromas. Pero siempre la depresión ha estado ahí, rondándome cerca. Apenas descansa por tiempos, para regresar vigorosa. Muchos dicen que soy hermosa, atractiva e interesante. No solía prestarle atención a mi apariencia porque la verdad es que nunca me gusté mucho. De un lustro a la fecha es que empecé a reconocerme en ese terreno; antes me concebí de lo más corriente, alguien que no llamaba mucho la atención. Hay días en que despierto y me siento lo más insípi…

A nadie

¿Para quién van mis letras, mis poemas, mis versos?  Yo no tengo la respuesta.  Creo que soy poseída, soy apenas un canal... estas manos no son más mías. Estas letras no son tuyas, ni de él, o de aquel.  Anduve.  Anduve por todas partes, incluso por zonas nuevas, y solo era la fantasía de mujer que por momentos me habita. Hoy todo ha quedado en sueño.  Un propósito con manchas de futuro inconcluso. El cigoto de un sueño que nunca pensó ser proyecto. Y te escribo, y al mismo tiempo no lo hago.  Ni a ti ni a nadie.  Le escribo a la misma nada que rodea mi habitación.
Derechos de Autor Gnosis Rivera Derechos de Imagen Josephine Cardin https://photogrist.com/josephine-cardin/

Necedad

Abrí los labios y engullí un bocado de tu amor... mastiqué tus besos y, atragantándome con tu nombre,  juré volverme muda hasta no escuchar de nuevo tu voz de nuez y canela.  Tapo mis oidos, negando toda posibilidad de llanto y grito.  Te seguiré queriendo, mientras las orugas paran mariposas en mi espalda.

Derechos de autor Gnosis Rivera
Derechos de imagen: Josephine Cardin
Mujer de Espaldas
http://cardinphotography.com/