Llanto



Lo vió. Luego de tanto tiempo lo vió y por más que quiso guardar las formas se volvió pura lágrima...puro llanto....

Rios y mares llovieron por sus ojos.  Tenía mucha sed de él y se fue bebiendo cada lágrima que por su rostro corría.....pero la sal era mucha y los labios se le cubrieron de diminutas llagas, siendo cada una de ellas un ahogado lamento por la verdad que se le revelaba....

...tras la imagen de su rostro creyó tocar los pliegues de su cara....en cada línea de expresión guardó un suspiro quejumbroso. El llanto se calmaba por ratos, cobrando vida de tanto en tanto. Se lo imaginó besándola, amándola, más no le bastó aquello sino que también se lo imaginó necesitándo su piel como un día necesitó la de ella.

Al no aguantar más escozor en los ojos, decidió esconder la imagen de su rostro y fingió no ver más.....era mejor imaginar que todo cuanto veía era obra de su mente adolorida y que no existía más....


© Derechos de Autor 
Gnosis Rivera

Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

A nadie

Necedad