Ir al contenido principal

Resaca





Ella se sentó en la mecedora.  Algo tenia ese mueble de caoba que en su vaivén pausado le proporcionaba algo de luz a su aveces oscurecida alma. Últimamente se sentia muerta, vacia, le ahogaba un hueco lleno de nada.....si...nada...porque él era la nada.  Estaba harta y cansada.  El proceso de convencerse de dejar ese pasado atrás ya la estaba agotando.  Se sentía con una resaca emocional extrema.  Así como el alcohol le quita todo el oxigeno a las células del cuerpo, ese tiempo con él y su posterior partida le habían quitado las ganas de seguir....  

Su espíritu supuraba aburrimiento abundante y doloroso así como la pus sale de las llagas abiertas.........¿Cuánto tiempo le llevaría recuperar la viveza que años atras le cubría el aura de los más brillantes colores?  No tenía idea.  Antes, sus días estaban repletos de anticipación. Bastaba amanecer y el sol le besaba los párpados.......a su lado, siempre él.  El a la espera y a la llegada...él la respuesta y la pregunta....el futuro y los planes....él el cansancio, ese que precede a las horas de entrega infinita y ausente de pudores....

La mecedora iba y venía al ritmo de sus recuerdos.  En ocasiones no aparecían por días y ella se sentía ganadora.  Pero luego, volvían clamando revancha con ímpetus renovados.  Cuando eso ocurría, una sombra gris se posaba en su mirada y todo lo veía húmedo y opaco.  Tal era la resaca de su ausencia.

Al transcurrir las horas en su mecedora, se quedó con los ojos cerrados.  Sintió un poquito de sal en los ojos.....siguió pensando.  Así tranquila se durmió.. 


© Derechos de Autor

Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

Tal y como he publicado en Wall Street International Magazine

Padezco de depresión. No puedo afirmar que nací con ella, pero sí sé que desde pequeña vivo días de intensa tristeza y desesperanza. Me considero una mujer exitosa, y lo soy; hasta hoy he acumulado logros que me hacen sentir valiosa e importante. He vivido momentos de plenitud y felicidad, generalmente tengo mucha vitalidad y energía. Si me miras, verás a una persona absolutamente normal, con brillo en la mirada, sociable, que sonríe y está presta para conversar y hacer bromas. Pero siempre la depresión ha estado ahí, rondándome cerca. Apenas descansa por tiempos, para regresar vigorosa. Muchos dicen que soy hermosa, atractiva e interesante. No solía prestarle atención a mi apariencia porque la verdad es que nunca me gusté mucho. De un lustro a la fecha es que empecé a reconocerme en ese terreno; antes me concebí de lo más corriente, alguien que no llamaba mucho la atención. Hay días en que despierto y me siento lo más insípi…

A nadie

¿Para quién van mis letras, mis poemas, mis versos?  Yo no tengo la respuesta.  Creo que soy poseída, soy apenas un canal... estas manos no son más mías. Estas letras no son tuyas, ni de él, o de aquel.  Anduve.  Anduve por todas partes, incluso por zonas nuevas, y solo era la fantasía de mujer que por momentos me habita. Hoy todo ha quedado en sueño.  Un propósito con manchas de futuro inconcluso. El cigoto de un sueño que nunca pensó ser proyecto. Y te escribo, y al mismo tiempo no lo hago.  Ni a ti ni a nadie.  Le escribo a la misma nada que rodea mi habitación.
Derechos de Autor Gnosis Rivera Derechos de Imagen Josephine Cardin https://photogrist.com/josephine-cardin/

Necedad

Abrí los labios y engullí un bocado de tu amor... mastiqué tus besos y, atragantándome con tu nombre,  juré volverme muda hasta no escuchar de nuevo tu voz de nuez y canela.  Tapo mis oidos, negando toda posibilidad de llanto y grito.  Te seguiré queriendo, mientras las orugas paran mariposas en mi espalda.

Derechos de autor Gnosis Rivera
Derechos de imagen: Josephine Cardin
Mujer de Espaldas
http://cardinphotography.com/