Ir al contenido principal

Nuevo reconocimiento Premio Liebster Award

Bueno, qué puedo decirles! yo no trabajo para premios, pero cuando alguien ve lo que haces y te reconoce por ello, pues se siente bárbaro! ....y a la vez se refuerza el compromiso de hacerlo cada vez mejor.  A mi colega de letras y labores, ya que yo he trabajado desde mis 17 años en el mundo empresarial, +Erika Martin, se le ha ocurrido nominarme al Premio Liebster, entonces me siento contenta y halagada.  

En la dinámica de este reconocimiento, debo nominar once personas blogeras y proponer once preguntas que serían elegidas del grupo de preguntas que yo contesto más abajo. y obvio, informar a mis seleccionados.  Así que les dejo con mis preguntas y respuestas, eligan las que gusten!.  A ustedes mis nominados, los que cito al final, les digo que me encantará conocer sus respuestas.  

Vienen preguntas!!!

¿Por qué decidiste hacer un blog? ¿Por qué elegiste un blog como medio de expresión? ¿A donde querías llegar cuando comenzaste a escribir tu blog?

Siendo desacaradamente honesta, hice el blog para calmar mis estadíos mentales! tenía mucho atorado entre garganta y costillas y mi meta era solo empezar a escribir.  Soy un poco exigente con los detalles y las formas, entonces hice un espacio algo presentable. Recuerdo que le dije a mis hermanas: he creado un blog, lean y avisenme si les gusta. Cuando vine a darme cuenta el blog fue creciendo y me pregunté si quizá no sería mala idea hacer algo de calidad no solo para mi sino para la comunidad de lectores que fui haciendo sin pretención. No tenía intención de llegar a ningun lado, sino más bien que mis intimos me leyeran.  Elegí un blog porque podía llegar a ellos en forma directa sin tener que vincular mi página personal de Facebook.

¿Por qué crees que te han nominado a un Liebster?

Pienso que sencillamente a +Erika Martin le gusta mi blog, le gusta mi línea y mi estilo...

¿Qué ventajas te aporta tener un blog?

Escribir me calma. Me sirve de analgésico espiritual. Es mi principal beneficio. Egoista por demás....

¿Qué cosas has conseguido a través del blog?

uffff! una comunidad de gente muy buena onda que lee lo que escribo y que todavía no me creeo cuando me hacen halagos.  Igualmente, he logrado dar con un viaje (expresión puramente dominicana que alude a mucha cantidad) de personas que hacen muy buenas publicaciones y de los cuales me nutro.

¿Qué errores cometiste al abrir el blog?

Si los cometí no se cuáles fueron.  Soy neófita en esto pues mi blog apenas llegará a los 6 meses en octubre 15. Entonces no se dónde acerté y dónde me equivoqué. De lo que si estoy segura es que segurísimo que sí los cometí...si alguien me ayuda y me dice donde erré, pues genial!

¿Tienes algún tipo de ayuda o lo haces tú todo sola?

Pues sabes que mi blog es básicamente de poesía y relatos cortos de corte romántico.  Y una que otra reflexion personal.  Entonces, me ayudan las decepciones, desesperanzas, optimismos, expectativas, amor, amor y más amor, desencanto y un sin número de cosas de esas que nos ocurren a los seres humanos.  Ya la tarea de organizar todo eso y armarlo de una forma medianamente digerible, eso lo hago yo solita.

 ¿Qué te engancha de un blog que visitas?

El feedback entre el escritor y el lector.  Me produce desencanto escribir a un blog y que no se molesten en contestar.  Me tomo muy en serio el contacto entre mis lectores.  Y yo como lectora de otros blog, me lo tomo igual de serio.

¿Qué consejo darías a uno que empieza?

Que crea mucho en lo que hace. Que apele a la calidad y que preste mucha atención a la ortografía.  Desde como yo lo veo, eso es capital.

¿Qué es lo que más te gusta de Internet? ¿Qué es lo que menos te gusta de Internet?

Lo que más me gusta es la posibilidad de dar con gente de todo el mundo! sigue siendo fascinante para mi dar con personas de cualquier rincón del planeta.  ¿Lo que menos me gusta? que aveces se genera una sensación ficticia de amistad y compañía que te puede hacer llegar a confiar mucho en las personas, sobre todo cuando las soledades no se manejan en forma saludable, olvidando que estos son medios virtuales, entonces las calidades humanas estan cuestionadas hasta estar seguro de la persona con quien estamos tratando.  

¿Cuál es tu libro preferido?

Cien Años de Soledad de Grabiel García Márquez. Lo lei dos veces.

¿Qué música escuchas cuando estas de buen ánimo?

Tecno, Pop, Salsa, Baladas en inglés y español.  Serrat, Francisco Céspedes, Alejandro Filio, Santiago Cruz.
¿Qué te llevarías a una isla desierta?

Humectante facial y del cuerpo y un radio para escuchar música.  Lo demás yo me encargo de buscarlo.

¿De verdad te irías a una isla desierta?

Solo si se que seré rescatada al otro día.....jajajajajaja

¿Eres una de esas personas a las que les gusta estar solas?

Si.......me gusta estar conmigo y mis pensamientos.  Sobre todo cuando escribo.  Pero hay ciertos días en los que la soledad se me vuelve cáncer y me mata.

¿Te han criticado por tu blog alguna vez?

Si, cierto día alguien me dijo que lucía patética exponiendo mis pareceres y sentimientos a gente que no les interesa lo que yo diga y que tomaba la poespia como excusa para atraer una platea de personas a mi círculo.  Otra persona me preguntó: ¿no te da pena exponerte así a la gente?....

Ahora les dejo mis nominados:




Entradas más populares de este blog

Escribir

Quienes escribimos tenemos el alma hecha de papel, letras, tinta, lápices; todo ello mezclado con sangre, dolor, alegría, sentimiento, recuerdos, sueños, ilusiones... Perfectamente unido en una alquimia sin defecto. A veces quieta y en orden. Otras, produciendo espantosos sismos de angustia y reclamo. El lector no siempre imagina el rastro de gotas que evidencia tal temblor del alma. Ese temblor que supura sal y azúcar. Quizá ni sospecha qué hay tras cada letra, en las esquinas de un párrafo y la muerte que supone el punto y final de un poema.
Cada texto es un nacer y un morir. Un sobrevivir constante en este ensayo de existencia. Una apuesta a permanecer en la necedad de lo posible. Eso es escribir.... Y perdonen la soberbia de siquiera pensar de qué están hechas vuestras almas, estimados amigos de las letras. Puede ser mi soledad la que me hace dar por cierto tal suerte de cosas. La culpa no es mía, pues, sino de ella. Mi amiga, la soledad. Cariños, Gnosis

Tres años Volando al ras...

Hace tres años empecé a acariciar la idea de publicar mis escritos. Propósito algo soberbio si lo veo desde la creencia de que alguien quiere leer lo que pienso. Sin embargo, me hallaba en un momento muy particular de mi vida, y una vez que empecé a escribir sencillamente no pude parar.
Son muchos los que me acompañaron en ese tiempo, que hoy no están. La mujer que yo era hace tres años hoy es muy distinta. Me empeciné en este propósito, muté, me aislé cuando fue necesario, cuando no podía hacer otra cosa. Me hice acompañar cuando el tiempo así lo demandó. He vivido humillación, rechazo, pleitesía, una suerte de adoración por demás inmerecida. También he sentido respeto, admiración y aplauso. 
Son tres años de no creerme muchas cosas. Tres años de escribir con lo que he tenido. Unas veces mucho, otras veces absolutamente nada. Hubo momentos donde me vacié por completo, otros donde me replegué, avergonzada. Pero siempre volví, porque escribir se volvió más fuerte que yo. 
De Volando al ra…

Mi bronquitis

Desde mi primera juventud – la verdad que no sé son cuántas juventudes hay, ni quien las cuenta– tuve tendencia a los resfríos. Primero fue la congestión de los senos paranasales. Bastaba que lloviera para que mi nariz tuviera su propio tsunami. No podía usar perfume, ni bañarme con el clásico Palmolive rosa, que tanto gustaba a mi madre. Los olores me mataban.

Con el tiempo, y por suerte, esa condición fue variando; ya no era un payaso andante, puesto que mi nariz vivía enrojecida.

Yo fui creciendo y me di cuenta que algunas enfermedades traen consigo un andamiaje emocional. Y eventualmente me vi repitiendo, cada cierto tiempo, una bronquitis asmatiforme, así decía el diagnóstico. Yo siempre me propuse ver más allá, me pasaba de la línea, sacaba mis propias conclusiones; tuvieran ciencia o no, ellas me satisfacían y, al menos, me ayudaban a entender mejor mi deficiencia de salud y mi cuerpo.

Hace un tiempo que vengo callando, que vengo sintiendo harto y diciendo nada. He tenido potentes…