Ir al contenido principal

Pedazos III -pensándolo-


Abrió la puerta.  Cansada, tiró su bolso sobre la silla y se dejó caer sobre el mueble.  Era un mullido y confortable mueble color rojo vibrante.  Ella no se sentía nada vibrante, más bien estaba harta y cansada. Su día había sido horrible.  Tenía expectativas de agotar su agenda, pero fue imprevisto tras imprevisto.  Al final, el saldo era un cansancio agotador que le dejaba pocas ganas de hacerse algo para cenar y la mitad de los compromisos acordados pendientes de realizar.

De repente él vino a su mente.  Siempre sucedía.  Ella llegaba luego de un día de faenas y mientras realizaba como autómata la rutina de todas las noches, él le acompañaba en insistentes pensamientos.  Desde que se fue ella se había propuesto vivir el duelo, sudarlo cuanto durase, pero esto ya estaba fuera de proporción. -¿Cuando fué la última vez que saliste con un hombre?  -se preguntó.  -Ni idea!- concluyó casi de inmediato.  Algo debía hacer.  El probablemente estaba viviendo su vida como siempre hizo, a plenitud, mientras ella, tontamente le regalaba más de una hora de sus noches pensándolo inútilmente.

Con pasos cansados se dirigió a la cocina, abrió el refrigerador y lo vió repleto de frutas, todas bellas y coloridas.  -No es hora de comer frutas, Ana!, mejor calienta ese trozo de lasagna que tienes desde el martes-  Dijo para sí. Caminó descalza hacia la mesa que hacía de comedor.  El frío de la losa bajo sus pies la confortaba. Se había vuelto costumbre eso de pensar para sí como si conversara con otra persona. Mantenía charlas consigo misma para compensar el silencio de la estancia.  Lo hacía sin darse cuenta, quizá para no aturdirse con el vacío que le gritaba en los oidos la maldita soledad en la que se sacudía a diario, desde que él se fue.  Sí.  Definitivamente tenía que hacer algo.

Recordó aquel tiempo en que él le había dicho que la elegía.  Que no había forma en que no la amara. Le dijo de tantas formas que el camino recorrido había valido la pena porque lo condujo a ella.  -Ay Ana! diste todo por sentado e hiciste girar tu mundo alrededor de él.  Por eso ahora no sabes que hacer con tanto espacio.- se dijo lastimosa.

Era tiempo de cambiar las cosas.  Ya habían pasado dos años y el hogar que ella creyó haber encontrado en sus brazos hace rato que estaba deshecho.  Era un hogar que, según se dió cuenta, solo existió en su cabeza. -Si Ana, te diste contra la pared....te lo dije!-  volvió a decirse.

......continuará

Entradas más populares de este blog

Otra cara de la depresión

Tal y como he publicado en Wall Street International Magazine

Padezco de depresión. No puedo afirmar que nací con ella, pero sí sé que desde pequeña vivo días de intensa tristeza y desesperanza. Me considero una mujer exitosa, y lo soy; hasta hoy he acumulado logros que me hacen sentir valiosa e importante. He vivido momentos de plenitud y felicidad, generalmente tengo mucha vitalidad y energía. Si me miras, verás a una persona absolutamente normal, con brillo en la mirada, sociable, que sonríe y está presta para conversar y hacer bromas. Pero siempre la depresión ha estado ahí, rondándome cerca. Apenas descansa por tiempos, para regresar vigorosa. Muchos dicen que soy hermosa, atractiva e interesante. No solía prestarle atención a mi apariencia porque la verdad es que nunca me gusté mucho. De un lustro a la fecha es que empecé a reconocerme en ese terreno; antes me concebí de lo más corriente, alguien que no llamaba mucho la atención. Hay días en que despierto y me siento lo más insípi…

A nadie

¿Para quién van mis letras, mis poemas, mis versos?  Yo no tengo la respuesta.  Creo que soy poseída, soy apenas un canal... estas manos no son más mías. Estas letras no son tuyas, ni de él, o de aquel.  Anduve.  Anduve por todas partes, incluso por zonas nuevas, y solo era la fantasía de mujer que por momentos me habita. Hoy todo ha quedado en sueño.  Un propósito con manchas de futuro inconcluso. El cigoto de un sueño que nunca pensó ser proyecto. Y te escribo, y al mismo tiempo no lo hago.  Ni a ti ni a nadie.  Le escribo a la misma nada que rodea mi habitación.
Derechos de Autor Gnosis Rivera Derechos de Imagen Josephine Cardin https://photogrist.com/josephine-cardin/

Necedad

Abrí los labios y engullí un bocado de tu amor... mastiqué tus besos y, atragantándome con tu nombre,  juré volverme muda hasta no escuchar de nuevo tu voz de nuez y canela.  Tapo mis oidos, negando toda posibilidad de llanto y grito.  Te seguiré queriendo, mientras las orugas paran mariposas en mi espalda.

Derechos de autor Gnosis Rivera
Derechos de imagen: Josephine Cardin
Mujer de Espaldas
http://cardinphotography.com/